Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

El insostenible ZP nos habla de economía sostenible

Miguel Massanet
Miguel Massanet
viernes, 14 de agosto de 2009, 04:56 h (CET)
Todavía recuerdo de mis tiempos de estudiante y, concretamente, de la asignatura de Derecho Romano que, cuando se pretendía indicar como se debía cumplir con alguna obligación que la Ley no especificase con detalle cómo se debía ejecutar, se acudía a una fórmula muy sencilla, a la vez que indicativa del respeto que los romanos sentían por la institución familiar: “con la diligencia de un buen padre de familia”; una fórmula escueta, clara y expresiva, para que cualquier persona supiera lo que la norma esperaba de ella: que actuase con la diligencia de un buen padre de familia. Nosotros también tendríamos derecho a pedirle al Gobierno que actuase como señalaba el derecho romano, que, dicho de paso, fue el origen de toda la legislación de la Europa latina y que, por supuesto, tuvo plena vigencia durante muchos siglos en España en la que, en la actualidad, todavía tenemos reminiscencias en nuestras leyes, cuyo origen proviene de nuestra cultura latina.

Cualquier padre de familia que tenga en mente desarrollar un proyecto, invertir un dinero o, incluso, realizar un viaje de turismo; lo primero que se deberá plantear es si tiene medios suficientes para ponerlo en práctica; sin olvidarse de valorar la necesidad de reservar una provisión para atender a todos los gastos necesarios de la casa y las obligaciones inherentes al conjunto de impuestos, cargas, compromisos y deberes a los que está obligado a hacer frente. También debería atender a su situación laboral, los emolumentos de que dispone y los caudales que pueda tener pendientes de recibir para que, a la vista de su patrimonio global, pueda decidir si tiene recursos suficientes para acometer el plan que pretende llevar a cabo. Creo que este sería el equivalente romano a la forma diligente de actuar de un buen padre de familia.

Si trasladamos el ejemplo a la realidad de nuestro país, si queremos considerar al Gobierno como un equivalente al pater familias romano y pretendemos extrapolar sus obligaciones a quienes nos dirigen, nos costaría, sin duda, poder establecer un paralelismo entre la forma de actuar del señor Zapatero y su Ejecutivo y como lo haría el encargado de dirigir, con prudencia y realismo, una familia española cualquiera. Quizá lo primero que debiéramos reseñar es esta especie de manía del señor ZP por determinadas expresiones y su habilidad para convertirlas en reclamos publicitarios sobre los que apoyar su política particular. Cuando subió al poder hablaba de “dialogar con todos”, más tarde nos quiso conquistar con “el talante”, algo lo suficientemente sutil para que nadie supiera realmente en lo que consistía, sin embargo, la palabra salía a relucir continuamente en su agenda nacional; posteriormente, se puso de moda el término “paz”, paz para ETA, paz para las víctimas del terrorismo, en una palabra paz para todo, a lo que contraponía la “crispación de la oposición”, una crispación que no era nada más que la normal actividad de control a las actuaciones del Gobierno en cualquier democracia. Cuando se empezó a hablar de crisis se sacó de su repertorio particular lo “del pleno empleo” y “ningún paso atrás en las conquistas sociales de los trabajadores” y, señores, todos hemos podido ver los efectos de semejante política: casi 4’3 millones de trabajadores en paro, cientos de miles de autónomos, pequeñas y grandes empresas que han debido cerrar las puertas y las “milagrosas” bicocas para los trabajadores en la cuerda floja, como ha sucedido con la famosa Ley de Dependencia que, seguramente, como su propio nombre indica “depende de que la comunidad autónoma que la aplica tenga o no dinero para pagar a los beneficiarios”.

Ahora, desde que ZP regresó de su viaje a Washington, aunque no aprendió nada de lo que se dijo en aquella conferencia ( la verdad es que poco bueno se dijo en ella) sí consiguió retener un nuevo término que encendió sus neuronas y se prometió utilizar en adelante para justificar el considerarse el nuevo salvador del mundo. “Sostenible”, un término perfecto Economía sostenible, economía verde sostenible, economía energética sostenible, presupuestos sostenibles; todo sostenible. ¿Es que antes nadie ni nada se sostenía? Por lo visto no. Los Presupuesto Generales del Estado se caían, la energía se caía y la vergüenza les debería hacer que se les cayera la cara dura que Dios les ha dado a toda esta patulea de ineptos, sectarios e impresentables miembros de este gobierno de opereta que tenemos en España.

El gran proyecto de Zapatero, el que debe estar aprobado antes de fin de año, la estrella de la legislatura socialista, la “Ley de Economía Verde”, es, sin duda, la piedra filosofal para que España reviva, como el pobre Lázaro reaccionó ante las palabras de Cristo “Lázaro levántate y anda” y anduvo. ¡España, ponte verde y resurge de las tinieblas de la recesión! y España, la pobre, se acabó definitivamente de hundir en el fango de la inoperancia del Gobierno. Blanco lo ha dicho, con esta cursilería: “esta Ley será el abono para los brotes verdes”, los que vio aparecer la señora Salgado. Una pequeña rectificación: todo agricultor sabe que lo que se hace para que surjan con fuerza y boyantes las plantas es abonar el terreno al sembrar las simientes porque, en caso contrario, lo más probable es que no broten o broten sin fuerza y macilentas El proyecto de la “economía sostenible” no es más que un “bluff”. Claro que uno se haría, al respecto, algunas preguntas, por ejemplo, ¿Creen que en tres meses escasos van a poder acometer una ley de semejante alcance?, ¿la ley se va a estudiar a fondo antes de promulgarla o se limitarán a incluir la “imaginación” que les ha pedido a los ministros y la ideas que se les ocurran? Entonces, ¿quiere esto decir que todavía no tienen idea de en qué va a consistir la famosa ley? o ¿ lo importante es tener algo que dar a los ciudadanos, un placebo que les sirva para esconder la realidad de la situación económica de España? Porque lo de las energías alternativas está muy bien, pero ¿qué está ocurriendo con el empleo en este sector fotovoltaico, cuando se ha hundido en un 66%, después de lo de la burbuja?, ¿no era con esta energía que íbamos a sustituir el petróleo y las centrales nucleares?, ¿Ya saben que la mayoría de estas instalaciones, obligatorias en viviendas privadas, no son rentables con relación al conste de instalación? Y, ¿por qué no pusieron imaginación en las ayudas millonarias, en lugar de dárselas a los culpables de que explotara la burbuja inmobiliaria?, ¿Cómo explican que en junio las sociedades mercantiles creadas sean un 15% menos en cómputo interanual? O que la crisis haya causado el cierre de 30.000 comercios en el 2.008. Y, lo peor de todo: ¿de dónde van a sacar los 20.000 millones más que necesitan para poner en práctica la sostenibilidad dichosa?, ¿más endeudamiento? ¿Qué hay del Plan de Estabilidad y Crecimiento que obliga a presentar un plan de consolidación fiscal para retornar a un déficit del 3%? Es una obligación de la UE.

¡Antes, señor Zapatero, debiera de haber actuado con sensatez! Ahora sólo intenta engañarnos, una vez más, con otra de sus chapuzas; eso sí, con la ayuda del soporte mediático que ha conseguido mantenerlo hasta ahora en el poder, cuando, para el bien de España, ya hace años que debieran de haberle destituido. Los españoles pagarán caro el no haberlo hecho.

Noticias relacionadas

Donde se habla de encuestas sorpresivas y de otros temas

“Todo el estudio de los políticos se emplea en cubrirle el rostro a la mentira para que parezca verdad, disimulando el engaño y disfrazando los designios.” Diego de Saavedra Fajardo

Wittgenstein

​Una de las afirmaciones hechas por las personas que apoyaron la "I Carrera contra el suicidio" se refería a que quieren que este tipo de muerte deje de ser un tabú y que pase a ser estudiado con detalle para poder evitar fallecimientos por esta causa.

Cada día se suicidan diez personas en España

Carrera a favor de la prevención de las muertes por suicidio

Depredadores sexuales

Las mujeres siempre encontrarán en su camino felinos agazapados dispuestos a destruirlas en sus garras sedientas de sexo

Bélgica, condenada por vulnerar derechos humanos

A. Sanz, Lleida
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris