Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

ZP aumenta impuestos para su “economía sostenible”

Miguel Massanet
Miguel Massanet
domingo, 30 de agosto de 2009, 06:05 h (CET)
Lo que ya está ocurriendo con el señor Rodriguez Zapatero es que nos hemos acostumbrado a sus discursos, a sus gestos solemnes y a su hablar de tonos modulados a distintas intensidades, que se ajustan con precisión a unos gestos perfectamente ensayados, destinados a hacerse con la audiencia, a convencer a los incrédulos y a vender su mercancía, en este caso su política de socialismo trasnochado, compuesta de improvisaciones, tópicos izquierdistas y teorías desacreditadas. basadas en fórmulas económicas ya desechadas en todas las naciones occidentales, presuntamente igualitarias, pero capaces de convertir a los trabajadores en meros robots a los que se les priva de la iniciativa, de la ambición de progreso y de la busca de un reconocimiento al mérito individual como recompensa al esfuerzo; sistema tan propio de los gobiernos autoritarios e intervencionistas, cuyo máximo ejemplo los hemos tenido en todas las naciones de detrás del telón de acero que, con su dirigismo económico, su robotización de los trabajadores y su corrupción de las clases dirigentes; condujeron a los países sujetos a la órbita soviética, al más espectacular fracaso y a la más vejatoria situación para unos ciudadanos que acabaron siendo sometidos a la más estricta vigilancia política y a un sistema de vida carente de cualquiera de las ventajas existentes en las naciones donde imperaba la libertad de mercado y la democracia.

Por eso, cuando después de sus vacaciones, ha vuelto a comparecer ante los medios de comunicación, ha repetido por enésima vez sus habituales latiguillos, de los que ha usado y abusado desde que alcanzó la presidencia del gobierno, para intentar calmar a un pueblo que ya está viendo como algo inevitable el que tengamos que mantenernos en periodo de vacas flacas cuando, el resto de naciones que fueron afectadas por la recesión ya están dando signos, tímidos y poco estables, eso sí, de una cierta recuperación. Es evidente que al señor ZP no le están saliendo los planes como hubiera deseado y es inevitable que todos recordemos los engaños que, a través de su mandato, ha ido trasladando a la ciudadanía, sólo para evitar que la verdad de su desastrosa actuación al frente del gobierno pudiera conducirlo a lo que él más teme: perder el poder. No obstante, como es habitual en sus discursos, lo que sale de su boca nunca entraña un compromiso firme (especialmente desde aquella ocasión en la que prometió para el 2009 el pleno empleo), procurando que los conceptos que expone tengan su dosis de ambigüedad para que, cuando llegue la ocasión, poderles dar la interpretación que mejor le convenga.

Así vemos que, ante la ineludible necesidad de admitir que nos van a subir los impuestos, ha añadido, para paliar el mal efecto de esta medida, que las subidas serán “limitadas y temporales”. Veamos, señor ZP, la ministra, señora Salgado habló de que se iban a revisar todos los impuestos lo que, de por sí, ya nos ha alarmado lo suficiente para que todavía seamos más cautos en cuanto a la planificación de nuestros gastos para el 2010. ¿Han medido ustedes el efecto que una “amenaza”, como la que nos hacen, pueda a tener en cuanto al consumo? Si se quiere activar el gasto de los españoles para reavivar la actividad del tejido industrial, ¿es la mejor forma disminuir el dinero circulante para que el Estado engorde sus arcas a costa de más percances industriales y de más gente en desempleo? A más desempleo van a necesitar más dinero y esto significa más impuestos y menos posibilidades de aumentar el gasto familiar, lo que nos conduce a menos consumismo y más retracción de la demanda. ¡Bravo, señores del gobierno! Sigan este camino y no tardaremos en ser la Cenicienta de toda Europa, si es que ya no lo somos. Deberíamos pedirle al señor Presidente que nos aclare el significado de “limitadas y temporales” ¿qué entiende por subidas “limitadas”? un término vago e impreciso que no nos esclarece el alcance del aumento que se prepara, ¿abarcará al IRPF, al IVA, al IS, al de Trasmisiones Patrimoniales o incluso al IBI? Puede que se pretenda igualar a los españoles de tal forma que, al final del proceso, todos percibamos el salario mínimo; porque, aquel anuncio de que sólo se gravaría a “las grandes fortunas”, parece que ha quedado en palabrería debido a que, que nadie se lleve a engaño, las “grandes fortunas” son precisamente las que le tienen puesto el pie en el cuello al Gobierno del señor Zapatero y, por tanto, ni él ni sus sanguijuelas nacionalistas, tienen el valor necesario para actuar en contra de ellas. Ello nos lleva a que, los que excedan de los 24.000 euros anuales, van a ser, como siempre, los que van a soportar sobre sí el peso de los errores gubernamentales en cuanto a su incapacidad para aplicar un sistema eficiente para apoyar a las grandes y pequeñas empresas, proporcionándoles liquidez precisa y descargándolas de cargas impositivas para que pudieran capear el temporal sin necesidad de verse obligadas a la quiebra y a mandar a sus operarios al desempleo. Es obvio que, el PSOE y sus dirigentes, han preferido enviar a España a la recesión antes que renunciar a sus postulados económicos fruto de un keynesianismo obsoleto pero que favorece su especial interés por un intervencionismo estatal de la economía, reduciendo la iniciativa privada a la mínima expresión. Todos hemos tenido ocasión de ver como funcionaba el INI en España y el coste que tuvieron las empresas estatalizadas para los españoles, hasta que tuvieron que privatizarse las unas y cerrar las puertas las otras, debido a que sus pérdidas eran inasumibles para el Erario público.

Pero que, el señor ZP, nos hable de la “temporalidad” de los aumentos de impuestos, es algo para que nos dé la carcajada. ¿Cuándo un gobierno socialista ha bajado los impuestos, una vez que los ha elevado? El término “temporal” es lo suficientemente equívoco para que se le puedan dar todas las interpretaciones posibles: ¿Un año, dos, tres…? Nos dice el Presidente que “mientras dure la crisis”, ¿es que el fuego se apagará si vamos avivando la llama con más leña? Si lo que estamos perpetrando es apretar las clavijas a los españoles, y no precisamente a los más ricos, sino a los de la importante zona ocupada por la clase media, los profesionales, los pequeños comerciantes, los pequeños empresarios, los empleados, los catedráticos, los estanqueros etc. lo más probable es que la crisis se alargue in aeternum, puesto que no hay mejor medio de no salir de ella que el empobrecimiento de la población. Que tenemos muchos parados, es obvio; que hay que evitar que se mueran de hambre, todavía más evidentes; ¿qué hacer entonces? Esto debieran de haberlo pensado antes para evitar que ocurriera. Por de pronto, bájense sus sueldos todos los políticos; disminuyan el gasto público, los viajes, suprímanse las embajadas catalanas, los despilfarros de financiación de las autonomías, los regalos a países extranjeros; en resumen: austeridad; que los culpables de lo sucedido paguen sus culpas con su dinero. ¿Por qué los grandes banqueros, los causantes de este estropicio, no han sido condenados a indemnizar a los españoles? Todavía cobran sus sueldos y, para más INRI, se los aumentan. ¿Dónde, señor Zapatero, están los créditos para las PIME que usted prometió? Lamentablemente usted promete y promete pero sus promesas, como dijo el escritor y polemista ingles W. Hazlitt, autor de “Del placer de odiar”: “Algunas personas hacen promesas por el solo placer de quebrantarlas”. Vamos que ¡ni pintado!

Noticias relacionadas

El Satélite Mohammed 6 B levanta vuelo

La nación marroquí sigue su firme camino hacia la modernidad asimilando los avances tecnológicos del mundo

Sánchez a tumba abierta intentando darle el vuelco a España

La influencia de Pablo Iglesias y la necesidad de dar apoyo a los soberanistas, le impulsan a entrar a saco con el modelo de Estado de España

Celestina o “el Tinder” prerrenacentista

Una remozada “Celestina” resucita en la magnífica adaptación de la productora Un Pingüino

Donde se habla de encuestas sorpresivas y de otros temas

“Todo el estudio de los políticos se emplea en cubrirle el rostro a la mentira para que parezca verdad, disimulando el engaño y disfrazando los designios.” Diego de Saavedra Fajardo

Wittgenstein

​Una de las afirmaciones hechas por las personas que apoyaron la "I Carrera contra el suicidio" se refería a que quieren que este tipo de muerte deje de ser un tabú y que pase a ser estudiado con detalle para poder evitar fallecimientos por esta causa.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris