Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

El turismo de la muerte

Clemente Ferrer (Madrid)
Redacción
lunes, 17 de agosto de 2009, 08:13 h (CET)
La llegada de forasteros a Suiza fascinados por los chiringuitos abortistas que ha instalado Dignitas, ofreciendo cooperación al suicidio, comienza a preocupar a los helvéticos, que no desean ser la meca del turismo de la muerte, que ha crecido a raíz de que un anglosajón se matara ante las filmadoras televisivas de ITV, que sufragaron el desplazamiento a Suiza del inglés. El trabajo se le facilita ya que el Código Penal suizo, que data de 1942, concluye que la ayuda al suicidio no es delito. En Holanda y Bélgica la eutanasia está legitimada, bajo ciertos requisitos y se administra, solamente, a los oriundos. Por el contrario, Dignitas brinda su asistencia a los extranjeros. La cifra de mortales que concurren a Suiza para matarse va creciendo. Hasta el momento se superan los 100 suicidios asistidos, en el citado centro abortista suizo.

De los 2.500 miembros que lo componen, tres cuartas partes son forasteros. Por un precio de 25 francos suizos, consiguen asistencia para suicidarse. Deben exhibir los documentos médicos con el diagnóstico y que un médico del abortorio les prescriba una sustancia, que deberán tomar por sí mismos. "Este tipo de turismo no es el que desean los suizos", afirma Andreas Brunner, fiscal del cantón de Zúrich, y está provocando una sensación de angustia. Brunner sospecha de este cuchitril abortista. En este momento está indagando un caso en que el mortal que se suicidó padecía una fuerte depresión y no una dolencia terminal. Determinados políticos especulan que sería conveniente reglamentar la cooperación al suicidio, de forma que los enfermos tengan más tiempo para poder modificar su determinación.

La demanda de un doliente que ya no quiere vivir, lo que pretende indicar es que no desea vivir así, por lo que puede ser una súplica de que se le calme su sufrimiento o su dolorosa melancolía.

La eutanasia consiste en atrapar a la muerte de modo avanzado y, así dar fin a la propia existencia. Este suicidio se muestra burdo y cruel. Nos encontramos ante la cultura de la muerte que triunfa en las sociedades opulentas.

Noticias relacionadas

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal

Los ejes sobre los que Hitler construyó el Nazismo

La historia que sigue después es conocida, y sin embargo sus promesas nunca fueron cumplidas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris