Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Ver   juzgar y actuar   -   Sección:   Opinión

La recepcion de Caritas in Veritate

Francisco Rodríguez Barragán
Francisco Rodríguez
miércoles, 19 de agosto de 2009, 03:32 h (CET)
La reciente Encíclica Caritas in Veritate, en la que Benedicto XVI pone en relación directa a la caridad con la verdad, choca frontalmente con el llamado relativismo imperante que niega la verdad para imponer sus propias ideas, sobre una sociedad cada vez más inerme contra la manipulación del lenguaje y los poderosos medios de comunicación de masas, que están consiguiendo modificar nuestras formas de pensar de acuerdo con los designios de importantes organizaciones, nacionales e internacionales, empeñadas en una tarea de ingeniería social planetaria que borre la influencia del cristianismo.

Se trata de negar a Dios para afirmar al hombre, que no necesita ser salvado del mal y que con sus propias fuerzas, ciencia y técnica, puede darle sentido a su vida, entendida ésta como libertad omnímoda y disfrute del placer, de cualquier placer, sin responsabilidad y sin conciencia de culpa.

Justifica el Papa su encíclica como desarrollo de la doctrina social de la Iglesia, en continuidad con la Populorum progressio de Pablo VI promulgada en 1967 y se pregunta hasta qué punto se han cumplido las expectativas de Pablo VI sobre el desarrollo de los pueblos y de los hombres y muestra su preocupación por la situación actual y sus crisis, el crecimiento de la riqueza en el mundo y el aumento de las desigualdades, porque no basta progresar desde el punto de vista económica y tecnológico si al mismo tiempo no progresa la justicia y la caridad en las relaciones entre los pueblos, la ambigüedad de las ayudas internacionales, sus desviaciones, sus condicionamientos, etc. etc.

Dice el Papa y también lo dijo Juan Pablo II, que después del derrumbe de los sistemas comunistas y la política de bloques contrapuestos, hubiera hecho falta repensar el desarrollo sobre nuevas bases, pero lo que ha surgido es la globalización cargada de posibilidades y de nuevos peligros. El mesianismo marxista ha sido sustituido por otras doctrinas como la ideología de género, el cambio climático, la defensa de la biodiversidad y el furioso ataque a la vida humana con la difusión de la contracepción, el aborto como derecho, disfrazado de salud sexual y reproductiva y la eutanasia adobada también como derecho a una muerte digna.

Los derechos y valores humanos, me parece, que están retrocediendo, al menos en nuestro mundo occidental. La defensa de estos valores por los Papas ha sido sin duda constante, pero la recepción de la doctrina social de la Iglesia, donde se articula todo ello, por parte de los cristianos creo que es muy deficiente. Tanto para los cristianos como para los que no lo son, las cosas solo existen mientras están en los medios de comunicación de masas. La Caritas in Veritate ha estado de actualidad sólo algunos días en los que algunos la han alabado y otros la han criticado sin leerla. Pronto estos medios de masas se han dedicado a otros asuntos. Podemos algunos seguir escribiendo sobre la Encíclica con una repercusión muy limitada.

Quizás las campañas Pro-Vida son la realización más notable de los cristianos en estos momentos, pero a pesar de mis años, no recuerdo que nos moviéramos cuando la Humanae Vitae ni cuando nos engañaron con la Ley de despenalización del aborto del año 1985. Sólo cuando recientemente salieron a la luz las macabras atrocidades de las clínicas abortistas nos hemos alarmado un tanto.

Por otro lado no he oído, hasta el momento, ninguna homilía en la que se haya citado la Encíclica, aunque espero que algunos movimientos de cristianos más comprometidos la hagan suya y ofrezcan programas de acción y compromiso a partir del próximo curso.

Cristo ya advirtió que los hijos de las tinieblas son más sagaces que los hijos de la luz, pero es cierto que los difusores de ideologías disolventes son hoy bastante más activos e influyentes que nosotros los cristianos que, como dice un sacerdote amigo, tenemos el Evangelio por estrenar.

Noticias relacionadas

¿Profecías de Sánchez para el 2040? Antes habrá arruinado España

“No pierda la cabeza, nada ocurre como está previsto, es lo único que nos enseña el futuro al convertirse en pasado.” Daniel Pennac

Menosprecio hacia la vida de algunos

Todos nos merecemos vivir para poder obrar y dejar constancia de lo que uno hace

Lastres y estercolero en la Sesión de Control al Gobierno

​Para el PP, la Sesión de Pleno del Congreso de los Diputados número 156 empezaba lastrada

Rajoy, Sánchez y el mito de Ícaro

“En el pasado, aquellos que locamente buscaron el poder cabalgando a lomo de un tigre acabaron dentro de él” John Fitzgerald Kennedy. 35º presidente de los Estados Unidos

El Satélite Mohammed 6 B levanta vuelo

La nación marroquí sigue su firme camino hacia la modernidad asimilando los avances tecnológicos del mundo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris