Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Opiniones de un paisano   -   Sección:   Opinión

La descortesia de algunos medios

Mario López
Mario López
lunes, 7 de septiembre de 2009, 05:54 h (CET)
La prepotencia de algunos medios de comunicación no es otra cosa que un ejemplo más del estado en el que se encuentra este país en lo tocante a convivencia. La cortesía se esconde, amedrentada, guarecida entre los muros de algunos pocos hogares. Si te pisan por la calle, no te molestes en esperar una excusa porque te pueden dar las uvas.

El deber de rectificación yo pensaba que, aún no siendo de obligado cumplimiento, sí, al menos, se debería considerar como un gesto de cortesía apreciado por los medios de comunicación que cultivan las prácticas honorables. Pero no. Me temo que esperar una rectificación de un medio viene a ser lo mismo que esperar una excusa de quien te pisa por la calle. Pero como ni quiero que me den las uvas esperando una quimera ni quiero callar otorgando, he decidido poner al corriente del que me quiera prestar su atención el último desaire que he recibido de la prensa. Este viernes, 4 de septiembre, apareció publicado en PÚBLICO el extracto de una carta mía comentada por Rafael Reig. La carta, leída en su integridad, viene a explicar la reflexión que me hago acerca del mediático caso del profesor Jesús Neira. Vengo a decir que el profesor tiene una gran ambición política y una gran proyección mediática favorable a los intereses del PP, factores que han sobredimensionado el valor ejemplarizante del profesor. Además, critico la forma en la que se condujo ante un individuo violento, al darle la espalda y entrar en el hotel con la mayor parsimonia, insistiendo en la recomendación de que en esos casos lo que hay que hacer es pedir ayuda a la policía sin darle opción al violento a agredirte. Máxime cuando no te has enfrentado físicamente a él. Pues bien, el extracto aparecido en PÚBLICO elimina todos mis argumentos, tergiversando mi reflexión, para dar pie a Rafael Reig a mofarse de mí y a tacharme de oportunista y tendencioso, denunciando que mi crítica a la conducta del profesor Neira se basa en el reciente conocimiento de su pensamiento político. En fin. Pido al periódico, a través del foro de Rafael Reig, que publiquen mi carta integra o extractada sin eliminar los argumentos que desmienten la crítica del señor Reig. Pues ni me han concedido tan humilde solicitud, ni tan siquiera se han dirigido a mí para explicarme por qué no lo han hecho. Vamos, que no existo. Que la carta que les remití, al parecer, surgió por generación espontánea en su redacción. Qué se le va a hacer. En este país parece que vamos a tener que acostumbrarnos a vivir definitivamente al margen de la cortesía. Al menos ya he sacado algo en limpio: mi relación epistolar con PÚBLICO ha pasado a mejor vida.

Noticias relacionadas

¿Profecías de Sánchez para el 2040? Antes habrá arruinado España

“No pierda la cabeza, nada ocurre como está previsto, es lo único que nos enseña el futuro al convertirse en pasado.” Daniel Pennac

Menosprecio hacia la vida de algunos

Todos nos merecemos vivir para poder obrar y dejar constancia de lo que uno hace

Lastres y estercolero en la Sesión de Control al Gobierno

​Para el PP, la Sesión de Pleno del Congreso de los Diputados número 156 empezaba lastrada

Rajoy, Sánchez y el mito de Ícaro

“En el pasado, aquellos que locamente buscaron el poder cabalgando a lomo de un tigre acabaron dentro de él” John Fitzgerald Kennedy. 35º presidente de los Estados Unidos

El Satélite Mohammed 6 B levanta vuelo

La nación marroquí sigue su firme camino hacia la modernidad asimilando los avances tecnológicos del mundo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris