Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

¿Ha llegado el tío Paco con la rebaja para Zapatero?

Miguel Massanet
Miguel Massanet
jueves, 3 de septiembre de 2009, 03:48 h (CET)
Al gobierno del señor Rodríguez Zapatero ya se le empiezan a notar evidentes signos de resquebrajamiento y debilidad, si nos fiamos de algunos detalles que parece que alejan a parte de la parafernalia socialista de las ideas “brillantes” de su comandante en jefe. Resulta revelador que un vieja guardia del PSOE, el señor Peces Barba, haya salido del mutismo, al que se le condenó después de su fracaso como intermediario de las víctimas de ETA con el Gobierno, para lanzarle una diatriba a su jefe de filas por haber preferido la “juventud” a la “experiencia” en su elección de ministros, un tema en el que no dudamos en darle la razón si nos queremos atener a las desastrosas carreras que vienen desempeñando, en sus respectivos cometidos, ministras como la señora Bibiana Aído, un compendio de temeridad, osadía y necedad difícilmente igualable por cualquier persona con un mínimo de preparación y sentido común. Por otra parte, algo verdaderamente sorprendente e inusual, el varapalo que el periódico El País, un habitual seguidor y defensor de las políticas gubernamentales y azote inmisericorde de la oposición encarnada por el señor Rajoy y su camarilla; se ha decidido unirse a las críticas generalizadas que se van centrando en la forma impropia y carente de un plan organizado con la que el Gobierno intenta poner freno a la crisis, con medidas poco meditadas, inconexas y, en ocasiones, contradictorias y de efectos negativos. Acusa el periódico de “debilidad política” y de “falta de crédito” al Gobierno, reconociendo, quizá por vez primera, que España tiene una crisis más profunda y de más lenta salida que otras naciones y que no ve en Zapatero la solución a sus problemas. ¡Chocante y aleccionador! ¿Por qué será que, a algunos, esto nos está empezando a parecer como cuando las ratas abandonan el barco cuando se huelen que va a naufragar?

Las críticas a la forma en la que Zapatero anunció el aumento de los impuestos, su falta de concreción, sus vaguedades e indefiniciones, con la evidente intención de dar pocos datos y de evitar asustar a la ciudadanía con una medida tan impopular; han sido casi unánimes en toda la prensa, incluido el propio El País, que le achaca su absoluta dependencia de los sindicatos, los cuales le tiene atenazado impidiéndole avanzar en la inevitable reforma laboral que está precisando la nación y dificulta, añade, los posibles acuerdos con el PP. Y una prueba más del desconcierto que está reinando en la calle Ferraz es que, de nuevo salen sus militantes más destacados haciendo declaraciones que se lanzan como opiniones particulares pero que, en definitiva, no son más que globos sonda para tomar el pulso a los españoles y observar sus reacciones ante las distintas propuestas de subir determinados impuestos.

Así, cuando desde el portavoz, señor Alonso se inicia una campaña de acoso al PP tachándole de insolidario por no aceptar que el Gobierno haga pagar con impuestos a los ciudadanos, sus fallos garrafales de gestión económica; desde otros, como El País, se apunta a las rentas del capital como posibles metas de aumentos de tarifas. Se me ocurre que esta idea aparte de incidir en los ahorros de muchos ciudadanos que, con sus inversiones en fondos o en bolsa, han pretendido ayudarse para completar sus escasas pensiones, recibidas del Estado después de más de treinta años de trabajo; tiene otro componente de crueldad ya que, como es sabido, la crisis se ha cebado de forma especial sobre los pequeños inversores que han visto como muchas de sus inversiones han desaparecido sin que nadie, ni por supuesto el Estado, haya acudido en su ayuda. Equívocamente, el Gobierno ha pretendido vender que gravando las rentas del capital no se perjudicará a la clase media lo que carece de todo fundamento porque la mayoría de los ahorros de este grupo de contribuyentes o estaban invertidos en la construcción o en valores mobiliarios. Si en la primera han salido trasquilados ahora nada más falta que les completen el rapado esquilmándoles sus míseros beneficios por rentas del capital.
Por otra parte ha salido el, actualmente, moderado, señor Blanco, para hacer una propuesta que, por el momento, es la que se ha formulado con más sentido común, si es que los ejemplos que ha puesto luego no sufren drásticas variaciones y dónde dice que se pudieran gravar rentas de 50.000 euros anuales en adelante, no se quedan reducidas a las de 20.000 euros para arriba; en cuyo caso el concepto sobre la propuesta variaría radicalmente. No obstante, se debe reconocer que si se deben aumentar los impuestos este parecería ser uno de los métodos menos gravosos para la generalidad de los ciudadanos y que repercutirían menos en los pequeños empresarios. Como recordarán, el señor José Blanco ya lanzó otra propuesta bastante interesante como era la de congelar el sueldo a los funcionarios. Debemos tener en cuenta que, este grupo de trabajadores, gozan de ventajas sobre el resto entre las cuales, y no la de menor valor, está la de tener sus puestos garantizados. Por añadidura, existe otro motivo de peso y es el número desorbitado de ellos que ya alcanzan los 3 millones (de los cuales 1.000.000 ha ingresado en los últimos tiempos, fruto de la megalomanía burocrática propia de aquellos que piensan estatalizar la economía de un país).

Consecuencia de la desastrosa política llevada a cabo por los sucesivos ministerios de Educación socialistas y de la deficiente calidad de los licenciados que salen de nuestras Universidades y Escuelas de FP; la tenemos en un estudio de La Caixa, sobre por qué algunas economías destruyen más empleo que otras, en el que se revela que, España, es el país de la UE-15 con mayor porcentaje de empleados de baja cualificación respecto al total de empleos del 2008. España está a la cabeza de este ranking con un 14’4%, cinco puntos por encima de Alemania y Francia. Pero es que también somos los que más abandono escolar tenemos, si exceptuamos a Portugal, y tampoco salimos bien parados respecto a la formación recibida a lo largo de la vida, si tenemos en cuenta que, en Suecia, un 62% de los trabajadores de 55 a 64 años recibieron formación en el 2007 mientras que, en España, el porcentaje quedó reducido a un 14%. Podemos añadir, como colofón de esta retahíla de malas noticias, el que España e Irlanda son los dos países con menor capacidad para protegerse en contra del desempleo a causa de la excesiva incidencia de la construcción en sus economías. ¡Un espectáculo como para ponerse a temblar ante lo que nos queda de crisis y las manos en las que estamos para enfrentarnos a ella! Ante tamaño porvenir creo que podríamos unirnos a Lucio Anneo. Séneca, tutor y consejero de Nerón, lo que no le salvó de la condena a muerte por parte del tirano, cuando sentenció: “Nadie debe prometerse nada para el futuro”, y nosotros, por supuesto, todavía menos.

Noticias relacionadas

El huracán Florence expone la dura realidad de la desigualdad en Estados Unidos

El huracán de categoría 4 avanzó a una velocidad de varios kilómetros por hora inundando las Carolinas estadounidenses

La Cataluña imaginaria y autosuficiente de los separatistas catalanes

“La autosuficiencia es incompatible con el diálogo. Los hombres que carecen de humildad o aquellos que la pierden, no pueden aproximarse al pueblo” Paulo Freire

Dos debates, dos Españas

La crispación general y el estilo bronco, zafio y chulesco del diputado Rufián representaba el nivel de descrédito que ha alcanzado el debate parlamentario

La distopía del Máster Casado

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris