Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

Zapatero en brazos de UGT y CCOO

Miguel Massanet
Miguel Massanet
domingo, 23 de agosto de 2009, 06:55 h (CET)
Se que les va a costar hacerlo, puesto que, aún con un señor Rajoy al frente y con un equipo tan mediocre como es el del actual PP, sería difícil poder admitir que lo hubieran hecho peor que este Gobierno del señor Zapatero, experto en improvisaciones, desatinos y decisiones precipitadas y alocadas, con el único fin de ir tapando los agujeros que su incuria van produciendo, no sólo en la economía, sino en todos los aspectos de la gobernabilidad del país en los que pretenden meter baza. Pero, insisto, procuren imaginarse que, en estos momentos, estuviera en el gobierno de España el PP y que tuviera a sus espaldas más de cuatro millones de parados, de los cuales más de un millón no percibieran ninguna prestación; añádanle que el gobierno, para paliar la crisis, se hubiera dedicado a verter más de 140.000 millones de euros para ayuda de las entidades financieras, los bancos y cajas, todos ellos co-causantes de la crisis de la construcción a causa de sus hipotecas del tipo sub primes o tóxicas, como quieran ustedes denominarlas, en busca de un enriquecimiento desorbitado a costa de la seguridad de sus inversiones.

Seguramente habrán ustedes pensado lo mismo que he pensado yo. España sería, sin lugar a dudas, un país azotado por las huelgas, desacreditado por una izquierda belicosa y los sindicatos enfurecidos que habrían elevado el tono de sus amenazas y ya hubieran salido a la calle proclamando la huelga general, acusando a los empresarios de ser los causantes de la crisis y culpando al gobierno de derechas de falta de sensibilidad social, de abuso de autoritarismo y de ser culpable de que cuatro millones de parados estuvieran al borde de la miseria. Escucharíamos a diario a los de la farándula comparar al PP con la dictadura de Franco y pidiendo la celebración de elecciones inmediatas para dar paso al gobierno salvador de izquierdas que sería el encargado de enmendar los errores de los “facciosos” de la derecha. Sin embargo, vean ustedes la actitud sumisa, complaciente, generosa e incluso cómplice de estos sindicatos de pacotilla: la UGT y CC.OO (quien los ha visto y quien los ve) que, ante un error tan garrafal, absurdo, poco meditado y atentatorio contra los esenciales derechos y sentimientos de las gentes en paro; se ha atrevido a pavonearse de dar 420 euros mensuales a los desempleados sin percepciones, por un periodo de 6 meses; y cuando, los que se creyeron ser los beneficiarios de la ayuda han ido al INEM a solicitarla, se han encontrado que la mayoría de ellos no tenían derecho a percibirla.

Una chapuza descomunal propia de un ministro de Trabajo que no sabe lo que se pesca y de un señor Zapatero que sabe que no tiene un euro en caja pero al que no le queda otro remedio que intentar camuflar su incapacidad para solucionar el paro, haciendo ver que tiene ideas “maravillosas”; lo malo es que ni tiene ideas brillantes, ni tiene dinero para gastar ni ha tenido, en ningún momento, un plan claro de cómo afrontar la crisis. Pero si lo de los 420 euros ha sido una engañifa mal pertrechada, ahora, cuando ZP ha querido paliar los efectos de la metida de pata, ha vuelto a demostrar su sectarismo, su incapacidad para resolver los asuntos en el Parlamento, con los partidos de la oposición, y su dependencia absoluta de unos sindicatos desprestigiados, acomodaticios, viviendo de las rentas que les da el Estado e incapaces de ver con claridad que el rumbo al que conducirían sus propuestas decimonónicas a la nación, no tiene otro resultado que la quiebra total del país. Así pues, el señor ZP, en lugar de hacer lo que le correspondería que sería admitir claramente su error y rectificarlo de la mejor forma posible; lo único que se le ocurre hacer es ir a pedir árnica a los sindicatos. Yo me pregunto ¿qué sabrán los sindicatos de la situación de las arcas del Estado?, ¿qué idea tendrán de cómo se va a nutrir el Erario público de los presupuestos del año próximo si tanto por IRPF, IVA e IS, las perspectivas de recaudación, como no podría ser de otra forma dadas las circunstancias de la economía durante el 2009, van a ser muy inferiores incluso a las generadas durante el 2008. ¿Piensa el señor Zapatero en endeudarse todavía más o acaso las perspectivas de aumento de impuestos, que el señor Blanco nos ha adelantado, estima que van a dar bastante para pagar los 2.400 millones de euros que costarían, cada 6 meses, pagar la ayuda a las 940.000 personas paradas que se calcula que tienen rentas mínimas al 75% del salario mínimo?

Seguramente los “listos” de la Moncloa se creyeron que, como ha ocurrido en otras ocasiones, con un brindis al sol tendrían bastante para salvar el verano y pagando la ayuda a unos 340.000 parados, durante los seis meses, tendrían solucionado el tema. Lo que ocurre es que la avaricia rompe el saco y quisieron tensar tanto de la cuerda que no se les ocurrió otra idea que iniciar el periodo del derecho el día primero de este mes de Agosto, con lo que los posibles beneficiarios han quedado reducidos a un número ridículo de personas que, para mayor INRI, son los que, en teoría, menos lo precisan porque hace poco que dejaron de percibir el subsidio. Lo que ocurre es que no quieren trabajar, ni molestarse en averiguar cuáles de los parados son los que están en peores condiciones de supervivencia, o los que tienen más cargas familiares, o los que tienen una edad en la que es difícil conseguir trabajo etc. para darles preferencia sobre otros que están en mejor situación económica.

Lo cierto es que, un alto cargo de la Administración, se ha salido con una perogrullada de estas que claman al cielo al decir que “los que llevan mucho tiempo en el paro es que no han sido capaces o no han querido encontrar trabajo”. A mí se me ocurre que el Gobierno ha perdido la ocasión de hacer las cosas con sentido común, porque el paro no dejará de aumentar en tanto las empresas no vayan mejorando y éstas no mejorarán hasta que se les den créditos suficientes, puedan adecuar las plantillas a la dimensión adecuada para ser competitivas y consigan una productividad que les permita adecuar sus costes a los de la competencia. ¿Cómo quieren disminuir el desempleo si las empresas siguen dando tumbos, sin ser capaces de reflotar? Si no hay demanda de trabajadores no habrá disminución de desempleo. Tampoco parece que la oferta pública de obras vaya muy boyante ya que, el año pasado, disminuyó un 56%; faltará ver si los 6.000 millones de euros que anuncia el señor Blanco van a mejorar la situación. Pero, no nos engañemos, España no va a salir de la crisis aumentando las plantillas de funcionarios y de altos cargos para las Administraciones públicas, porque todos estos no crean riqueza, al contrario, son una carga más para los pocos que hoy en día continúan trabajando que van a ser, como siempre, los que pagarán el pato.

Y aparece el señor Blanco para decirnos, como buen demagogo que es, que se les van a aumentar los impuestos a los “ricos”. Lo que no dice es como va a conseguir que las grandes fortunas, los grandes banqueros y los altos cargos paguen más, porque de todos es sabido que estos son, precisamente, los que siempre pagan menos, debido a que tienen medios de darle la vuelta a la tortilla ya sea por medio de sociedades familiares, o interpuestas o las mil y una combinación que un buen asesor fiscal conoce al dedillo para evitarles pagar o reducir al mínimo la cantidad a ingresar a Hacienda. Lo de siempre, los “ricos”, al final, vamos a ser los de siempre, los de la clase media que siempre, de haldas o de mangas, acaba por ser la más perjudicada.

Noticias relacionadas

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal

Los ejes sobre los que Hitler construyó el Nazismo

La historia que sigue después es conocida, y sin embargo sus promesas nunca fueron cumplidas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris