Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

Las palabras... depende

Marino Iglesias Pidal
Redacción
lunes, 17 de agosto de 2009, 08:09 h (CET)
Las mismas palabras pueden ser causa de diferentes efectos. Y no ya por su significado, a veces muy distinto en según qué pueblos, sino por quién las dice y quién las escucha, ¡la forma en que llegan al destinatario! … El sentimiento siempre es determinante.

Él, lo que son las cosas, vallisoletano malcriado en León, siempre se mostró sin embargo un hincha acérrimo del Barcelona, algo que a ella, en principio, ni fu ni fa, pero que fue tocando su idiosincrasia a medida que el equipo de su cónyuge se iba haciendo menos Barcelona y más Barça.

Para la mujer, la lectura era una necesidad, y más en las tardes de los domingos, casi todas ambientadas en una propicia soledad proporcionada por la afición de él al fútbol.

En aquella ocasión se conjugaron circunstancias… infrecuentes. Él se quedó en casa a ver el partido por TV, y ella rebuscó entre los libros que llenaban los estantes alguno que le apeteciera, hasta que de forma, podríamos llamar inesperada porque siempre había sido, para ella, invisible, en aquel momento, vaya uno a saber por qué, se hizo notar a sus ojos El Quijote. Se trataba de un ejemplar, un regalo, que muy bien se podría considerar, dado su volumen y pesada encuadernación barroca, ornamental. Hacía tantos años que lo había leído…

Cada uno a lo suyo. Él accedió a bajar el volumen del televisor, pero los comentarios, incesantes, y las exclamaciones contentitvas del vocablo, agresivo para los oídos femeninos, Barça, iban in crescendo de forma incesante.

Llegó un momento en que la mujer no se reprimió: ¡¿Quieres dejar de proferir gritos traidores a España?!

Absorbido por la pasión futbolera ni siquiera la oyó. Los desatinos sónicos alcanzaron decibelios insoportables.

Explotó el libro al cerrarlo entre las manos y las “palabras” cervantinas fueron justo a impactarlo en la cabeza en el instante en que un resirte eufórico le hacía saltar de la silla. El golpe fue brutal. Sólo llego a pronunciar la primera de las dos sílabas ofensivas: ¡BAR…

Cayó redondo al suelo. Ella lo miró desdeñosa: Ya es hora de que Don Quijote comience a ganar. Hay que ir poniendo las cosas en su sitio. Las vacas delante del carro.

Noticias relacionadas

Torra y su camarilla de independentistas, desmemoriados pertinaces

“La lesión que hacemos y la que sufrimos no están pesadas en la misma escala. Aesop Fables

Debate en televisión española

Ofrezco en este artículo algunas reflexiones sobre el debate político a cuatro celebrado en el Estudio 1 de la televisión pública

Libertad de expresión

Parece lógica y fácil de entender la diferencia que hay entre rebatir una idea y vejar a una persona solo por el mero hecho de expresarla

¿Cómo se ve atrapada Mervi en los textos de Dickinson para crear esa atmósfera poética?

El libro se hace visible y comienza con una carta de una a otra mujer

Por qué Lucía no votará a Pedro Sánchez

Pedro Sánchez decidió duplicar gastos electorales y arrancarnos del bolsillo a los españoles alrededor 180 millones de euros
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris