Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Opiniones de un paisano  

Naranjo en Flor

Mario López
Mario López
miércoles, 26 de agosto de 2009, 08:30 h (CET)
La otra noche fui al pequeño cinestudio Magallanes, que es uno de esos rincones entrañables que nos queda a los que nos gusta ir al cine a hurtadillas. Echaban la película “Naranjo en Flor” del productor, director y guionista español Antonio González Vigil. Me llevé una sorpresa de esas que ya daba por perdidas para siempre.

Una película original, para adultos –en el mejor sentido de la palabra-, construida sólidamente sobre una estructura perfecta que deja fluir la acción dramática entre dos tramas, armonizadas por dos elementos dramáticos soberbios –las confesiones de diván y el tango-, que van pasándose el relevo en el momento oportuno, hasta llevarnos a un final maravillosamente pueril. Un thriller sorprendente, en el que los sentidos y, por encima de todos ellos, el sentido común, pasan por encima de todos los convencionalismos en boga, convirtiéndolos en lo que son: agua de borrajas. La justicia natural, la huída de la infamia sistémica, el amor festivo de un policía bueno y una psicóloga que se gusta como mujer y la amistad de ella con la mujer de un maltratador al que la propia psicóloga mata casi por accidente, pero muy justamente. Los actores Eduardo Blanco, María Marull y Dalia Elnecavé, todos ellos argentinos, lo bordan, con unos diálogos deslumbrantes. En fin, una historia refrescante, envuelta en la melodía de una canción maravillosa: Naranjo en Flor. Parece que los buenos cineastas se tienen que ir a hacer las américas. En este caso, ha merecido la pena. Antonio González Vigil ha hecho una gran película, sin subvenciones ni compadreos mediáticos, que se merecería ocupar un lugar en lo más alto de nuestro cine contemporáneo. Pero no sé por qué, me da en la nariz que no va a ser así. Al menos por ahora. Aunque no me extrañaría nada que dentro de unos años, cuando las ambiciones de los de siempre queden satisfechas, esta obra de Antonio González Vigil pasará a ser una película de culto.

Noticias relacionadas

Singularidad reformista

Juventud salvaje

Pedro el mendaz, quiere presentar su fracaso como una victoria

Un mundo en Cambio

La radio

Hoy es el día de los enamorados y ayer fue el día de la radio
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris