Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Lencería fina   -   Sección:   Opinión

Platós convertidos en ring

Teresa Berengueras
Teresa Berengueras
@berealsina
domingo, 30 de agosto de 2009, 06:03 h (CET)
Nunca se debería comparar pero a veces es totalmente imposible no hacerlo. Esta semana estoy entre el yin y el yan, la noche y el día, la elegancia y la horterada, el saber estar y el morbo, la mala educación y las buenas maneras, el silencio y el saber escuchar, la conversación y el griterío, me está siendo difícil encontrar el equilibrio en todas partes, en el mundo del periodismo escrito, en el televisivo, en el de los semanarios. Encontrar un programa, un diario, un semanario que no te molesten por algo, es muy difícil, de ahí las incongruencias, una detrás de otra y son muchas, en el semanario Vogue, el sancta sanctórum de la elegancia, de la moda, del saber estar, me encuentro con dos reportajes realizados a dos mujeres difíciles de comparar, son distintas, mucho, y con su mundo cada una de ellas, sin embargo para Vogue la diosa, la reina por excelencia, es Isabel Preysler que recibe a Vogue España en su casa de Madrid y posa con su excepcional forma de saber hacer. Isabel, sin duda, merece su título, merece dónde está e incluso merece los honores de la mayoría de periodistas que durante años hemos escrito de sobra y sobre ella, por haberse mantenido en su evolución, en sus conversaciones, en su innata manera de ser, Isabel desde hace más de treinta años es la reina de corazones excepcional y sin bajar la guardia en estos días que nos ocupan con momentos tan especiales de mal gusto en todas partes. En Vogue destacan esa forma tan peculiar de ser de Isabel y además le dedican sus páginas para mostrarnos cómo la “más” exhibe esas piezas de ropa clave para la temporada y que Isabel, tan sólo ella, sabe lucir. Me extraña, sin embargo, el tratamiento que le dan a Adriana Abascal ¿todavía señora de Villalonga? A quién sin comerlo ni beberlo le adjudican el apelativo de la “aspirante” título, sin dudarlo un momento, que nadie puede esperar de un semanario tan educado y tan “cool”. Adriana brilla por méritos propios hace años y más desde el momento en que ostentó el título de “Miss México” y posteriormente fue la pareja del magnate más poderoso de la televisión mexicana y mucho más recientemente señora de Villalonga, otro de los magnates de Telefónica que lo dejó todo por amor a ella. Cierto es que Adriana nunca formó parte de la sociedad española y jamás ocupó una silla en la Pasarela Cibeles, tampoco asistió a fiestas de postín celebradas todos los años en un ambiente de society en el Madrid más postinero. A Adriana, desde que decidió dejar Los Ángeles, por Londres y frecuentar más Madrid se le notó más el deseo de entrar a formar parte de ese grupo de amigas llamadas de “clase”, ahora es imagen de una línea de joyas de Suárez y en la última fiesta de Mango era una de las muchas invitadas del señor Andic en Barcelona. Adriana es cálida, es elegante, es guapa y es muy educada y si se me permite tiene duende y es muy divertida. Que no estamos cansadas de verla en las fiestas de pro en Madrid, cierto, que Isabel es más deseada por esas firmas que con sólo su presencia ya venden la casa, es verdad, pero una cosa no quita la otra, al menos a mi manera de entender.

Ignoro si eso obedece a la campaña de alguna empresa de comunicación, si es así mejor que cierren, tienen poco futuro, con la elegancia de Adriana y su forma de ser si sólo consiguen en Vogue que la traten como “la aspirante” es muy poco y se me antojan muy malos profesionales, porque, claro, con todos mis respetos, si hubieran conseguido ese título para Yola Berrocal serían lo más de lo más, pero no para Adriana, cada uno hace su trabajo como quiere, puede, sabe o le deja el cliente, otra cosa son los resultados y los profesionales de verdad, los que saben, los que llevan años en ello conocen que para recomponer los trozos rotos tienen mucha más exigencia por parte de sus clientes y más difícil colocar en el lugar de mérito lo que otros han destrozado. Quiero pensar que Adriana ha aceptado hacer este trabajo en Vogue de la mano de los joyeros Suárez que se ven favorecidos en este número de septiembre al tener dos grandes reportajes de las dos personas que llevan sus joyas y su imagen. La “reina” Isabel y la aspirante Adriana, vivir para ver, y todos mis respetos a estas señoras.

Y las adosadas siguen reinando en televisión, veo que hay una gran cantidad de gente que vive de otras sin quererlo ni los unos ni los otros pero esa es la realidad, este pasado viernes en “Sálvame de luxe” la ex cuñada de María José Campanario se posicionaba a favor de Belén Esteban, ésta, por supuesto, también estaba en el programa y Bárbara Rey se enfrentaba a Kiko, el ex gran hermano que ha encontrado ese hueco en televisión hasta tan altas cumbres que Jorge Javier Vázquez le agradece en directo y con un enorme abrazo el hecho de que esté trabajando con ellos, bueno en “Sálvame” que pagan poco, según ellos, tienen varias adosadas y adosados: Rosa de Benito, la que fuera cuñada de Rocío Jurado y también su peluquera privada, la hija de ésta que se pasa por allí algunas veces, Yola Berrocal, Marc Ostarcevic, la “gran” Aramis Fuster y un sin fin de nombres más, las periodistas profesionales fijas Lydia Lozano, Mila Ximénez y Karmele Marchante hacen su trabajo, excepto cuando Karmele canta, que no es lo suyo, y a mi me recuerda a esos artitas retirados que no sabiendo donde ejercer su arte iban en Barcelona a “La Bodega Bohemia” un antro donde muy de madrugada recalábamos todos más o menos con una copa de más para jalearlos, al día siguiente, el amargo sabor del final de esa noche pasaba por nuestra mente y nos sentíamos muy mal, aún en el momento de escribir esta columna me suben escalofríos de mal sabor de boca, o cuando a Lydia Jorge Javier le ordena que haga el perro o bien el gato o bien cuando a Mila le piden una y otra vez hasta las lágrimas que se baile unas sevillanas, todo vale y todos hemos de comer. Es difícil hacer un programa de entretenimiento y estar siempre a la altura de todos y a mí me parece que mis colegas en su afán por colaborar se rinden a caprichos del presentador que son más propios para invitados como Regina do Santos y tantos otros que para periodistas con largos años en la profesión.

Pero nadie está libre de nada, aquí tampoco, pero intentamos mantenernos que es muy difícil. En DEC este viernes han intentado dar movimiento a sus colaboradores, a ensañarnos el decorado y a mover de una parte a otra a Jaime Cantizano que ha vuelto espectacular como siempre, para mi sonrojo he visto un enfrentamiento entre dos colegas a colación de la supuesta crisis del matrimonio formado por Jesulín de Ubrique y María José Campanario, un enfrentamiento entre María Patiño y Carmen Pardo, fue bochornoso, María es una mujer de carácter y que no se casa con nadie, ella tiene sus contactos y corrobora sus informaciones en función de eso, más o menos como hacemos una mayoría de profesionales, Carmen, además de periodista, es amiga personal de María José Campanario, cosa que complica ya un careo porque la información queda mermada, chillaron, chillaron y chillaron, a pulmón abierto, cada una cuanto más y en casa no podíamos saber lo que apostillaba una ni la otra, pero si me di cuenta de que Carmen cuando chillaba, lo hacia sin más en muchas ocasiones para tapar los datos que María manejaba. Entre grito y grito aprovechó la Pardo para meterse en la vida privada de María, un golpe bajo ya que María jamás usó su vida para nada, María empezó como periodista siendo un todo terreno y tuvo la suerte de encajar en DEC, ahí está, Carmen Pardo también hizo de tractor en sus inicios y pronto supo cómo subirse de alguna manera a los altos caminos de las plazas televisivas. Si DEC para posicionarse en el programa más visto de los viernes tiene que bajar a los infiernos ignoro si va a mantener a sus aficionados, a ellos, eso me parece, les gusta el DEC más profesional y menos arrabalero.

La lucha entre DEC y “Sálvame” es enconada, sin duda, este viernes vimos también como Los Morancos destrozaban un camerino y ésta fue su contribución humorística en el programa una guerra entre hermanos que nadie creía pero todos conocían y participaban del juego, un reírse de la situación actuando para que los momentos que estamos viviendo quedaran bien claros, la guerra es la guerra, también entre hermanos, y se destroza lo que haga falta. Regresó a los platós la Bollo esa mujer “elegante” en formas y palabras y de entrada sin que nadie se lo pidiera, según ella, pero con el micrófono en mano, le dijo a la invitada Salas que todos sabían que ella había explicado a todo el mundo que iba a DEC a mentir y que era una impostora, dejó a la invitada más embrutecida que sus propias manifestaciones. Raquel Bollo, me han asegurado le va llorando a todo el mundo diciendo que necesita trabajo porque se ha arruinado y no tiene ni para la cesta de la compra. Como animal televisivo del peor espectro siempre renace de las cenizas en los momentos en que hay que dar palo, lo suyo es ser rica y vivir en la pampa debajo de un cocotero o bien a la sombra de un millonario de abultada cartera pero hombres de este estilo ya no existen y menos para ella. Se enfrentó a Ángela Portero en lugar de hacerlo con Chelo García Cortés, las tres hablaban de esa entrevista publicada esta semana en Hola en donde I.P, le habla a corazón abierto y en páginas y páginas a Chelo sin decir nada, pero, eso sí, le da para un titular y para la posibilidad de hacerle otra entrevista esclarecedora, como la Bollo vive de adular los volantes de la folklórica no podía ensañarse con Chelo que era a fin de cuentas la autora de la entrevista de marras y de la que estaban hablando, ¿qué hizo la Bollo? pinchar sin sentido a la Portero, Ángela que ya lleva años en eso de las puñaladas traperas no li hizo ni caso y la Bollo quedó diluida, pero eso si llevándose sus euros a casa por haber ocupado un sillón que debería corresponder a alguien de la profesión periodística.

Rosa Benito vive de su hija y del padre del hijo de su hija y de ser la cuñada de “la más grande”, Belén Esteban de su hija y de los Janeiro, Raquel Bollo de I.P, Marc Ostarcevic de Norma Duval, Humberto Janeiro, Carmen Bazán y Laly Bazán de Jesulín, Maite Zaldívar de I.P.y de Julián Muñoz, éste durante años, aparte de los supuestos millones de euros que en bolsas de basura sacó del Ayuntamiento de Marbella, también ha vivido a la sombra de “su gitana” como él llama a I.P, Nereida Gallardo de Cristiano Ronaldo, Coto Matamoros de Kiko y viceversa, Isaac de Falete, Miriam de Pipi y ésta de él y tantos y tantos otros que se acercan a algún personaje o personajillo para vivir del cuento. Estos personajillos del circo televisivo y del mundo del colorín a veces tienen la desfachatez de acusar a los periodistas de vivir de ellos, afortunadamente los profesionales del periodismo tenemos muchas más cosas de las que hablar aunque a veces tengamos que nombrarles por ser noticia, verdadera o más de una vez inventada y creada por ellos mismos.

Noticias relacionadas

Interior del Ministro de Interior

​Desayuno de Europa Press con el ministro de Interior Grande-Marlaska en el hotel Hesperia de Madrid. Llegué con adelanto y atendí el WhatsApp: “¡Vaya espectáculo!.

El acto del reconocimiento de gobiernos

Las principales doctrinas sobre reconocimiento de gobiernos

Alcoa y el abandono de Asturias

El presente y el futuro industrial y económico de Asturias están en el aire

Hacia la caverna

El oscurantismo sigue siendo demasiado moderno

Equidistancia

Entender la vida como una confrontación permanente es algo terrible. Supone enfrentarse a cada una de las facetas de la realidad con un pensamiento dicotómico
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris