Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Cautiverio infantil

Clemente Ferrer (Madrid)
Redacción
lunes, 10 de agosto de 2009, 19:34 h (CET)
En el Congo, una de las secuelas de la conflagración han sido el abuso carnal y la prostitución infantil. “Muchas niñas huyeron de los poblados a las ciudades escapando de los invasores de Uganda, Ruanda y Burundi que robaban ganado y cosechas y violaban como abuso y también como arma de guerra; a muchos infectados del sida los enviaban para expandir la pandemia”. Según la ONU, existen mas de 25.000 jóvenes violadas y que desean zarpar de la prostitución, pero escasean las instituciones para acogerlas.

También, en el menudo islote de Tan Loc, en el delta del Mekong (Vietnam), entre plantaciones y barracas de bambú, una chavala de 19 primaveras tomará un aeroplano y marchará a una tierra foránea para vivir con un mortal con el que no se comunica, un aldeano de Taiwán que la ha obtenido por 3.000 euros. La joven y su dueño se conocieron por primera vez en un parador de HoChi Minh, cruzaron algunos vocablos y se unieron en matrimonio. Para vender a las jóvenes, los atañidos se presentan en la gran metrópoli y las muestran en exhibiciones secretas que se parecen al comercio de esclavos. En ocasiones las fuerzan a lucirse desnudas. Como secuela de estos abusos, es frecuente el suicidio de esposas vietnamitas en Taiwán por el vacío emocional.

Eslogan en Pakistán: “No lo mates. Deja que el niño siga vivo en la cuna.” Diariamente hay una chica abatida que deja a su hijo adulterino, incapacitado o no deseado, en uno de los 300 catres repartidos por todo el terruño. Muchos de los bebés son apadrinados por matrimonios pakistaníes, sin prole. Los demás niños reciben adiestramiento en los hospicios de la Fundación Hedhí. Los chavales que no han tenido la fortuna de terminar en esta institución, deambulan por Karachi, ruidoso suburbio portuario en el que, multitudes de pequeños andrajosos trajinan hasta la depauperación. Además, en los grandísimos basureros y en los colectores, los organismos pequeñísimos de los recién germinados afloran asfixiados o calcinados, casi todos son chiquillas. Como el país está regido por la ley islámica, que condena el aborto y el adulterio, muchos de los niños robustos, cedidos por sus mamás, renuncian a ellos por pánico a morir apedreadas. “El mayor pecado es dejar a un bebé agonizar en un vertedero de basura”.

____________________

CLEMENTE FERRER ROSELLÓ. Presidente del Instituto Europeo de Marketing, Comunicación y Publicidad. Madrid.

Noticias relacionadas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana

Trapisondas políticas, separatismo, comunismo bolivariano

Una mayoría ciudadana irritada

Prejuicios contra las personas

Es una malévola tendencia, favorecemos los prejuicios y protestamos contra sus penosas consecuencias
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris