Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

Feísmos y monstruos

Clara Jiménez (Murcia)
Redacción
lunes, 10 de agosto de 2009, 19:43 h (CET)
El feísmo es la tendencia artística o literaria que valora estéticamente lo feo, y lo feo, de un tiempo a esta parte, invade los espacios más inesperados. Como madre de familia, hace años que soporto que amigos y parentela regalen a mis hijos juguetes, videojuegos y libros protagonizados por monstruos y brujas, y últimamente, artilugios varios que pretenden hacer de los demonios compañeros inseparables de su ocio. Ni que decir tiene que dichos diablos acaban inexorablemente en la papelera.

Y tiene su importancia. La belleza es una llamada al más allá, al reino de la armonía y la paz que nos promete la revelación cristiana y que los niños captan más sutilmente. Y Dios, cúmulo de perfecciones, crea belleza y no una fealdad inductora de angustia, miedo y desagrado omnipresentes hoy en el mundo infantil. La desproporción y el afeamiento se originaron en la primera rebelión espiritual que abrió un infierno de horror poblado por ángeles caídos, demonios monstruosos que acompañarán a las almas muertas en la peor de las fealdades: la del pecado. Un juguete, al fin y al cabo, es un arma que acerca al niño a una realidad. Nosotros elegimos a cuál.

Noticias relacionadas

​La política de la posmodernidad

Algo cambia en el panorama político español. Parece que la sociedad sean aficionados pendientes del mercado de fichajes

​Mariano Llano y la Guerra del Chaco que nos ocultaron

Acrobáticos esfuerzos se han hecho para negar la participación de intereses empresariales en una guerra sudamericana importada desde Wall Street

Cercanía, clave para la educación a través del ejemplo

La educación a través del ejemplo es eminentemente ética

​Desocupación en la era del “Capitalismo irónico”

“Tenemos que visualizar que el capitalismo puede generar múltiples tipos de desocupados: los “latentes”, “los intermitentes” y los que el sistema ya ha consolidado como tales”

En el bienestar de los demás reside nuestra propia satisfacción

La placidez se alcanza a través de la certeza de ser yo en mi personal identidad y de no sentirse perdido
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris