Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   The Washington Post Writers Group   -   Sección:   Opinión

Otro momento "macaco"

Ruth Marcus
Ruth Marcus
miércoles, 2 de septiembre de 2009, 06:18 h (CET)
Bob McDonnell, el candidato Republicano a gobernador de Virginia, en realidad no hablaba en serio cuando equiparaba la homosexualidad con el consumo de drogas y la pornografía entre los males que "el gobierno debe contener, castigar y disuadir".

No hablaba en serio cuando denunció un fallo de la Corte Suprema que invalida la prohibición de recetar anticonceptivos a parejas casadas porque promueve "una visión de la libertad basada en el individualismo radical".

Cuando instó a que "toda instancia del gobierno debería dar preferencia por ley y procedimiento a las parejas casadas en detrimento de las que viven juntas, los homosexuales o los fornicadores," agregando, "El coste del pecado debe recaer sobre el pecador, no el contribuyente" no hablaba en serio.

Ni cuando describía el "feminismo" como uno de los "verdaderos enemigos de la familia tradicional", y criticaba los programas federales de atención infantil, ya que "subvencionan una dinámica tendencia nueva de mujeres trabajadoras y feministas que es totalmente perjudicial para la familia".

O si lo decía en serio, ya ha dejado de decirlo. Cuando escribió su tesis sobre "La visión de la familia del Partido Republicano", McDonnell, ya ve, era "un universitario en aquel momento, aunque un poco mayor, en un ambiente académico y no totalmente restringido por el mundo de la política real".

¿Aunque?
McDonnell, en realidad, en 1989 tenía 34 años. Ya se había licenciado en empresariales, obtenido un máster y cumplido el servicio militar. Se estaba sacando la licenciatura en Derecho y un segundo máster - mientras era becario del Comité Republicano de Legislación Pública de la Cámara de los Estados Unidos y se postulaba a la Cámara de Delegados de Virginia.

En una conferencia telefónica de 90 minutos explicando - más bien justificando - la tesis, McDonnell se describía como "alguien que simplemente hace un análisis académico". Que yo sepa, los análisis académicos no suelen incluir planes de acción de 15 puntos destinados a un partido político concreto.
La tesis de McDonnell es un documento de 93 páginas y 170 entradas al pie - y, como en aquel momento "macaco", ha sido un acto voluntario. Si McDonnell no hubiera mencionado la tesis a la periodista del Washington Post Amy Gardner - él la describía erróneamente como un ensayo acerca "del estado del bienestar" - puede que nunca hubiera salido a la luz.

Hay tantos aspectos deliciosos de la polémica causada por McDonnell…

- La ironía de ver a un social conservador acérrimo quejándose de que asuntos sociales candentes se le estén planteando (BEG ITAL)en su contra(END ITAL) - después de años de social conservadores movilizando a sus votantes con este enfoque. Ahora que McDonnell necesita de los votos más a la izquierda del estado, de repente es juego sucio que Creigh Deeds, su contrincante Demócrata, "siga centrándose en cuestiones divisorias."

- La ironía de ver que la política del he-cambiado le saca de sus casillas. En 2006, después de sus infames comentarios de Obama como macaco, el entonces Senador George Allen atacaba a su contrincante Demócrata, Jim Webb, por su artículo ofensivo del Washingtonian en 1979, "Las mujeres no saben pelear." La defensa de Webb fue una variante de la excusa de la indiscreción juvenil. "Hay muchas partes en este artículo que de, de haber sido una persona más madura..., no habría escrito", explicaba Webb. En el momento en que escribió el artículo, Webb tenía 33 años.

- La ironía de ver que la política de denuncias de hipocresía ajena también le sale mal. Hace sólo unas semanas, los Republicanos se centraban en una única frase de la juez Sonia Sotomayor sobre la "latina sabia". Entonces tenía sentido centrarse en la frase de Sotomayor, no en su sólida trayectoria judicial. Ahora es injusto fijarse en los escritos de McDonnell cuando su historial legislativo es público.

Estoy dispuesta a aceptar que las opiniones de McDonnell han evolucionado en los últimos 20 años. El cambio en las actitudes de la opinión pública hacia los derechos de los homosexuales ha sido notable; es muy posible que la hostilidad hacia la homosexualidad de McDonnell se haya moderado - un poco.

Del mismo modo, nada puede cambiar la mente sexista tan eficazmente como tener hijas; la experiencia de McDonnell viendo a sus hijas licenciándose y marchándose a Irak sin duda formó sus puntos de vista actuales de la mujer trabajadora.

Y, como con Sotomayor, convengo en que la mejor referencia de cómo sería un Gobernador McDonnell es examinar el comportamiento del Fiscal General McDonnell o el Delegado McDonnell.

En ese sentido, parece tan probable que la presunta moderación de McDonnell se derive de la aceptación pragmática de la realidad política como de un cambio notable en sus puntos de vista. Hay muchas razones para pensar que McDonnell podría gobernar tan conservadoramente como le permitiría la actual política del estado. Sus expresiones de interés relativo en cuestiones sociales no son convincentes.

En cuanto a sus esfuerzos por descartar la tesis como meditaciones ociosas de un joven inexperto: son simplemente un insulto a los electores de Virginia.

Noticias relacionadas

Verdades que no podían contarse

La historia aparece llena de metepatas y renuncios, y allí está Villarejo para grabarla

Más medidas contra la violencia de género

Que en un par de días haya cuatro asesinatos por violencia machista indica que se debe proteger más a las mujeres y a los menores

Un PSOE perplejo al ser combatido con sus mismas armas

“Mateo 7:2 -Porque con el juicio con que juzguéis, seréis juzgados; y con la medida con que midáis, se os medirá”. (Santa Biblia)

Hacerse mayor

Soy partidario de que cuando nos refiramos a las personas longevas no se le denominen viejas

Plagios y titulitis

Un autor es reconocido con un premio literario por el que verá editado su libro, hete aquí que el título coincide con un verso de otra poeta
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris