Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   El crisol   -   Sección:   Opinión

¿Para ocultarlo?

Pascual Mogica
Pascual Mogica
martes, 25 de agosto de 2009, 05:38 h (CET)
En esa Ley de Protección de la Maternidad que le Generalitat Valenciana se ha sacado de la manga para contrarrestar a la modificada Ley del Aborto, se prevé que las menores embarazadas puedan estudiar en su domicilio con un tutor, computándoles esos días como lectivos para que no tenga días perdidos en clase.

La verdad es que no entiendo que una mujer pueda estar en su puesto de trabajo hasta muy pocos días antes de dar a luz y que otra mujer, menor de edad, pero al fin y al cabo mujer, que esté estudiando y por tanto se supone que realizando un menor esfuerzo físico que la que está en un taller, la mantengan en su casa hasta después del parto.

Yo pretendo, ante todo, ser respetuoso con las formas de pensar de los demás, siempre, claro está, que estos respetan la mía, uno es masoquista pero no tanto, y puedo entender, aunque no compartir, que otros por sus creencias religiosas se muestren contrarios al aborto, pero esta medida que piensa aplicar el Consell valenciano nos da la clara e inequívoca intención del verdadero sentimiento de la derecha en lo concerniente al aborto. En esto de mantener a la menor en su casa no hay otra cosa que el sempiterno y retrógrado deseo de ocultar, según la derecha, un acto vergonzoso. Siempre lo han hecho y por tanto intentan seguir haciéndolo.
No hay nada vergonzoso en que una mujer, tenga la edad que tenga, esté embarazada. Para la directamente afectada puede ser motivo de orgullo o de rechazo, por mil motivos, ante ese embarazo pero nunca, jamás, es ni puede ser motivo de vergüenza.
¿Por qué no puede asistir a clase una menor embarazada? ¿Por qué el Gobierno valenciano ha introducido esta norma en su retrógrada Ley de Protección de la Maternidad? ¿De qué se quiere proteger a la menor embarazada, de la crítica y de la rumorología de aquellos compañeros de clase criados en el seno de familias conservadoras? ¿O es que considera el Gobierno de Camps, que esto puede ser un mal ejemplo para sus compañeros de clase? ¿O creen que de este modo evitan el que este hecho se vea como algo normal y puede invitar a los demás a seguir su ejemplo? ¿Es una forma de ocultar a la vista de los demás un hecho, según la Iglesia, pecaminoso?

La derecha, es, siempre lo ha sido, por naturaleza reaccionaria, con ella la sociedad no evolucionará nunca ni se podrá alcanzar el grado óptimo de bienestar y progreso social que el transcurrir de los años demanda. El motivo no es otro que la derecha, sobre todo la española, está bajo la influencia y el dominio de los obispos de la Iglesia Católica y de los religiosos pederastas y amancebados. Mientras se den estas circunstancias cualquier posibilidad de avance social contará con su dura y cerril oposición.

Noticias relacionadas

Gobernantes y gobernados

De la adicción a los sobornos, a la adhesión de los enfrentamientos: ¡Váyanse al destierro ya los guerrilleros!

Borrell en retirada o táctica del PSOE

Pátina de sensatez capaz de equilibrar unos nombramientos en su momento tomados como extravagancias

Plagscan desmiente a la Moncloa y R.Mª.Mateo censura la TV1

Un gobierno enfocado únicamente a conseguir mantenerse en el poder

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris