Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Cristianismo originario   -   Sección:   Opinión

El abuso del termino “cristiano”

José Vicente Cobo
Vida Universal
martes, 11 de agosto de 2009, 02:13 h (CET)
Nuestro mundo está lleno de guerras y no sólo luchamos los unos contra los otros, sino que la violencia y crueldad reinan también en la naturaleza y con los animales. La tierra está contaminada por materias tóxicas, las aguas sucias con basuras y la atmósfera cargada de gases que han hecho de la Tierra un invernadero. Y a esto se añade que los animales son maltratados en las granjas, torturados en los laboratorios, cazados en los bosques para ser al final todos consumidos, y esto en cantidades inimaginables. Este holocausto animal es la mayor matanza diaria en todo el globo terrestre. Pero lo más grave es que los hombres hacen de esto incluso un deporte organizando cacerias, peleas de gallos y corridas de toros.

Muchas personas, quizás también usted como lector diga: ¡Ya basta, hay que terminar con esta conducta!. Pero preguntémonos, ¿dónde empieza la guerra ? ¿No nace quizas en nuestros pensamientos? ¿No menospreciamos con nuestros pensamientos de modo fundamental la vida? Se podría casi afirmar que ya en pensamientos nos armamos unos contra otros.

En occidente muchas personas se denominan cristianas. ¿Pero qué significa el cristianismo para nosotros los cristianos? En realidad tendríamos que decir que la palabra cristiano se ha transformado en una expresión de moda, en un concepto anónimo para denominar al Occidente cristiano. ¿Pero qué hacen con ese termino realmente las iglesias cristianas o los partidos políticos cristianos? ¿No deberíamos cuestionar si al denominarnos cristianos, vivimos en gran parte la enseñanza central de Jesús de Nazaret?

Lamentablemente hoy día la palabra “cristiano” no corresponde a Su enseñanza, pues si leemos el Sermón de la Montaña notaremos que en gran medida vivimos justamente lo contrario. Todo se cubre con el manto de “cristiano”, pero por debajo del manto existe muy poco de la bondad y el pacifismo de Jesús de Nazaret. La palabra cristiano no nos ha acercado a Jesús de Nazaret en los últimos 2000 años. Observemos el estado de este mundo: El uno contra el otro. Lucha, discordia, falta de amor, odio, envidia. Todo esto sucede también bajo esta palabra. Y si observamos más de cerca las familias veremos peleas en muchas de ellas; entre los vecinos y hasta en los campos de fútbol; tambien en el lugar de trabajo o en el tiempo libre; cuando la gente conduce o está en un atasco, allí hay peleas incluso insultos. Todo esto bajo el manto de cristianos, como si fuese lo más natural, aunque no fue esto lo que enseñó Jesús, ¿entonces por que seguimos diciendo que somos cristianos?

Bajo la palabra „cristiano“, se han celebrado muchas guerras y se ha vertido mucha sangre: Por ejemplo en las Cruzadas, en el descubrimiento de America, en el Holocausto nazi, en la persecución de los cátaros, en la inquisición, en la quema de brujas, en las guerras santas y un largo etcetera. Esto unido a que en la mayoria de ocasiones los llamados „cristianos“, se apoderaban de bienes, oro, propiedades y muchas cosas más imponiendo su fe. Y todo esto bajo el nombre de Cristo, aunque Aquel que fue el principe de la Paz dijo a Pedro: ¡Envaina tu espada, porque quien a espada mata, a espada muere!

Por otra parte las doctrinas eclesiásticas negaron la existencia del alma en los animales. De lo que se derivó la crianza en masa con un sufrimiento indecible, la caza celebrada bajo la bendición de san Huberto, la tortura en los laboratorios bendecida por los Papas, una y otra vez violaciones, abusos y sufrimiento a mano de los que se llaman cristianos.

Actualmente se podría decir que la medida está colmada pues el abuso está llegando al límite. Jesús dijo: „Tú que ves la paja en el ojo de tu hermano y no ves la viga en tu propio ojo. Hipócrita, saca primero la viga de tu ojo y después mira cómo ayudar a sacar la paja del ojo de tu hermano». Las guerras se producen porque actualmente domina la viga de nuestro ojo y que no queremos mirar.

La guerra viene entonces de que la humanidad acalle su conciencia baja el manto de ser cristiana aunque no vive cristianamente, pues no hace lo que Jesús de Nazaret nos trajo como enseñanza en en el Sermón de la Montaña.

¡No tomaréis el nombre de Dios en vano! Nos enseñó Moises hace miles de año. Cuanto dolor se podría evitar si no siguieramos abusando del nombre de Cristo, y con ello tomando el nombre de Dios en vano, llamándonos injustamente cristianos. Atrévase, estimado lector, denomínese segun lo que usted es, sin abusar de Su nombre.

Noticias relacionadas

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo

La revolución del afecto como primer efecto conciliador

Nuestro agobiante desconsuelo sólo se cura con un infinito consuelo, el del amor de amar amor correspondido, pues siempre es preferible quererse que ahorcarse

¿Qué se trae P. Sánchez con Cataluña?

Se dice que hay ocasiones en la que los árboles no nos dejan ver el bosque

¿Nuestros gobernantes nos sirven o les servimos?

Buscar la justicia, la paz y la concordia no estoy seguro de que sea al principal objetivo de los gobernantes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris