Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   El crisol   -   Sección:   Opinión

Es verdad, insulta quien puede

Pascual Mogica
Pascual Mogica
jueves, 27 de agosto de 2009, 08:08 h (CET)
Hurgando en mi archivo de prensa me encuentro con un relato del diario Información de Alicante en su edición del 20 de junio de 2006, en el cual da cuenta de que el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número cuatro de Orihuela (Alicante) condenaba a un vecino de esta localidad llamado Gumersindo Rodríguez Rufete, como responsable de una falta de injurias contra la concejal del PP del Ayuntamiento del alicantino pueblo de San Fulgencio, Rosario Mejías de Dios.

El juez imponía una condena de una pena de 20 días y multa de tres euros al día a Gumersindo Rodríguez. La sentencia recogía que el 30 de octubre de 2005 la edil del PP acudió a un acto oficial en su condición de concejal del Ayuntamiento de San Fulgencio durante el cual el condenado se dirigió a ella diciéndole “eres idiota e imbécil”.

Es verdad eso que se dice de que no insulta quien quiere sino quien puede. No hace falta ser muy espabilado para darse cuenta de la manipulación de que estamos siendo objeto los ciudadanos españoles con el caso este de las escuchas denunciadas, pero no probadas con documentos, por parte de toda la cúpula del Partido Popular. Esto es un verdadero atentado contra la inteligencia de las personas. En este caso concreto nos están considerando a todos unos verdaderos imbéciles y lo refrenda las palabras de Cristóbal Montoro cuando dijo que el Gobierno debería demostrar que lo de las escuchas es mentira. Eso igual que si te acusan de ladrón y tú no has robado nada, pero te exigen que demuestres que no has robado. ¿Cómo se puede demostrar? Esto es una total y absoluta falta de respeto a todos, pero claro, ¿cómo se puede plantear una demanda contra Montoro por insultar a la inteligencia de las personas? Yo intenté en una ocasión denunciar, con documentos fiables como prueba, ante un Juzgado de Primera Instancia y después ante la Fiscalía un caso de un político, mujer en este caso, que me parecía irregular y me encontré con que todos dijeron que no era de su competencia –entonces no estaba al programa de Tele 5, ese que pasan a las dos y media de la tarde y en la que dos ciudadanos se someten a la decisión de un “juez”. “De buena Ley” se titula el programa, si hubiera existido a lo mejor allí me habrían atendido- Es muy difícil para un ciudadano llevar a un político ante el juez aunque ese ciudadano se considere insultado y maltratado dentro del conjunto de la sociedad por las palabras de un político. Imposible diría yo.

Es verdad, no insulta quien quiere sino quien puede. Los ciudadanos no podemos insultar a los políticos pero estos a nosotros sí. Lo hacen a diario dentro de la mayor impunidad.

Noticias relacionadas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana

Trapisondas políticas, separatismo, comunismo bolivariano

Una mayoría ciudadana irritada

Prejuicios contra las personas

Es una malévola tendencia, favorecemos los prejuicios y protestamos contra sus penosas consecuencias
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris