Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Momento de reflexión   -   Sección:   Opinión

Madres que lloran

Octavi Pereña
Octavi Pereña
miércoles, 19 de agosto de 2009, 07:42 h (CET)
“Estaba mirando la televisión. Cuando llegó a casa, su hijo le quitó el mando sin abrir la boca y cambió de canal. Al pedirle que se lo devolviera porque estaba mirando su programa preferido, cogió el electrodoméstico y lo tiró por la ventana”. Este es uno de los muchos casos que Teresa Gisbert, fiscal de menores, ha escuchado de madres desesperadas. Cada vez son más las que cuando no saben que hacer acuden a la justicia. La Fiscalía General del Estado ve con preocupación el aumento de las agresiones de hijos a padres e incluso a abuelos. La fiscalía de Lugo llama la atención a un dato: en el año 2007 hace historia porque por primera vez las víctimas de progenitores (37) sobrepasan a las de hijos (23). El fiscal de Zamora manifiesta su preocupación por este fenómeno nuevo que crece en progresión geométrica, que en el año pasado presentó 7 casos y en el actual ha producido 15. Añade que lo más preocupante es saber que la mayoría de los agresores tienen entre 14 y 16 años.

En Francia, en la escuela de Persan, un niño de 11 años agredió violentamente a su maestra produciéndole diversos hematomas, por el hecho de haberle llamado la atención.

¿Qué ocurre con e l incremento de la violencia infantil? ¿Qué hace que un niño agrede a su madre, a su abuela o a su maestra? El niño no nace siendo un tirano, pero desde los primeros días de su nacimiento da muestras de que puede llegar a serlo. Si no se le ponen límites cree que todo son derechos y se convierte en un tsunami devastador.

Los especialistas dicen que entre los factores que desencadenan la violencia infantil se encuentran madres que no aman a sus parejas y vuelcan su amor en el hijo que es su ‘tesoro’ y lo consienten. Separaciones mal conducidas en las que el padre o la madre ponen el hijo en contra del otro. Las muchas horas que los hijos pasan solos en sus casas sin control es un factor a tener en cuenta. El alcoholismo, la pornografía, la filosofía materialista de la vida tan extendida que impide la transmisión de valores morales…, son factores a tener en cuenta a la hora de buscar culpables por el comportamiento violento de los niños.

Un árbol joven que crece torcido se lo puede enderezar atándolo a un palo. Cuando ha perdido flexibilidad se hace imposible enderezarlo. Cuando una madre confiesa llorando que su hijo la maltrata, se le debe preguntar: ¿Cómo lo has educado? ¿Lo has consentido con tal de no oír sus bramidos? Consintiéndolo te habrás evitado escuchar sus chillidos irritantes, pero ahora tú tienes que llorar sin tener a nadie que te consuele. No vayas con tu dolor a que alguien te consuele, porque la gente, en general, no sabe consolar. Además, ¿a quién le gusta que vayan a él con tristezas?, bastante tiene uno con las propias.

Agua pasada no muele harina. El pasado no puede rehacerse. No esperemos volver a nacer para que con la experiencia de hoy no repetiremos los errores cometidos. Se tienen que pagar las consecuencias de haber educado mal a los hijos. Pero puede corregirse la actuación de ahora en adelante. Un hijo rebelde es una carga insoportable que se debe transportar , quieras o no. Llevarla uno solo es muy pesada, pero compartida con Jesús es fácil de transportar porque se aligera su pesadez.

El libro de Eclesiastés nos habla de la importancia de la colaboración: “Mejor son dos que uno, porque tienen mejor paga de su trabajo. Porque si caen, el uno levantará a su compañero, pero, ¡ay del solo! Que cuando cae, no habrá quien lo levante. También si dos duermen juntos, se calentarán mutuamente, mas, ¿cómo se calentará uno solo? Y si alguno prevalece contra uno, dos le resistirán, y cordón de tres dobleces no se rompe pronto” (Eclesiastés,4:9-12).

Jesús quiere ser el compañero de viaje de la madre que llora amargamente en la soledad de su habitación por el hijo que le traspasa su corazón por el mal comportamiento que lo lleva a un centro de menores. Por ello se acerca a ella y le dice: “Ven a mí, tú que estás trabajada y cargada, que yo te haré descansar. Carga con mi yugo y aprende de mí, que soy manso y humilde de corazón, y hallarás descanso para tu alma, porque mi yugo es fácil, y ligera mi carga” (Mateo,11:28-30).

Noticias relacionadas

Gobernantes y gobernados

De la adicción a los sobornos, a la adhesión de los enfrentamientos: ¡Váyanse al destierro ya los guerrilleros!

Borrell en retirada o táctica del PSOE

Pátina de sensatez capaz de equilibrar unos nombramientos en su momento tomados como extravagancias

Plagscan desmiente a la Moncloa y R.Mª.Mateo censura la TV1

Un gobierno enfocado únicamente a conseguir mantenerse en el poder

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris