Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Análisis internacional  

II Guerra Mundial

Isaac Bigio
Isaac Bigio
sábado, 29 de agosto de 2009, 08:43 h (CET)
En el 70 aniversario de la guerra de 1939-1945 muchos se recuerdan de cómo el eje fascista creó campos de concentración y de exterminio y masacró a decenas de millones de personas, aunque también es bueno mencionar que sus contrincantes no fueron santos.

No es exacto decir que este fue un conflicto entre demócratas y fascistas. Los fascistas de Portugal y Brasil se aliaron al Reino Unido y Francia. La Unión Soviética estuvo en ambos bandos. Stalin primero ayudó a Hitler a devorarse Europa oriental. Después logró derrotar a los nazis pero también deportó a más de una decena de millones de germanos, húngaros, tártaros y otras nacionalidades.
En Asia muchos movimientos anti-coloniales no apoyaron a los aliados cuando sus países eran conquistados por los japoneses. EEUU, quien inicialmente presentó al Emperador nipón como el tirano fascista que más norteamericanos mató, terminó manteniéndolo y protegiéndolo en su trono.

Los nazis fueron los que más lejos llegaron en incitar al odio racial, aunque los EEUU presentaron a los nipones como simios y ordenaron encarcelar a casi todos los civiles de origen japonés tanto en su país como en otras repúblicas americanas.

Cuando Berlín y Tokio ya habían perdido la guerra, los aliados masacraron civiles para desmoralizar a los vencidos produciendo matanzas como las de Dresden (Alemania) o Nagasaki e Hiroshima (donde los japoneses se convirtieron en el único pueblo en sufrir un bombardeo atómico).

Noticias relacionadas

Cafés van salvando vidas

Un poema de Aurora Peregrina Varela

Un esperanzador encuentro

​Una profunda reflexión y luz y claridad es lo que la Iglesia Universal espera y desea de este encuentro

Momentos difíciles para el Vaticano. La exhumación tercermundista de Franco

“Un maestro que permanece mudo cuando se enseña el error, y no obstante pretende ser un maestro de la verdad, es peor que un fanático descarado y con su hipocresía hace más daño que un hereje...” Martin Lutero

¿Dedicar un tiempo a la política o vivir de la política?

La dedicación a la política, con billete de ida y vuelta, solo será posible cuando el político tenga una profesión a la que volver

Ante el avance de los nacionalismos

Jesús Martínez Madrid, Salt (Girona)
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris