Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Disyuntivas   -   Sección:   Opinión

Zona grises

Rafael Pérez Ortolá
Rafael Pérez Ortolá
sábado, 15 de agosto de 2009, 23:05 h (CET)
Pocas veces reconocemos la inseguridad y las dudas; pese a su realidad permanente. En la manera de expresarnos dominan las manifestaciones de contundencia y seguridades. Sin embargo, la pretendida apariencia se contradice con los criterios poco definidos, la falta de pruebas, las ignorancias y los engaños. No se trata de lo que reluce, sino del contenido verdadero de las expresiones y de las actuaciones. De cara a la RESPONSABILIDAD de cada sujeto, resulta primordial la precisión de los conceptos, la claridad. En los casos perversos –Asesinatos, timos, marginaciones-, es más acuciante este requerimiento. Como analizo hoy, demasiada gente se asienta en la “zona gris”; esa que Primo Levi definía en las personas colaboradoras de los nazis en el Holocausto. Sucedía allí, y sucede en casi todas las manifestaciones sociales, un buen porcentaje de individuos se coloca en esa zona indefinida, sobre todo cuando vienen las horas de la rendición de cuentas, mostrándose como si no fuera con ellos. Sí, pero no, no del todo; deleznable y pringosa respuesta, pero real.

Los fenómenos angustiosos que se originan en las sociedades modernas, suelen analizarse como brotes espontáneos, irremediables, ajenos a las actividades de personas o grupos sociales. De esa manera se eluden explicaciones y eventuales responsabilidades; en todo caso, la técnica, ritmo de vida o movimientos migratorios, resultan lo bastante neutros e impersonales para achacarles los problemas. No se menciona a los individuos que generan esas situaciones, ni a los que se benefician de ellas. El apuro del MIEDO está presente con frecuencia. Hay quienes lo provocan con procedimientos flagrantes –Terrorismos, debacles económicas, marginaciones sociales-. También estan los benefactores con la preferente dedicación a mitigarlo.

Ahora bien, entre los dos extremos, se producen una serie de comportamientos melifluos, grises, como colaboradores nefastos; desde las pasivos hasta los aprovechados, sacando réditos de los sufrimientos de los otros. Se puede participar negativamente, desde un silencio cómplice a los comentarios; o más a fondo, con instigaciones ladinas. El temor surge en circunstancias con peligro vital, de agresiones alevosas y lesiones; como en otras vicisitudes familiares, paro, aislamientos, etc. Aquella zona, en la que se diluyen las responsabilidades, tiene las espaldas muy anchas, acoge excusas de variado descaro. ¿Bastará con escudarse en ese amplio margen de posturas poco definidas? Aunque sea incómoda, la pregunta sobre la posible implicación personal, no vendría mal; hay demasiadas causas indirectas.

En ocasiones, los terrores y los miedos son el resultado de auténticas orquestaciones o montajes interesados. ¿Drogas? ¿Política? ¿Vicios?; no siendo rara la responsabilidad de los que permanecen escondidos, disimulados entre los ajetreos. Otros casos están más ligados a unos pocos protagonistas; pese a ello, esos grados intermedios que mencioné, no desaparecen. Pueden servirnos de ejemplo los casos trágicos de las NIÑAS ASESINADAS –Mari Luz en Huelva, Marta en Sevilla-, estos días, el propio hijo mata a su madre y al bebé de esta. Junto al macabro asesino directo, la trama de influencias se prolonga por vericuetos insospechados. No es ajeno el ambiente de una sociedad poco aplicada para la sensibilidad, descuidada en las formas y acostumbrada a los desplantes; incluso los promueve, hacia los más llamativos. Fluye la libertad para los despropósitos, desbocados y altaneros. Se frivoliza la labor legislativa, se toleran mal los requisitos y controles; con los resultados trágicos, patentes y crueles. Las implicaciones se multiplican por diferentes áreas, colaboraciones, dejadez o tolerancias mal entendidas.

Se celebraron unas elecciones autonómicas, aún se están aplicando sus resultados. Se añaden los coletazos de las parlamentarias europeas y entrevemos las próximas citas. ¿Asunto exclusivo de los políticos? ¿Después, de qué nos quejamos? Antes, durante y después del acto electoral; los CANDIDATOS centran los comentarios, feroces propagandas y acerbas críticas. Sin embargo, y pese a tanta parafernalia, dominan las “zonas poco claras” en la información que le llega al ciudadano. Eso sí, despedazan a todo aquel rival que se presente, desvirtuan cualquier apoyo dirigido a los competidores; en eso son tenaces y hasta crueles. Su solución es la única buena, totalitaria, sin resquicios, sin partes discutibles. Su opción lo comprende todo, la memoria de la historia, los futuros inciertos; es una verdadera ganga. Entre tantos oropeles y fantasías, será suficiente una mirada simple, con algo más de atención, para la detección de esas zonas oscuras, aquellas con la información reservada, cuidadosamente manipulada. ¿Hay, o no hay zona gris en estos comportamientos? ¿Repercusiones? No sólo eso; esas sombras se generan con la anuencia de muchos ciudadanos. ¿Es lo conveniente? ¿No hay más remedio?

Las aportaciones de los grandes artistas suponen un venero de riquezas para la sociedad en la que plasman sus obras. Con su actitud rompedora, de búsquedas indagadoras, manteniendo abiertas las ventanas de la libertad, de la belleza, del encuentro con la verdad de los hombres y su mundo. Por eso, las VANGUARDIAS se nutren con preferencia de sus representantes, sean literatos, actores, cineastas, pintores o escultores. Pues bien, también en este campo aparecen figuras demoledoras; aquellas que con su mediocridad y su “coloración gris”, llenan de fango y estulticia lo que iba dirigido a la excelencia. No basta con que unos actores se proclamen de vanguardia o cantantes del progreso; sobre todo si están apegados al poder y sus prebendas, si cierran los ojos a los desmanes de sus correligionarios; sólo dóciles a los mandamases de su cuerda, ciegos para los derechos humanos en otras partes del planeta (Cuba, Chávez, China, represiones soviéticas). Esa actitud sectorial no es propia del arte genuino, lo prostituyen. Con ese acento, ni hay libertad, ni hay dignidad; y de esa manera, tampoco el arte, que exigiría todo eso. En los ámbitos más cercanos, se aprecian maniobras de este jaez, su carácter pretendidamente vanguardista se ciñe a un poder e ideologías que no critican. No, no se trata de una vanguardia artística con esas cargas argumentales. Son ejemplos evidentes que cada uno puede observar. ¿Por qué no se habla del valor artístico?

En el recorrido de estas líneas, observamos algunas de esas áreas sociales donde coinciden comportamientos peculiares. Me he referido con mayor énfasis a las facetas improcedentes; sobre todo por sus graves inconvenientes y maldades. Si bien, para peores conclusiones, en estas áreas de comportamientos sibilinos, se añade eso de no dar la cara, de aprovecharse de los ocultamientos. Son un auténtico SACO de los DESPROPÓSITOS. Es el área soñada por los timadores, corruptos, degenerados y vulgares asesinos; en ella no están expuestos a una sociedad viva y digna. En esas medias luces, llegan a encontrar colaboraciones, con actitudes activas o basadas en la dejadez.

Con qué cara nos quedaremos, y con que cuerpo, si se amplían esas zonas grises; aún será esta una cuestión menor, cuando tengamos en cuenta los desmanes acaecidos bajo esas tolerancias inauditas. Después, apenas nos quedarán los lamentos.

Noticias relacionadas

Gobernantes y gobernados

De la adicción a los sobornos, a la adhesión de los enfrentamientos: ¡Váyanse al destierro ya los guerrilleros!

Borrell en retirada o táctica del PSOE

Pátina de sensatez capaz de equilibrar unos nombramientos en su momento tomados como extravagancias

Plagscan desmiente a la Moncloa y R.Mª.Mateo censura la TV1

Un gobierno enfocado únicamente a conseguir mantenerse en el poder

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris