Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

Los prestidigitadores

Ángel Ruiz Cediel
Ángel Ruiz Cediel
@angelruizcediel
sábado, 15 de agosto de 2009, 14:51 h (CET)
Francamente, todo esto de las escuchas, los trajes, los bolsos, el espionaje, las detenciones peliculeras y todo este vacuo debate sobre fruslerías no me preocupan demasiado, entre otras cosas porque me parecen el acto de prestidigitación de un mago pueblerino que mariposea con ostentación con una mano llena de cartas, mientras con la otra mano se saca el as del bolsillo del chaleco. Que no; que no me lo trago, ea.

Mucho traje y mucho bolso, sí; pero nadie ha metido el diente a la cosa del despelote inmobiliario de todo el levante, que ahí, además del desastre ecológico sin precedentes que supone, sí que hay sustancia delictiva, ¡y de la gorda!; muchas escuchas y mucho tiroliro en los juzgados en plan víctimas, o mucho desmentido y mucha chulería matritense desde el Gobierno, pero nadie dice ni pío sobre el estado policial que se está implantando a un paso más que regular, ni de este Gran Hermano que, con la excusa de la seguridad, se está metiendo en la intimidad y coartando la libertad de todos los ciudadanos, llenándonos de cámaras, medidas electrónicas, bandas magnéticas y otros abusos inconstitucionales (siempre habrá asnos que rebuznen para la tele un "mu bien"); mucho blablá con la cosa de la demora de los tribunales o con sentencias o procedimientos más que cuestionables, pero nadie escribe una línea o lanza un grito de alarma porque la Justicia en España sea un nidal anticonstitucional de intereses espurios (o corrupción, dicho llanamente) pues que cada partido mueve sus jueces y fiscales según su uso, no sólo conculcando el principio de independencia del poder judicial, sino evidenciando que cada partido tiene en nómina a un buen elenco de magistrados, nada raro, por otra parte, si consideramos el futuro político que tienen los jueces sin son buenos chicos con sus señores, tal y como vemos en el enorme número de altos cargos, ministros, gobernadores, etc., que provienen de este ámbito; y así con todo.

Ya he dicho en más de una ocasión que entre bueyes no hay cornadas, y basta con pasar por alto la letra menuda de este truco de paletos que se traen a pachas el Jakim y el Bohaz del PSOE y el PP, para ver que entre ellos, lejos de haber nada, lo que hay es un romance apasionado, un lío de amor. Parecen sus movimientos los de la danza de la muerte del cisne, todo muy coreografiado en plan Lazarov, pero cornadas, lo que se dice cornadas, ni una, oiga usted. Y mientras entretienen al respetable con este morbo de escándalos y besos sin consecuencias, mientras aletean con la mano pública con enfrentamientos florales de pimpón, por lo bajini van cerrando el círculo de la incompetencia interesada, favoreciendo que la Justicia lleve esta derrota, inocua para ellos, de condenar fruslerías y no perseguir los grandes delitos, que los corruptos se libren de toda consecuencia por su latrocinio e impida con ello la necesaria regeneración de la clase política y económica de este país en destrucción permanente, o aun que alguien explique dónde han ido, a quién, con qué DNI y para qué fines los miles de millones de ayudas y aportaciones que ha expoliado el Gobierno del erario, y cosas de enjundia de semejante jaez.

¡Ah, la prestidigitación, qué bonita que es! ¡Y cuantísimo entretiene el ocio en el verano! Sin embargo, sólo es un truco de vividores empedernidos. Adempero, a mí lo que me interesa es que los corruptos (todos, absolutamente todos) caigan con todas las de la ley, que la Justicia sea justa —soy así de loco—, que los políticos sean honrados —soy así de soñador— y que se dejen de blablás y tiroliros, se aprieten el cinturón y se pongan a trabajar como servidores, que es lo que son aunque se hayan creído otra cosa, dejando de una vez y para siempre sus ínfulas de reyes Midas y sean condenados a galeras por sus delitos de manipulación, sus patológicos delirios de grandeza y por su tendencia desmedida al derroche de lo que no es suyo. Claro, que a lo mejor, para conseguir eso, sería necesario que los jueces y los fiscales fueran independientes, supieran que no tienen futuro en la política y se dedicaran a hacer lo suyo, que es perseguir los delitos, especialmente en los temas gordos, que es decir, precisamente y con muy especial y dedicado hincapié, en el ámbito político y económico. Un sueño, en fin..., o cosa de alienígenas. A ver si vienen los de Ummo y nos salvan, porque aquí... están los nuestros.

Noticias relacionadas

El huracán Florence expone la dura realidad de la desigualdad en Estados Unidos

El huracán de categoría 4 avanzó a una velocidad de varios kilómetros por hora inundando las Carolinas estadounidenses

La Cataluña imaginaria y autosuficiente de los separatistas catalanes

“La autosuficiencia es incompatible con el diálogo. Los hombres que carecen de humildad o aquellos que la pierden, no pueden aproximarse al pueblo” Paulo Freire

Dos debates, dos Españas

La crispación general y el estilo bronco, zafio y chulesco del diputado Rufián representaba el nivel de descrédito que ha alcanzado el debate parlamentario

La distopía del Máster Casado

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris