Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   The Washington Post Writers Group   -   Sección:   Opinión

¿Se globalizará la recuperación?

Robert J. Samuelson
Robert J. Samuelson
sábado, 15 de agosto de 2009, 07:51 h (CET)
Antes de entusiasmarnos demasiado con cualquier "recuperación" económica norteamericana, deberíamos recordar que el colapso económico que la precedería fue global. Ninguna recuperación podrá prosperar a menos que sea global también. ¿Sucederá? El mundo ya no puede confiar más el crecimiento en los derrochones estadounidenses, que están abrumados por las deudas y desolados por los billones de dólares en pérdidas inmobiliarias y bursátiles. Sin sustituto del poder adquisitivo estadounidense, cualquier renacimiento global será estéril, porque los Estados Unidos necesitan del crecimiento impulsado por la exportación y los demás países tienen que compensar de alguna forma las ventas perdidas en nuestro mercado.

Se diría que los países en vías de desarrollo son el reemplazo evidente del gasto americano como motor económico del mundo. Estos países suponen ya casi la mitad de la actividad económica global, según estima el Fondo Monetario Internacional. China (11,4 por ciento), la India (4,8 por ciento) y Brasil (2,9 por ciento) representan por sí solos casi una quinta parte. En comparación, los Estados Unidos también suponen una quinta parte.

Todas estas sociedades tienen considerables necesidades en materia de vivienda, bienes de consumo y sanidad entre otras cosas. Excepto como creador de puestos de trabajo, el crecimiento alimentado por la exportación no tiene mucho sentido. Lógicamente, estos países deberían producir más para consumo interno y menos para la exportación. Una demanda interna más acusada también elevaría su demanda de productos importados. Como resultado, Estados Unidos exportaría más e importaría menos. Lo que los economistas denominan "desequilibrios globales" -- enormes déficits comerciales norteamericanos acompañados de enormes superávits comerciales en China entre otros lugares -- se reducirían. El crecimiento económico mundial se reanudaría. Problema arreglado.

Sólo como posibilidad, esta transformación está arrancando. Otros países han estimulado sus economías, el más visible de los cuales es China. El gasto público se elevó; el crédito se abarató. China creció al impresionante ritmo del 7,9 por ciento durante el segundo trimestre. "El impresionante repunte de Asia," titula The Economist, que también se detiene en el rápido crecimiento de Indonesia y Corea del Sur. En cuanto a la India, el Fondo Monetario Internacional vaticina que crecerá un 5,4 por ciento este año y un 6,5 por ciento el que viene. Las perspectivas de crecimiento a largo plazo de Brasil son buenas, según juzga Norman Gall, el estadounidense que dirige el Instituto Fernand Braudel de Sao Paulo. El país tiene "un firme sustrato industrial e iniciativa energética y creativa"; la deuda pública se ha desplomado del 85 por ciento del producto interior bruto (PIB) en el año 2002 al 65 por ciento hoy. Hasta Francia y Alemania muestran signos de recuperación.

Suena tranquilizador. Aún así, tiene cabida cierto escepticismo. Si los estadounidenses están gastando menos y ahorrando más, entonces una economía global equilibrada exige que otra gente gaste más y ahorre menos. Ese es el arreglo permanente, sin reiterados ataques de "estímulos" económicos temporales. Los enormes desequilibrios comerciales se derivaron fundamentalmente de los elevados índices de ahorro, en Asia en especial, que lastraron el consumo y estimularon el crecimiento impulsado por las exportaciones. En el año 2008, el índice de ahorro de China se situaba en la friolera del 54 por ciento del PIB, el 35 por ciento en el caso de Hong Kong y el 28 por ciento en el de Taiwán, según informa el economista de la Universidad de Cornell Eswar Prasad. Los tipos de ahorro estadounidenses, incluyendo el consumo y el ahorro corporativo, fueron del 12 por ciento del PIB.

En teoría, estas considerables reservas de ahorro podrían ser absorbidas por cantidades equiparables de gasto en inversión -- en plantas de fabricación y maquinaria -- pero en el caso de la mayoría de los países asiáticos (con la excepción de la India), tuvo lugar un acusado descenso de la inversión. El exceso de ahorro fue invertido a continuación en el extranjero, los tipos de cambio se mantuvieron a la baja de manera artificial y la exportación sustituyó a la demanda nacional.

China es el país clave de cualquier transición. Prasad duda de que el creciente nivel de gasto nacional pueda ocupar con rapidez el vacío dejado por la caída libre de la exportación. Observa que a pesar del vertiginoso ritmo de crecimiento económico de China, los ascensos totales del empleo (que es lo que anhelan los líderes políticos) han sido lentos, alrededor del 1 por ciento anual desde el año 2000. "El sector de la exportación es lo que creó los puestos de trabajo," defiende. "Va a ser difícil salir del crecimiento impulsado por la exportación."

Esto sugiere que China podría recurrir a una agresiva promoción de la exportación a expensas de los demás países. Su divisa, el renminbi, sigue devaluada, y las rebajas a la exportación de su impuesto del valor añadido se incrementaron recientemente. Ben Simpfendorfer, analista en Hong Kong del Royal Bank of Scotland, conviene. En la medida en que los mercados norteamericano y europeo se han debilitado, los exportadores chinos se han pasado a países "de mercado emergente" como Brasil o Egipto, explica Simpfendorfer. Las exportaciones de China podrían perjudicar a los demás países en desarrollo.

El economista del Instituto Peterson Nicholas Lardy es más optimista. Los líderes de China, dice, reconocen su peligrosa dependencia de la exportación. Están intentando estimular el consumo nacional reduciendo el ahorro familiar. Un motivo del elevado nivel de ahorro, dice Lardy, es la destrucción de la red social de seguridad. Históricamente, las compañías propiedad del estado proporcionaban seguros de salud y pensiones; a medida que estas empresas cerraban, las prestaciones se evaporaban y sus plantillas lo compensaban ahorrando más para financiar el tratamiento de enfermedades o la vejez. Ahora, China está reconstruyendo la red de seguridad. Desde el año 2005, el gasto en seguros médicos, pensiones y educación prácticamente se ha duplicado.

Lo que cuenta es la capacidad política y cultural de los países -- China en especial -- de graduar el crecimiento impulsado por la exportación. La economía global se encuentra en una encrucijada dramática. Sin el impulso del gasto estadounidense, el mundo necesita de un nuevo motor del crecimiento mutuamente beneficioso. Sin él, podríamos enfrentarnos al proteccionismo, el nacionalismo y el enfrentamiento económico.

____________________

Esta columna será publicada en Newsweek.

Diario SIGLO XXI dispone de los derechos de publicación en exclusiva para medios digitales españoles de este y muchos otros columnistas del Washington Post Writers Group.

Noticias relacionadas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana

Trapisondas políticas, separatismo, comunismo bolivariano

Una mayoría ciudadana irritada

Prejuicios contra las personas

Es una malévola tendencia, favorecemos los prejuicios y protestamos contra sus penosas consecuencias
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris