Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

Mortalidad infantil

Gabriel Roselló (Madrid)
Redacción
martes, 1 de septiembre de 2009, 16:06 h (CET)
Así funciona el macabro reloj de la muerte infantil: cada minuto fallecen 19 niños menores de cinco años; cada hora, 1.140; cada día, 27.360; cada año, casi 10 millones. De esos 10 millones, el 99% en países en vías de desarrollo. Es posible reducir un 60% de esta cifra tomando medidas porque estos niños son víctimas de trastornos propios de los recién nacidos. El uso de estas medidas salvaría a más de 6 de los 10 millones de pequeños que mueren.

Desde el punto de vista de la madre, significa que 9 de cada 10 madres en el África subsahariana perderán un hijo a lo largo de su vida fértil. Además de esta región, el resto del continente africano y el sur de Asia son las dos grandes zonas donde los niños son más vulnerables a la malnutrición.

Lo que sobra a los ricos es patrimonio de los pobres.

Noticias relacionadas

Paradigma científico

Con su libro La estructura de las revoluciones científicas Kuhn cambió la historia de la ciencia para siempre

El discurso que pagamos

El caso Flick estalló en 1981 cuando una inspección fiscal

Jugando al juego del engaño, utilizando al pueblo de pin-pan-pum

Percibimos que la bonanza de la que continuamos gozando va a tener fecha de caducidad

Amigos de novedades

Jesús es la imagen del Dios invisible

Los más ateos, en política, son quienes más satanizan

​Con una sola ojeada, es fácil darse cuenta de que, con los amigos a los que va a tener que llegar a pedir ayuda el señor Sánchez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris