Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

La demagogia del alacrán

Ángel Morillo (Badajoz)
Redacción
viernes, 4 de septiembre de 2009, 05:57 h (CET)
(1).- ¿EMPRESARIOS O CÓMITRES?
Sin ánimo de ofender, creo que los empresarios se están haciendo merecedores de unas líneas críticas por utilizar la “demagogia del alacrán” en sus propuestas de solución para llevar a buen término el famoso Diálogo Social y acabar con la crisis.

No conformes con la tacañería salarial y, en consecuencia, de las cotizaciones sociales de los últimos diez años en los que han obtenido beneficios de hasta un 73% de media (de los más altos de Europa, sino el más) y han logrado insólitamente que el poder adquisitivo de los trabajadores varíe sólo unas décimas en ese período, se han apuntado de forma indiscriminada a esta crisis que para algunos es únicamente “un invento del capitalismo Goebbelsiano para desvalijar el Erario Público” con la doble finalidad de que se les faciliten los ERES y los despidos.

Y, aprovechando el rio revuelto, “quieren” sacar tajada de la desazón en que está sumido el País con propuestas inaceptables tal que ese contrato que llaman del Siglo XXI sin traba jurídica; la bajada de las cotizaciones sociales para que los que más ganan (ellos) pagar menos y que el Estado tenga que subir los impuestos para garantizar las míseras pensiones de los trabajadores (las suyas están garantizadas); la reducción de salarios (más aún, con trece millones de trabajadores cobrando menos de mil euros) y, como colmo, que los parados hagan por la mañana los cursos de formación que ellos no les dieron y “colaboren” por la tarde (cuidando enfermos y asistidos) con la Ley de Dependencia.

Me da que los trabajadores, denlo por hecho Sres. empresarios, van a aguantar sin aceptar sus propuestas (y menos la última) y sin importarles en lo más mínimo el grado de entropía a que su coraje pueda dar lugar.

(2).- LEIRE PAJÍN.
Sin entrar en la comidilla propia de la farándula añeja que todo lo cuestiona y de algún suspicaz, es cierto, o así lo parece al menos, que la Sra. Pajín es “de padre y muy Sr. mío” y se merece unas líneas críticas por transitar con frecuencia por la vía de la “demagogia del alacrán”.

Su meteórico ascenso entre las filas socialistas tiene a más de uno alucinado, incluso dentro del partido. Nadie ha conseguido llegar tan pronto tan alto y sin que se sepa bien con que méritos. ¿Tal vez con el apadrinamiento de Felipe González? Eso se dice.

Cierto que, aparte del servilismo propio de la estructura mafiosa de obediencia ciega en que se cobija, es, o así parece, una mujer inteligente (aún a pesar del aire que tiene en ocasiones de afectada por el síndrome de Down, acaso, por el poco cuidado que da la impresión presta a su pelambrera) pues, cómo sino ha conseguido los cargos (al final será Senadora también, seguro, aunque los valencianos la examinen en provenzal) que ostenta y que le paguemos, entre todos los españolitos, algo más de doscientos mil euros anuales (va a ganar ¡cada día!, 598 €, el equivalente a la pensión media –euro más, euro menos- de los jubilados extremeños). Un sueldo similar al de su compañero de la Mancha “siempre digo si” D. José Bono (de apellido equivocado, le pega mejor Me-Abono), Presidente del Congreso de los Diputados o, tal vez mejor, de los Ausentados.

De esta Sra., que no lo dude nadie, oiremos mucho más. Su “carrera” sólo acaba de empezar y es ya una mujer que simboliza la pura paradoja del sexo débil. Pronto será la reina del ocultismo y de la tergiversación; y si no vean cada día el telediario de la primera cadena y comprobarán con que desparpajo explota la “demagogia del alacrán”.

(3).- EL GOBIERNO DE LA AÑAGAZA.
Pocos, si exceptuamos militantes y simpatizantes que se amparan en la conformación sectaria de sumisión ofuscada, dudan ya de que los miembros y “miembras” del Gobierno (es posible alguna excepción) ejercen sin el más mínimo decoro la “demagogia del alacrán” y dejan claro que vivimos “in partibus infidelium”, en tierra de infieles; o, dicho más exactamente, que nuestros destinos los rige un Gobierno de trápalas, un Gobierno sin principios, envilecido, descarriado…

Aún no hemos olvidado, pues están en vigor creo, las famosas medidas del cheque bebé (el que usaban las clases medias altas para adquirir el plasma –el niño no venía al mundo con un pan bajo el brazo, pero si traía su tele-) y de los 400 € para todos, los ejecutivos del Ibex incluidos (esos que ganan más de 2 millones de €/año en su mayoría), justificadas por el Sr. Caldera (¿dónde estará este personaje?) y la Che, Sra. De la Vega, en razón de que eran “universales”, ya que, todas la medidas del Gobierno –decían- debían ser así (socialismo de papá, lo llamó alguien que ahora no recuerdo).

Bien. Pero ahora resulta que para atenuar la debacle del empleo en el País, el Gobierno pone en marcha una ayuda de 420 € para los que no lo tienen y han agotado sus prestaciones por desempleo que, miren Vds. por donde, tratándose de los trabajadores (de los obreros, de los que figuran en las siglas del partido gobernante), no puede ser “universal” y sólo llegará a un número reducido de ellos y por unos meses nada más, ¿hasta que pase el otoño?, de entre los, aproximadamente, más de dos millones que la precisan para no pasar a “engordar” el guarismo de la pobreza.

Fácil ver, por tanto, que el metro de medir del Gobierno (¡viva la universalidad!, cuando tiene cuenta y rédito electoral) deja bastante que envidiar y que Éste, además, no se conforma con “recompensar” Bancos abusivos (entre los que más del mundo) con el dinero de, entre otros, esos que ahora no tienen derecho a la ayuda. Con emplear cualquier triquiñuela para que la Justicia sólo castigue a los más desfavorecidos y absuelva a políticos, empresarios, capitostes, etc. y Hacienda recaude de las rentas del trabajo y deje fuera (¡que no se investigue!) las grandes fortunas y el impuesto de Patrimonio (ya desaparecido). Con manipular la Educación (conculcar conciencias). Con atiborrar el País de Asesores y Altos Cargos innecesarios y, cómo no, de “mantener” a base de ayudas y cursos de formación el sindicalismo displicente con la boca cerrada.

Y no se va a conformar con la inminente subida de impuestos vía aumento del precio de los combustibles (que escasea el gas-oil, nos cuentan, ¿quién se lo cree?) que hará más pupa en los que menos tienen, sino que utilizará todos los recursos que crea conveniente para aumentar sus tropelías y desafueros y para ejercer con más morro y en más sitios “la demagogia del alacrán”.

Noticias relacionadas

La dictadura de Amazon

Nueva York y Virginia serás las dos ubicaciones de la sede

De idiotikos y politikois

En la antigua Grecia los asuntos de Estado concernían a todos los habitantes de la “polis”

La vieja heroína del barrio

La Policía da la alarma, y varias instituciones que combaten la drogadicción y asociaciones vecinales lo corroboran: la heroína ha llegado de nuevo a los barrios

Marx y los vacíos por colmar

El marxismo-leninismo malogró, y continúa haciéndolo, todo cuanto de acertado propusiera Marx

Qué explicaría la visita de Xi Jinping a Panamá

Panamá no constituye ejemplo de gran o mediana potencia
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris