Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

¿España en la cuerda floja? Urgen reformas

Miguel Massanet
Miguel Massanet
martes, 25 de agosto de 2009, 05:24 h (CET)
Señores, la partida de ajedrez que está librando el gobierno del señor ZP contra la gran recesión española ha entrado en la fase culminante en la que, quien juegan con las negras, el Gobierno, empieza a demostrar debilidad, ideas poco claras y tácticas equivocadas; lo que, para un observador imparcial, sólo tiene una consecuencia fatal: la derrota. Hemos llegado, señores, al punto de no retorno, a aquella fase en la que los errores cometidos con anterioridad ya empiezan a pasar factura y, los intentos de continuar camuflando la realidad, empiezan a flaquear dejando al descubierto las sentinas de los engaños gubernamentales destinados a desviar la atención de los españoles de la terrible realidad encubierta –máxime cuando el resto de países de la UE y EE.UU empiezan a dar síntomas de recobrar el aliento económico –, que oculta el hecho de que, en España, los nubarrones de la recesión se están haciendo más espesos, si cabe, amenazando con dinamitar lo poco que queda en pie de nuestro tejido industrial y acabe de desmoronar el débil castillo de naipes de nuestro sistema financiero, todo ello como consecuencia de la, más que probable, explosión de la gran bomba de neutrones que se esconde detrás de la inmensa deuda, en gran parte incobrable (470.000 millones de euros o sea, el equivalente al 50% del PIB español) que se originó con el derrumbe de la, todavía latente, “burbuja inmobiliaria”. Una amenaza, no sólo para nuestra estabilidad bancaria, sino (como advierte el análisis llevado a cabo por la firma Variant Perception), de todo el mismo sistema bancario europeo.

El hecho es que, siempre según el mencionado informe, en España tenemos 1.000.000 de viviendas en stock (sin vender). Para más datos podemos decir que, también en España, se han construido el 30% de todas las viviendas nuevas de la UE desde el año 2000; muchas de ellas financiadas mediante capital exterior, lo que justificaría que una quiebra del sector inmobiliario se traduciría en “una crisis financiera” de dimensiones incalculables. Así, no nos debería extraña que el informe de Variant Perception concluya con un lapidario “España es el agujero de Europa”. Entre otras interesantes consideraciones, se pronostica para España un paro de un 25%; algo que no debería de extrañarnos si tenemos en cuenta que, tanto desde la Administración, como del ministerio de Trabajo o del propio INEM, ya se estén preparando para un incremento del paro, para este próximo otoño, que pudiera alcanzar los 700.000 nuevos parados
( con lo que se llegaría al 20% de paro) lo que no impediría que, para finales de año o el primer trimestre del 2010, no se pudiera llegar a la escalofriante cifra que se nos anuncia.

No obstante, si ya hace unos meses hablamos de las posibilidades de que Europa se cansara de soportar la carga de España; de que Alemania, Francia y otros países se vieran forzados a recapitalizar a la periferia y a España y que, ante esa posibilidad, alerten de que, para que superemos nuestros problemas, lo que deberíamos hacer sería: “reducir sueldos y precios de un orden de entre el 20 y el 30 por ciento, lo que puede, como toda devaluación interna, resultar ser algo lento y doloroso”. Ahora, no podemos menos de atender al economista catalán, don Xavier Sala y Martí, cuando afirma: “Es posible que España acabe siendo un problema para Europa y que, por ejemplo, la expulse del euro”. Ya hace meses que, desde Bruselas, se habló de un posible plan C consistente en la expulsión de países miembros de la zona euro, en concreto afectaría a España, Grecia y Bélgica, debido a su elevado déficit exterior. Apunta el señor Sala y Martí que España se ha saltado los límites impuestos por la UE en cuanto a déficits demasiado abultados “de una manera extravagante, ya veremos como regresa al límite del 3%”. Incomprensiblemente, nuestro Gobierno, abrumado por los problemas internos generados por su política errante en cuanto a enfrentarse con la recesión, da la sensación de que hace oídos sordos a todo lo que no sea intentar mantener a la ciudadanía encerrada en una burbuja de cristal, y alardear de tener en sus manos las soluciones adecuadas; todo ello cuando ya ha despilfarrado el dinero público en medidas absurdas y evidentemente inadecuadas y se ha endeudado hasta la coronilla.

En estas condiciones, el señor ZP, simplemente para tapar la boca a los nacionalistas catalanes y así conseguir su apoyo en el Parlamento, no tuvo inconveniente en destinar 11.000 millones de euros, a desembolsar durante los próximos cuatro años, para financiar las autonomías, por encima de lo que cada una ya tenía asignado; de los cuales, más del 30%, fueron a parar a Catalunya. Dice el Financial Times, refiriéndose al extraordinario coste que tiene para España el modelo autonómico, que: “muchos españoles han comenzado a inquietarse sobre la fragmentación de la nación” y respecto a las nacionalidades históricas como Catalunya, Galicia y País Vasco, observa: “el separatismo cultural se puede ver en la promoción de las lenguas en las escuelas y en otros ámbitos de la vida pública”. Es extraordinario que desde el exterior tengan una visión tan clara de los problemas que tenemos y, por el contrario, en nuestro propio país haya sectores de la sociedad y el mismo Gobierno que, de una manera incomprensible, siguen viviendo en la más absoluta inopia.

Otros dos temas importantes tampoco han sido obviados por el rotativo británico. El desmesurado aumento de los funcionarios públicos y de sus salarios, a pesar de la crisis. Parece que no existe continencia alguna, por parte de la Administración, a la hora de aumentar la bolsa los empleados públicos y ello, como cita el periódico, “en un momento de crisis y de deflación” Porque ya es hora de que reconozcamos el hecho de que, nuestro país, ya lleva meses en deflación, sin que parezca que nadie se haya apercibido de ello. Por otra parte, es precisa la garantía de la unidad de mercado, algo que ZP mantiene que existe en España pero que, como en tantas otras cuestiones, falta a la verdad si es que tenemos en cuenta los traspasos de competencias, especialmente a la comunidad catalana, (en base a las concesiones obtenidas en el Estatut).

Es posible que haya gente más interesada en temas anecdóticos como el aborto, los casos de corrupción o en la forma en la que, ambos partidos estatales, se van enlodando mutuamente como si, en España, estas fueren las máximas prioridades de la ciudadanía. Parece que se ha llegado al momento en que se deba meditar sobre lo que le conviene a nuestro país; que alguien enarbole la bandera de la cordura y que nos percatemos de que ya estamos en un punto desde el que ya va a ser difícil enderezar el rumbo de la nación, que, por supuesto, no tiene nada que ver con los parches que intenta aplicar el gobierno del PSOE ni con la frivolidad con la que se comporta la oposición del PP. Es preciso que, entidades como el Banco de España, economistas de talla como don Rodrigo Rato o el mismo Xavier Sala y Martí; tomen las riendas de la lucha contra la recesión y se aparte de ella a los políticos, después de que hayan demostrado su supina incompetencia. Es urgente una alianza de tecnócratas, al estilo del gobierno que formó Franco con los señores: Rodó, Ullastres, Navarro Rubio, López Bravo etc. para que tomen las riendas y, en base a criterios objetivos y pragmáticos, nos enderecen por el camino de lo sensato y eficaz, aunque ello nos cueste sacrificios y renuncias.

Noticias relacionadas

Por fin

Ya era hora. Por fin han valorado el buen hacer de los malagueños

La dictadura de Amazon

Nueva York y Virginia serás las dos ubicaciones de la sede

De idiotikos y politikois

En la antigua Grecia los asuntos de Estado concernían a todos los habitantes de la “polis”

La vieja heroína del barrio

La Policía da la alarma, y varias instituciones que combaten la drogadicción y asociaciones vecinales lo corroboran: la heroína ha llegado de nuevo a los barrios

Marx y los vacíos por colmar

El marxismo-leninismo malogró, y continúa haciéndolo, todo cuanto de acertado propusiera Marx
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris