Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Opiniones de un paisano   -   Sección:   Opinión

Sobre la heroicidad del profesor Neira

Mario López
Mario López
viernes, 4 de septiembre de 2009, 05:09 h (CET)
Al profesor Jesús Neira se le ha visto el plumero. En Libertad Digital, entrevistado por Jiménez Losantos, no disimula su irreprimible deseo de entrar en política. En otra entrevista con Sánchez-Dragó no tiene el menor inconveniente en declarar que votó al PP para echar del Gobierno al actual presidente, Rodríguez Zapatero, “porque los españoles no nos merecemos a un ser tan mediocre”, ni en calificar a Obama de inepto, inculto y personaje falto de inteligencia.

Además, resulta ser un antiguo amigo del juez Gómez de Liaño, con el que comparte tertulias -se supone que además de con otros ilustres personajes-. Aún estando ingresado en el hospital, sin conocer con certeza las expectativas vitales que su maltrecha salud le permitía albergar, acepta un cargo público que crea para él Esperanza Aguirre. Todos estos datos son muy esclarecedores para hacernos una idea aproximada del personaje y del valor mediático que de él han querido sacar algunos personajes próximos al PP. También conocemos muy bien la clásica escena: “un hombre insulta a otro que está discutiendo con su chica. Éste le responde espontáneamente, propinándole un puñetazo”. Es una escena de la que muchos ciudadanos hemos sido testigos repetidas veces, a lo largo de nuestras vidas. El profesor Neira tuvo la mala suerte de increpar a un individuo de gran fortaleza física, adicto a la cocaína y con muy mal pronto. Por lo que las consecuencias del golpe recibido fueron extremadamente graves. Pero, inmediatamente antes de recibir el golpe, ningún empleado del hotel consideró necesario inmiscuirse en la discusión de aquella pareja de novios que, sin embargo, el profesor consideró que podría llegar a causar la muerte de la chica. La propia novia del agresor, Violeta Santander, se ha cansado de repetir que en ningún momento se sintió agredida por su novio. Así que tenemos que creer que el profesor Neira ha salvado la vida de la mujer, únicamente escuchando su testimonio. También, el profesor, aseguró que le golpearon por detrás, cuando lo cierto es que le golpearon por delante, tal y como muestra el video de seguridad del hotel. Cierto es que su agresor apenas le da tiempo para darse la vuelta. Pero eso es también otra circunstancia rara ¿Cómo es posible que, conociendo el extremado peligro que el supuesto maltratador suponía tanto para la chica como para él mismo, entrara él -un hombre sensato a carta cabal- al hotel de la manera más flemática, dándole la espalda al hombre al que acababa de insultar y amenazar, ¡nada menos que con denunciarle a la Guardia Civil!? En unas circunstancias semejantes lo que hace cualquier hijo de vecino -y lo que, por otra parte, se debería recomendar hacer- es entrar corriendo al hotel, pidiendo auxilio a voz en grito. No me creo nada. Independientemente de que la agresión es de todo punto inaceptable, el profesor Jesús Neira es un fantasma. Y lo mantengo delante del mismísmimo Tribunal Supremo.

Noticias relacionadas

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida

Y vuelta a las andadas

Golpean el hierro en frío

La inclusión como camino: hacia una construcción de la “diversidad inteligente”

La fórmula debe ser la inclusión como camino del desarrollo

El acto de leer

Dignifica y al dignificar permite que las personas vuelen
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris