Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

Que se prepare Chávez

Ángel Ruiz Cediel
Ángel Ruiz Cediel
@angelruizcediel
domingo, 9 de agosto de 2009, 08:40 h (CET)
El Imperio del Miedo, EEUU, se expande nuevamente, ahora en Colombia. Allá los colombianos, que pueden hacer con/en su país lo que les dé la real gana, pero yo que ellos me andaría con mucho cuidadín porque los imperiales no son de fiar. Les temen a todo, y por eso tratan de eliminarlo o controlarlo todo. Ya se sabe que no hay animal más peligroso que el que se siente acorralado, y la Historia de los EEUU es la de unos neuróticos que jamás se sintieron seguros. Basta con ver su cine, siempre persiguiendo a alguien, abrochándose cosas y echando chispas por todas partes aunque sea la película sobre Noé cuando construía su arca.

Todos los que tenían miedo a los poderes de Europa, fueran por cuestiones místicas o patológicas, viendo que no podían vencer a los poderes instituidos en el viejo continente se fueron al nuevo y fundaron una nación, deshaciéndose, primero que nada y con la ayuda de los indígenas, de los amos ingleses. Temieron después a los indígenas en los que se apoyaron, y los exterminaron también, no dejando de los naturales sino ciertas reservas en las partes más yermas de su propio país, un poco a modo de zoológicos. Pero no por eso dejaron de lado a sus iguales desiguales, es decir, a los que practicaban distintas fes, haciendo pelotilla con las brujas de Salem, los mormones de Salt Lake o los ateos o anarquistas. Si no eran como ellos, evidentemente eran sus enemigos, y al efecto montaron en cada momento histórico sus particulares inquisiciones o sus cazas de brujas, incluso en el ámbito hollywoodense. Tal que lo mismo pasó con los comunistas, y no tuvieron empacho en llegar casi a la guerra nuclear, armar a la disidencia cubana, invadir Vietnam, Camboya y Laos o hasta formar como guerrilleros a los talibanes que ahora combaten, alumbrando a la mismísima Al Qaeda. No conviene olvidar que casi todos sus héroes nacionales son pistoleros o mataindios.

Desde entonces hasta ahora, la cosa sigue igual, y no hay país en el que se sientan seguros. Por eso no han dejado de meter la mano en cualquier rincón del planeta, siempre jugando con dos cartas: la oficial de apoyo al gobierno, y las insurgencias. Hay sobrados motivos para estar seguros de que tuvieron una participación capital en la formación de ETA (aquí se acabará ETA cuando EEUU quiera, y no antes) y aun en el asesinato de Carrero Blanco, y sobran motivos para considerar que detrás de cada accidente mundial están sus manos; es más, en la mayoría de los casos es como si jugaran a los curritos, realizando ellos los movimientos aparentemente libres de los disidentes, a la vez que impostan la voz para figurar que son los otros. Es casi imposible que no se vea que sus manos están metidas en la disidencia iraní, como en su momento lo estuvieron en la invasión de Kuwait por el Iraq al que despedazaron sin piedad y como lo están es cada rincón donde se pueden mover sus intereses o sus pánicos, porque son muy guerreros.

Ni siquiera entre ellos mismos están tranquilos, porque se tienen miedo. En ningún país del mundo hay más delitos de sangre. Uno ve las ciudades fronterizas de Canadá, pongo por caso, y se admira de que la gente viva con la puerta de su casa abierta, entretanto al otro lado de la línea fronteriza es preciso tener siete aldabas, siete cerrojos y siete candados en cada puerta y una santabárbara en cada pieza de la casa, que en los EEUU te regalan un fusil de asalto por cada caja de chococrispis. Será por esto que cada tanto, cuando a alguien se le cruzan los cables, lía una matanza de las de San Antón.

Colombia puede hacer lo que le dé la gana, faltaría más, pero me juego una rubia de Franco a que al poquitín tenemos líos en Venezuela, Ecuador y Bolivia (que Chávez y sus compadres vayan buscando un buen barbero), además de alguna que otra Escuela de las Américas dotada con “interrogadores” de esos que hoy por hoy brujulean entre Diego García y los desiertos árabes con vuelos de la muerte. La que se les viene encima no es menor, si llegan a meterles en casa, porque además de que de ahí no les sacan, les tienen miedo a todo y a todos y Colombia está llena de colombianos, que no son como ellos. Además de ser los EEUU el Imperio del Miedo porque le tienen miedo a todo, meten un canguelo a los prójimos mundiales que para qué cuento.

Aquí los tenemos desde Franco (o eso o la guerra), y no hay modo de echarlos sin que nos generen al menos un conflicto como la Civil. Algo ganamos teniendo us bases, sin embargo, como que no suframos mucho en caso de conflicto mundial, porque somos objetivo nuclear de primer orden. Algo es algo.

Noticias relacionadas

Donde se habla de encuestas sorpresivas y de otros temas

“Todo el estudio de los políticos se emplea en cubrirle el rostro a la mentira para que parezca verdad, disimulando el engaño y disfrazando los designios.” Diego de Saavedra Fajardo

Wittgenstein

​Una de las afirmaciones hechas por las personas que apoyaron la "I Carrera contra el suicidio" se refería a que quieren que este tipo de muerte deje de ser un tabú y que pase a ser estudiado con detalle para poder evitar fallecimientos por esta causa.

Cada día se suicidan diez personas en España

Carrera a favor de la prevención de las muertes por suicidio

Depredadores sexuales

Las mujeres siempre encontrarán en su camino felinos agazapados dispuestos a destruirlas en sus garras sedientas de sexo

Bélgica, condenada por vulnerar derechos humanos

A. Sanz, Lleida
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris