Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   The Washington Post Writers Group   -   Sección:   Opinión

El estímulo sigue despertando ciertas dudas

David S. Broder
David S. Broder
sábado, 15 de agosto de 2009, 23:05 h (CET)
Antes de que los detractores de la reforma sanitaria convirtieran los actos de los congresistas con el electorado en torneos de verduleras, habían elegido otro objetivo. Los pesimistas anunciaban al mundo que el proyecto de estímulo económico aprobado por el Presidente Obama en febrero también era un fracaso estrepitoso.

Esa opinión parecía prematura en aquel entonces, y parece más aventurada ahora que la dirección de la Reserva Federal ha llegado a la conclusión de que la economía, que el pasado invierno estaba en caída libre, se ha estabilizado y se está "asentando."

Para indagar esta cuestión, pasé la otra mañana en la Brookings Institution, un laboratorio de ideas de Washington, que había programado un seminario de debate en la materia. Tres académicos de la Brookings y un intendente del Washington suburbano convenían en una cosa: en este momento, no hay nadie que tenga potestad para declarar un sonado triunfo o un estrepitoso fracaso el proyecto de estímulo masivo de 787.000 millones de dólares.

Como decía uno de los participantes, el proyecto que fue redactado rápidamente y aprobado a toda prisa por un Congreso temeroso de que la economía pudiera venirse abajo en cualquier momento "fue un paquete muy diverso y estamos obteniendo resultados muy diversos."

El economista Barry Bosworth abría el debate con una nota de escepticismo, diciendo que la recesión podría estar acabando pero que "el estímulo del gobierno podría no tener mucho que ver con la recuperación." Se quejaba de que durante el otoño de 2008, cuando las elecciones copaban el cerebro de los políticos, el Congreso tardó en responder a las señales de advertencia de lo que se convertiría en el bache más acusado desde la Gran Depresión. Como resultado, los fondos han tardado en llegar a las comunidades más castigadas.

Pero Bosworth reconocía más tarde que cuando la renta disponible del consumidor caía a principios de este año a un ritmo anual de medio billón de dólares, el gobierno intervenía con recortes fiscales, pagos directos y ampliación de las prestaciones por desempleo que "contrarrestaron por completo" la hemorragia de la economía privada. "Ese es un logro bastante sorprendente," decía. Otros participantes señalaron logros más familiares -- el dinero de estímulo destinado a los estados y los gobiernos locales que servirá para posponer o evitar los despidos de profesores y funcionarios de las fuerzas del orden. La mayor parte de esos beneficios no han sido notados aún por la opinión pública porque, como señalaba el especialista en financiación de la educación Grover J. "Russ" Whitehurst, de los 115.000 millones de dólares en fondos del estímulo asignados al Departamento de Educación, sólo se han distribuido cheques por valor de 13.000 millones. Apenas 25 millones de dólares han sido apartados para proyectos concretos.

Evidentemente, esto refuerza el argumento de los críticos de que gran parte del dinero del estímulo -- todo el cual fue prestado por nuestros acreedores a ultramar -- no se gastará hasta que la economía ya se esté recuperando.

Pero lo más importante que aprendí de la sesión no fue lo que tenía de bueno o de malo el proyecto de estímulo. Después de todo, no es probable que sea rescindido o alterado de manera significativa por el Congreso que lo aprobó.

Más bien, lo que surgió en un contexto mucho más claro es lo que es probable que nos encontremos cuando 2010, el año en que el gasto del estímulo estará en su apogeo, haya concluido, y tengamos que planear lo que hacemos después. En ese punto, Obama será objeto de grandes presiones para rebajar el exagerado ritmo de gasto federal y paliar los déficits sin precedentes de este ejercicio y el que viene.

Pero como señalaba Amy Liu, la experta en economía local y estatal del panel, las enormes diferencias entre las economías locales van a dejar claramente a ciertos municipios y áreas metropolitanas en situación desesperada. A fecha de marzo, el índice de paro oscilaba entre un mínimo del 5,1 por ciento en Provo, Utah, y un máximo del 17,5 por ciento en Modesto, Calif. Mucho después de que Provo vaya a disponer de ayuda federal, es probable que Modesto y otras ciudades como Toledo y Detroit necesiten de asistencia. El Congreso no estará impaciente por aprobar otro gran proyecto de ley de estímulo nacional, pero tendrá que encontrar alguna forma de distribuir fondos hasta los lugares en donde serán más necesarios.

En el ínterin, no hay solución rápida para muchas comunidades. Chris Zimmerman, un miembro del consistorio del condado en el suburbio de Arlington, Va., señalaba que los impuestos de propiedades -- la piedra angular de los presupuestos locales -- tardan normalmente dos años en recuperarse después de que una recesión toca fondo. Esto significa que en el mejor de los casos, alcaldes y concejales van a estar pidiendo ayudas incluso hasta bien entrado el año 2011.

____________________

Diario SIGLO XXI dispone de los derechos de publicación en exclusiva para medios digitales españoles de este y muchos otros columnistas del Washington Post Writers Group.

Noticias relacionadas

Trampantojos esperpénticos

Quiero una democracia como la sueca, no una dictadura de izquierdas demagógicamente mal llamada democracia como la que tenemos en España

Ministra de Justicia, Garzón, un comisario, Sánchez e Iglesias

¿Pero qué pasa aquí?

¿Son útiles las religiones?

El sincretismo religioso conduce a no creer en nada

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris