Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   The Washington Post Writers Group   -   Sección:   Opinión

El silencio no es oro en política

Kathleen Parker
Kathleen Parker
jueves, 3 de septiembre de 2009, 03:47 h (CET)
COLUMBIA, SC - Cuando la gente piensa en Carolina del Sur, piensa en... Lo sé, en canal Paramount Comedy. En serio, ¿no debería Jon Stewart enviar su parte de lo que gana a los habitantes de Carolina del Sur?

En lo que la gente (BEG ITAL)no(END ITAL) suele pensar es en Republicanos negros, una percepción que podría cambiar pronto si un joven llamado Marvin Rogers se sale con la suya. Este antiguo ayudante del Representante de Carolina del Sur Bob Inglis con 33 años y español fluido tiene un plan para el Partido Republicano: cambiar su aspecto.

Hasta el año 2008, cuando se presentó sin éxito a la Cámara de Representantes estatal, Rogers podría haber sido más conocido en América Latina, donde fue pastor itinerante durante varios años, que en América del Norte. "Sin éxito" en este caso es un punto a su favor. Rogers logró el 32 por ciento de los votos en un bastión Demócrata presentándose como Republicano negro en el año de Obama.

Considerando todo, no está mal.

La historia de Rogers es, digamos, poco ortodoxa. Nacido en el pequeño pueblo de Boiling Springs, SC, fue criado por padres de clase obrera con valores en lugar de ideología. "Así que me ahorré gran parte de la acritud entre la raza afro-americana y el Partido Republicano."

Sin ideas preconcebidas de dónde le situaba políticamente su raza, Rogers empezó a examinar las cuestiones sobre el papel y se dio cuenta de que filosóficamente se alineaba más con los Republicanos que con los Demócratas. Pero entonces ocurrió algo divertido. Cuando comenzó a asistir a las reuniones políticas, se dio cuenta de que, "Oh, vaya por Dios, soy el único negro que hay aquí. ¿Y qué?"

Esta pregunta llevó Rogers a una búsqueda que ha dado lugar a un libro a punto de concluir, "El silencio es el ruido más grave", en el que trata de explicar cómo perdió su alma negra el partido de Lincoln.

A través de cinco años de estudios y entrevistas, Rogers llegó a la conclusión de que el abismo que separa a la comunidad negra del Partido Republicano es más emocional que filosófico. Y, dice, el abismo es más un cliché de los medios de comunicación que el reflejo de la realidad.

La explicación más probable de lo que ha ido mal, dice, fue la compuesta por Jack Kemp, que le dijo durante una entrevista: "El Partido Republicano ha tenido una gran historia en común con los afro-americanos y ellos se apartaron de él. El Partido Demócrata ha tenido unos antecedentes terribles, pero los negros lo superaron".

Parte del alejamiento fue posterior a la Ley de Derechos Electorales de 1965 y la "estrategia sureña" de Richard Nixon que trató de sacar votos cultivando el resentimiento de los blancos hacia los negros. Rogers no juega al juego de Poliana y reconoce este período por lo que fue - un "golpe" al Partido Republicano. Pero insiste en que los Demócratas utilizan sus estrategias sureñas siempre que les conviene.

El mayor problema para el Partido Republicano hoy, dice, es el hacerse el sueco, como se manifiesta en la radio conservadora y la televisión. Rogers dice que la mayoría de los negros y él no pueden escuchar a Rush Limbaugh, porque todo lo que oyen es ira.

"Se puede estar de acuerdo con Rush en ciertos temas, pero no lo puedo seguir porque suena como un demente. La gente no sigue a un buscapleitos. La gente no sigue a los cabreados. Siguen a los elocuentes".

¿Qué pasa con Michael Steele, el presidente del Partido Republicano? ¿Está cambiando la percepción de los Republicanos como el partido de los blancos?

Rogers se toma un momento, y responde cuidadosamente. "Digamos que creo que cuando se postuló al escaño del Senado de Maryland y cuando era vicegobernador fue cuando era más eficaz a la hora cambiar esta percepción."

Otra razón de que el Partido Republicano tenga una aceptación limitada entre los afroamericanos, dice Rogers, es que los Republicanos no hablan de los temas que son moneda corriente en la comunidad negra - la pobreza, el reto de los hogares monoparentales, la justicia social, la reincidencia delictiva, el capitalismo negro y la delincuencia. Estudiando los discursos Republicanos desde décadas atrás es como Rogers llegó al título de su libro.

La forma de que los Republicanos atraigan el voto negro es bastante simple, dice Rogers: poner de relieve los problemas y solucionarlos.

Cuando se trasladó a Rock Hill, donde reside actualmente, Rogers se trasladó al centro de la ciudad en lugar de los suburbios. Cuando un equipo de baloncesto local necesitó dinero para camisetas, Rogers colaboró. Así, cuando este equipo del casco urbano salió a ganar, sus camisetas rezaban "Partido Republicano del Condado de York."

"A la gente no le importa (la afiliación política) que va después de tu nombre", dice Rogers. "Sólo quieren la camiseta".

Con Rogers en campaña electoral, los Demócratas tienen motivos de preocupación. Entre otras cosas, está diciendo a los afro-americanos que se han vuelto políticamente irrelevantes al votar en bloque. "Si uno de los partidos da por sentado nuestro voto, entonces nos está dando por sentados. Previsiblemente es suicida".

La previsibilidad no parece ser problema para un erudito Republicano negro que habla español y que contribuye a hacer que Carolina del Sur no sea ninguna broma.

Noticias relacionadas

Gobernantes y gobernados

De la adicción a los sobornos, a la adhesión de los enfrentamientos: ¡Váyanse al destierro ya los guerrilleros!

Borrell en retirada o táctica del PSOE

Pátina de sensatez capaz de equilibrar unos nombramientos en su momento tomados como extravagancias

Plagscan desmiente a la Moncloa y R.Mª.Mateo censura la TV1

Un gobierno enfocado únicamente a conseguir mantenerse en el poder

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris