Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

Los hipócritas que vociferaron por la paz en Irak

Miguel Massanet
Miguel Massanet
domingo, 6 de septiembre de 2009, 08:14 h (CET)
Que los socialistas se las saben todas en cuanto a habilidades para vender su imagen y encubrir sus errores con los tules del engaño y las lentejuelas del disimulo, es algo que, en su sano juicio, nadie puede poner en cuestión. Que los socialistas, cuando les conviene, tienen una memoria de una fragilidad poco común, tampoco puede negarse y que son los reyes en saber movilizar a sus huestes para trasladar cualquier responsabilidad, incluso las de gobierno, si se tercia, al principal partido de la Oposición –incluso en el bien entendido de que desde que cuando comenzaron a gobernar, el famoso “talante” del que presumía el señor Zapatero, nunca se ha manifestado en cuanto a aceptar los consejos de sus adversarios políticos, admitir a trámite alguna de sus proposiciones no de ley y de ley o, incluso, negarse a pactar con él en un momento, como el actual, en el que España está abocada a una situación de recesión mucho más virulenta que la que están padeciendo el resto de países de la UE en la que estamos condenados a llevar el farolillo rojo no sabemos durante cuanto tiempo –; es obvio que nadie se atrevería a desmentirlo.

Y me he referido a su habilidad para camuflar sus errores ante una audiencia que, todo hay que decirlo, parece que está viviendo en la más completa inopia y que no quiere enterarse de la realidad en la que está viviendo, pensando, quizá, que cerrando los ojos y negando la crisis, las cosas se van a solucionar por si solas y que, aceptando todo lo que se les dice desde la Moncloa, en un plis plas, habremos vuelto al estado del bienestar (que, para muchos, consiste en estudiar poco, trabajar menos, cobrar mucho y vivir la vida a tope, porque sólo son dos días y no vale la pena de esforzarse demasiado en pensar en el futuro); porque, vean ustedes la “mise en scène” que le prepararon el la TV a la señora Chacón, nuestra ministra de defensa, para que nos hablara sobre lo que pretende hacernos creer de la situación en Afganistán y la manera diplomática, semi– camuflada y en tono menor con la que, la ministra, quiere que nos traguemos el sapo de que va a ser necesario, no sólo mantener las tropas que fueron enviadas en su día para colaborar con la OTAN, no lo olvidemos: “en misión de paz”, además del batallón que fue destinado allí para el tiempo que duraran las elecciones, más unos setenta efectivos que están en misión de protección del aeropuerto de Kabul; en total más de mil militares –que, lo digan o no, se están jugando la vida cada día frente a un enemigo bien pertrechado, perfectamente entrenado en la guerra de guerrillas y que goza con el apoyo, sea por miedo o por compartir sus ideales, de gran parte de la ciudadanía de aquel país –; sino que ya están pensando que, para complacer al señor Obama que les ha permitido asistir a la G20, aunque fuere de comparsas, se van a tener que añadir de 200 a 500 militares más ( una o dos compañías de reacción rápida en la base de Qal-I-Naw).

Lo dicen con la boca pequeña porque, señores, no quieren que se haga mucho ruido acerca de este tema, debido a que temen que se les recuerde, y la señora ministra sabe mucho de ello dada su condición de “pacifista”, el follón que montaron entre todos y la forma, enteramente ilegal, con la que influyeron en las Elecciones del 2004; cuando salieron a la calle, en la misma víspera de los comicios, y se congregaron frente a las sedes del PP, cansándose de vociferar contra la guerra de Irak, acusando al señor Aznar de asesino porque había mandado a nuestras tropas a la “guerra” en la que, por cierto, no tuvimos ninguna víctima causada por los disparos de las tropas de Husseín, debido a que ninguno de nuestros militares estuvo en el frente, sino en hospitales de campaña, curando heridos y atendiendo a la población civil, especialmente a niños. Recordemos a los de la farándula, a aquellos del signo de la “ceja”, a los que clamaban por “la paz” y despotricaban en contra de aquellos que enviaban a nuestros “pobres soldados” a ser masacrados, solamente para seguir la senda que nos marcaba el señor Bush. Creo que ya estamos por las 82 víctimas, más o menos, y todavía no he podido escuchar ninguna queja por parte de aquellos mismos que se rasgaban las vestiduras clamando por “una paz justa”, ¿qué se ha hecho de ellos?, ¿ por qué ahora no reclaman la vuelta de nuestros soldados y llaman criminales a quienes, como la señora Chacón, los envían a enfrentarse con los talibanes?. Me pregunto si las balas, las bombas y los misiles que utilizaba Huseín Sadam eran más peligrosas que las que reciben nuestras tropas de los “terroristas” que los están acosando. O es que ¿es más “legítima” la guerra que mantiene el señor Barack Obama, también americano, que la que provocó el señor Bush.? ¿Qué todo aquello era por el petróleo? Y esta batalla contra los talibanes ¿qué es, sino para garantizarse posiciones estratégicas ante las provocaciones de Irán?

Pero es que resulta que, los de la farándula, son meras marionetas movidas por el señor ZP a su antojo y, para ello, se asegura de untarles de subvenciones para que, cuando le haga falta, se pongan a aullar como chacales para hacerle de clac en su labor de deslegitimar a los que le reclaman una política, coherente y eficaz, para salvar a España del marasmo económico en que la ha dejado caer, a causa de su completa incompetencia y su obsesión por los viejos tics de la izquierda más obsoleta y trasnochada. Sí señores, cuando nos hablaban de misiones de paz, de auxilio a la población civil de los militares haciendo funciones de ONGs; que nada tenían con los “peligros” a los que envió Aznar a nuestros soldados: nos estaban mintiendo, descaradamente y con toda la faz, porque, a la postre, donde han muerto nuestros jóvenes no ha sido en Irak, sino en el Líbano y en Afganistán y que no pretenda, doña Carmen, para esquivar el “marrón” camelarnos con trucos como decir que el sargento fue herido por un grupo de delincuentes comunes o bandas organizadas,¡a otro con ese hueso, señora mía, porque mire usted como la realidad la ha puesto a los pies de los caballos y ha tenido que reconocer que nuestras tropas están pasándolo mal y que aquella misión de paz no es más que una guerra con todas sus consecuencias, con muertos y heridos y con víctimas civiles causadas por las tropas con las que estamos colaborando!

Queremos escuchar a los que gritaron contra el PP a causa del atentado del 11 de marzo del 2004; les queremos oír como atacan, con la misma furia que lo hicieron entonces, al partido socialista presidido por su amigo de la ceja, el señor Rodríguez Zapatero. Porque su silencio, señores, su mudez culpable, los califica como lo que en realidad son, unos apátridas, endogámicos y aprovechados que viven a costa de las subvenciones de su amo ZP, debido a que el arte del que blasonan, sólo existe en su imaginación y las obras que representan o las películas que filman, a costa de esquilmar los impuestos de los españoles, ni tienen calidad, ni el público las va a ver ni consiguen venderlas en el extranjero, porque, si las despojas de su contenido erótico y ramplón, lo que queda no es más que pura basura. Ya lo dijimos cuando la hicieron ministra, el cargo no le cuadra ni da la talla para ocuparlo. Es una lástima porque, para modelo, puede que sirviera.

Noticias relacionadas

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida

Y vuelta a las andadas

Golpean el hierro en frío

La inclusión como camino: hacia una construcción de la “diversidad inteligente”

La fórmula debe ser la inclusión como camino del desarrollo

El acto de leer

Dignifica y al dignificar permite que las personas vuelen
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris