Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   The Washington Post Writers Group   -   Sección:   Opinión

El hombre que salvó al mundo

Robert J. Samuelson
Robert J. Samuelson
miércoles, 26 de agosto de 2009, 08:51 h (CET)
Habría sido demencial (por no pecar de sutil) que el Presidente Obama no designase a Ben Bernanke para desempeñar un segundo mandato como presidente de la Junta de la Reserva Federal. La situación económica lo exigía; la política lo imponía.

Imagine la que se habría montado si Obama hubiera elegido en su lugar al asesor económico de la Casa Blanca Lawrence Summers. Las cabeceras del día siguiente habrían sido predeciblemente críticas. ¿Intentaba Obama comprometer la "independencia" de la Reserva? Teniendo en cuenta la fama de ser cáustico que tiene Summers, ¿podría alcanzar un consenso por escrito entre los 12 miembros del importante Comité Federal de Política Monetaria? ¿Cómo respondería la economía, considerando el firme apoyo a Bernanke presente entre economistas, altos ejecutivos y banqueros?

Incluso elegir a alguien menos polémico que Summers -- por ejemplo Janet Yellen, presidenta del Banco de la Reserva Federal de San Francisco, o el economista de Princeton Alan Blinder, ex vicepresidente de la Reserva -- habría "sacudido los mercados e inquietado a los inversores extranjeros," reza The Wall Street Journal. Con la vista puesta en el futuro, Obama ciertamente se anticipó a lo que podría suceder si la situación económica se agrava inesperadamente. El relevo de Bernanke tendría la culpa.

Francamente, sólo un idiota no habría vuelto a redesignar a Bernanke. Por supuesto, Bernanke cuenta con sus críticos en el Congreso; pero ese es el sino de cualquier presidente de la Reserva en momentos económicos difíciles. Más allá de estos cálculos políticos, sin embargo, había una razón de mayor peso para reelegir a Bernanke: lo merece.

Nunca sabremos si el mundo habría sufrido una depresión si la Reserva con Bernanke al frente no hubiera respondido tan agresivamente. Pero es plausible.

A principios de este año, el economista distinguido con el Premio Nobel y columnista del New York Times Paul Krugman apuntaba señales de depresión. Bernanke admitía temores parecidos en entrevistas mantenidas con David Wessel, editor de la sección económica del Wall Street Journal y autor de "In Fed We Trust." El hecho de que la economía global no esté empeorando incontrolablemente (para el año 2010, la sección Intelligence Unit del Economist predice un crecimiento del 2,7 por ciento para el mundo y del 1,8 por ciento para Estados Unidos) no era la conclusión inevitable. Tampoco era seguro que el pánico que cundía entre los mercados financieros apenas seis meses antes iba a ceder. Desde los mínimos recientes de marzo, el mercado estadounidense ha registrado avances de aproximadamente un 50 por ciento ya.

No es que la actuación de Bernanke fuera impecable. Nada más lejos. Cometió dos errores de bulto.

En primer lugar, no vio venir la crisis. Ni siquiera después del colapso del banco de inversiones Bear Stearns en marzo de 2008 pronosticó un episodio de pánico financiero extendido ni una recesión violenta. En el verano de 2008, la economía se debilitaba pero parecía -- para Bernanke y la mayor parte de los economistas -- estar acusando "sobretensiones" inflacionarias. Los precios al consumo se incrementaban a un ritmo del cinco por ciento anual; el petróleo estaba en máximos de 147 dólares el barril.

El segundo, junto al entonces Secretario del Tesoro Hank Paulson, Bernanke permitió que Lehman Brothers se fuera a pique en septiembre. Ambos han afirmado que carecían de las competencias legales para rescatar a Lehman y que nadie quería adquirirlo. Muchos observadores (entre los que me incluyo) encuentran esta excusa muy conveniente. Si Bernanke y Paulson hubieran anticipado por completo las consecuencias de la quiebra Lehman, casi seguro habrían encontrado la forma de reflotarlo. Una vez Lehman quebró, la crisis se agravó sustancialmente. Los bancos se abstuvieron de prestarse entre sí; los inversores dejaron de adquirir títulos nuevos; bancos, consumidores y empresas hicieron acopio de líquido. La economía se contraía a un ritmo del 5 al 6 por ciento anual.

Aquí es donde Bernanke se destacó entre la mayoría. Estudiante de la Gran Depresión y especialmente de los desastrosos efectos de las quiebras bancarias, fue más allá de la respuesta estándar de rebajar los tipos de interés (los tipos de préstamo de la Reserva a corto plazo fueron recortados drásticamente hasta prácticamente cero hacia diciembre). La Reserva alumbró un vertiginoso abanico de "instancias de préstamo" que subrogaron más de 1 billón de dólares de crédito de la Reserva para reemplazar el crédito privado en retroceso. La Reserva apuntaló mercados de hipotecas, de capitales, de títulos comerciales, préstamos a la compra de automóviles y préstamos estudiantiles. La estrategia consistía, como dice Wessel, en hacer "lo que sea necesario" para evitar una congelación total del crédito y la confianza -- una pérdida que provocaría descensos continuos del gasto y los precios de títulos (acciones, deuda pública, casas) desembocando en depresión.

Aunque hubo otros actores, las intervenciones de la Reserva fueron definitivas a la hora de detener en seco el pánico. Es una cuestión en el aire que algún otro presidente de la Reserva -- alguien sin el detallado conocimiento de la Depresión que tiene Bernanke -- habría sido o no igual de audaz a la hora de apuntalar los mercados de crédito. Además, el enfoque de Bernanke despertó maniobras parecidas en el extranjero. Tras la crisis de los mercados asiáticos 1997-98, la revista Time publicaba una noticia de portada titulada "El Comité para salvar el mundo" protagonizada por Summers, el entonces presidente de la Reserva Alan Greenspan y el entonces Secretario del Tesoro Robert Rubin. Una versión actualizada sería Bernanke en la portada con el pie de foto: "El hombre que salvó al mundo."

Pero ésta también es la cruz de Bernanke. Si la Reserva no retira de circulación todo el crédito extra con la suficiente celeridad, podría desatar una inflación. Si lo aparta con demasiada rapidez, podría retrasar la recuperación. El fallo, de cualquiera de las formas, podría significar que redesignar a Bernanke marca el apogeo de su prestigio.

Noticias relacionadas

Trampantojos esperpénticos

Quiero una democracia como la sueca, no una dictadura de izquierdas demagógicamente mal llamada democracia como la que tenemos en España

Ministra de Justicia, Garzón, un comisario, Sánchez e Iglesias

¿Pero qué pasa aquí?

¿Son útiles las religiones?

El sincretismo religioso conduce a no creer en nada

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris