Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Cine   -   Sección:  

'Ned Kelly', de Gregor Jordan

Marcos Mndez Sanguos
Redacción
jueves, 23 de diciembre de 2004, 03:22 h (CET)
Una contradicci n inesperada salta a la vista en la factura de la nueva pelcula del desconocido Gregor Jordan (Buffalo Soldiers): mientras el conjunto de la producci n destaca por una marcada sobriedad -sustituyendo el lirismo australiano inherente a estas tierras por una fotografa llena de tonos oscuros y paisajes m s cotidianos que exticos, junto a labores de maquillaje y vestuario volcadas hacia una clara concepci n dramtica, algo que se agradece profundamente-, la factura del gui n (a cargo del desconocido John M. McDonagh sobre la novela Our Sunshine de Robert Drewe, pendiente de edicin en nuestro pa s) se nutre continua y profusamente de los tpicos y excesos m s repugnantes del cine comercial, en la bsqueda de una complicidad artificial e inveros mil que atufa a los productores ejecutivos Tim Bevan y Eric Fellner, directores de Working Title Films, productora especializada en adaptar libros de probado xito comercial y discutible calidad literaria (El diario de Bridget Jones, Un ni o grande).

La historia de Ned Kelly y su famosa banda -mito nacional en Australia- viene a ser bastante sencilla: un hombre se revela contra la opresin de la ley -representada aqu por la polica al servicio de la corona brit nica de finales del XIX- y se forja una reputacin a la manera de Robin Hood o William Wallace, atracando bancos y saldando viejas deudas con la utop a de los nobles ideales (libertad / igualdad) por bandera y justificacin de sus (a veces) reprochables acciones.

A la espera de poder echar un vistazo a la novela original (para m s informacin sobre el personaje les recomiendo el libro La verdadera historia de la banda de los Kelly de Peter Carey, editado por Quinteto en 2003), la pel cula de Jordan realiza una secuenciacin de hechos destacables de los fugitivos, incorpora a algunos personajes sat lites y prescindibles (caso de Julia Cook Naomi Watts) y endulza cualquier situacin de una forma tan exagerada que llega a molestar a los espectadores, m s atentos al recuento de gazapos que a la narracin de un relato con final anticipado.

Heath Ledger y Orlando Bloom tampoco salvan precisamente el asunto, y s lo la astuta incursin de Geoffrey Rush (otro australiano) en el papel del superintendente Hare logra algunos momentos de valor dentro de este lineal sendero de apat a crnica. Por otro lado, la c mara de Jordan refleja la confusin existente en el proyecto, y la puesta en escena brilla por su ausencia (hasta la ltima secuencia) aludiendo a la falta de elaboracin de un todo art stico cercano a lo deficiente.

Noticias relacionadas
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris