Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   El crisol   -   Sección:   Opinión

El hecho del cohecho

Pascual Mogica
Pascual Mogica
viernes, 21 de agosto de 2009, 06:36 h (CET)
En realidad el delito de cohecho es muy fácil de eludir, hay casos flagrantes de cohecho que han sido “despachados” sin ningún problema y sin que hubiera necesidad de llevarlos ante la Justicia, alguno en concreto si lo ha sido, pero nada, no ha habido pronunciamiento alguno por parte de la Administración de Justicia. El hecho para eludir el cohecho es muy sencillo y ejemplos reales hemos tenido, y tendremos, muchos, en el pasado y en el futuro. Existe una modalidad muy sencilla de aplicar y está al alcance de todos. Esta consiste en que el funcionario o cargo público que pueda haber recibido un regalo, una dádiva, porque resulta que un buen día, para alguno, decidió recalificar el uso del suelo en beneficio de un particular y que este para agradecerle el “detalle” y su “buena disposición” le correspondió con la compra de unos terrenos no urbanizables o rústicos propiedad del funcionario o cargo público cuya decisión tanto le benefició en su día. Estos terrenos propiedad del funcionario o del cargo público fueron adquiridos por estos por 100.000 euros, unos 17 millones de las antiguas pesetas, estamos hablando de muchos metros cuadrados, para pocos meses después de su compra serles comprados por aquel que en su día resultó beneficiado con ese cambio del uso, por la cantidad de casi 600 millones de las tan recordadas pesetas, a esto hay que decir que los terrenos vendidos al “agradecido” comprador no habían sufrido cambio alguna en su calificación; estos seguían siendo suelo no urbanizable. Rústico.

Esto podría ser tachado de pago de un favor, o como se le quiera llamar, a ese cambio de uso del suelo, que tanto benefició a ese particular. Y esto es perfectamente legal, uno puede comprar o vender sea cual fuere el precio acordado por ambas partes, vendedor y comprador, sin que, pienso yo que esto entre dentro del delito que pueda llevar implícito el “alterar el precio de las cosas”. No creo que entre dentro del Código Penal, salvo en lo concerniente a la Administración Pública, soy un lego en la materia, el que uno no pueda vender su propiedad por el precio que crea oportuno y que otro pague un precio muy por encima de lo normal. Cada cual es dueño de su dinero y responsable de sus propios actos. Uno puede regalar y otro recibir el regalo. Este es en lo que ha quedado para mí el hecho del cohecho después del auto del TSJV. En nada.
Me gustaría que algún docto en la materia me aclarara si estoy en lo cierto o estoy equivocado. Ya digo, soy un lego leyes, solo me guía mi intuición personal.

Noticias relacionadas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana

Trapisondas políticas, separatismo, comunismo bolivariano

Una mayoría ciudadana irritada

Prejuicios contra las personas

Es una malévola tendencia, favorecemos los prejuicios y protestamos contra sus penosas consecuencias
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris