Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

Los primeros tropiezos de Barack Obama.

Miguel Massanet
Miguel Massanet
domingo, 9 de agosto de 2009, 08:38 h (CET)
Somos muchos los que pensamos que la irrupción estelar del señor Obama como presidente de los EE.UU y la enorme confianza que el pueblo americano puso en él, no ha sido más que un espejismo, un simple ejercicio de experimentación política, en gran parte motivado por el rechazo a la política del señor Bush y también debido, en gran medida, a la ilusión del pueblo de color y de otras etnias de la sociedad, tradicionalmente menos favorecidas por la fortuna que vieron en el candidato de color su oportunidad de dar el gran giro al sistema americano, tradicionalmente conservador, incluso en el caso de los gobernantes demócratas blancos. No obstante, el señor Obama tiene algunos secretos que nos pueden desvelar la clave de sus actuaciones. Por ejemplo, según la revista Forbes, es un socialista “fabiano” de aquella sociedad nacida en Inglaterra, cuyos objetivos se centraban en la nacionalización gradual, eso si pacíficamente, de la economía mediante la “manipulación” del proceso democrático (¿no encuentran ustedes algún parecido con lo que el señor ZP está experimentando en España?) Habla el articulista de que la intención de Obama se centra en nacionalizar la quinta parte de la economía americana e instaurar un nuevo sistema de atención sanitaria que financiarían las empresas de forma obligatoria. También comenta, el señor Bowyer, el autor que, al parecer, la prioridad inmediata es la cuestión energética que, bajo el amparo de subsidios a las energías renovables supondría, de hecho, la nacionalización de las empresas. Pero las promesas de Obama empiezan a fallar y sus ofrecimientos a los ciudadanos, que no podían pagar sus hipotecas, de que sus casas nunca serían embargadas, han fallado. Los datos del primer cuatrimestre del año, lo han desmentido cuando, entre enero y abril del 2009, se ha registrado un nivel de embargos superior al 12% cuando el más alto conocido, el de 1972, sólo llegó al 8%.

Nadie pensó al votarle que, el incremento del gasto público provocado por las ayudas millonarias entregadas a los bancos en crisis y a otros sectores de la producción, alcanzaran las cifras astronómicas de endeudamiento que la esplendidez de Obama ha creado. La necesidad de emitir Deuda pública para buscar recursos necesarios ha convertido a la nación en la más endeudada de occidente y, especialmente dependiente de China y Japón, sus principales acreedores. Lo cierto es que la necesidad de exprimir las Arcas del Estado ha provocado una cadena de impuestos y cargas que la Administración Obama ha pretendido imponer a los estados de la Unión sin contar con las reacciones desfavorables de muchos de los gobiernos estatales que se quejan, y con razón, de que desde el Gobierno Federal se les vayan recortando sus competencias y se los estrangule a base de impuestos, gastos y deuda. Todos sabemos la desesperada situación por la que han pasado estados, como la misma California, al borde de la quiebra y no están en mejor situación muchos de los otros estados, a los que el malestar se ha extendido provocando en ellos un claro rechazo a la, cada vez más acusada, intromisión de la Administración federal del señor Obama en cuestiones que se consideran de exclusiva competencia estatal. A tal punto ha llegado el disgusto que, al menos en seis estados, ya han hablado de secesión si las cosas siguen por el mismo camino.

Entre los críticos los hay que están haciendo referencia a la Décima Enmienda a la Constitución Americana, cuando se refiere a que “los poderes no específicamente señalados en la Constitución como delegados a los Estados Unidos corresponden a los estados o al pueblo”. Quizá sólo sean meras bravuconadas o reivindicaciones difíciles de llevara a efecto sin una gran lucha legal pero, evidentemente, muestran un rechazo frontal a las maniobras socializantes y absorbentes del nuevo presidente. Y prueba de ello es que, en Los Ángeles, California se ha producido una invasión de carteles con el rostro de Obama sobre el que se han impreso los rasgos de “joker”, el famoso villano de la serie Batman, con un lema en su parte inferior que reza: “socialista” El hecho de que aquella capital haya amanecido inundada de estos pasquines no es un caso insólito en la ciudad, porque ya son varias las ocasiones en las que se ha tachado de socialista ( en los EE.UU. esta calificación es un equivalente a comunista) al máximo mandatario de la nación americana. Alguien lo atribuye al malestar causado por la fuerte campaña patrocinada por Barak Obama para establecer la reforma sanitaria pública, algo que, una importante parte del pueblo americano, considera una solución demasiado costosa y que puede poner en entredicho ( al deber ser financiada en parte por las empresas) la tradicional competitividad de las industrias norteamericanas, sin contar con el efecto que pueda tener en la carga impositiva para el pueblo norteamericano.

Lo cierto es que se comienza apreciar un cierto desgaste en el carisma del que gozaba el señor Barack Obama. El gran apoyo que recibió su plan de reforma sanitaria, a medida que los costes de tal medida se hacen públicos, las políticas del Presidente dejan de coincidir con sus promesas y se está gravando al pueblo estadounidense con billones de dólares de deuda, ha hecho que, el apoyo popular se haya ido resintiendo y el entusiasmo por Obama esté disminuyendo de forma apreciable. Un senador republicano, Jim de Mint, ya pronosticó, en el programa To Day de la NBC, que “el debate sobre el sistema de salud sería el Waterloo de Obama”, añadiendo: “Necesitamos ponerle freno a este presidente. Ha estado en una ola de gastos desde que asumió el Gobierno”. No debe de sorprender que, en el sorteo efectuado por el “Informe Nacional de Calificaciones” de la cadena americana CNN, con motivo de los 200 días del mandato de Obama; el Presidente sólo haya alcanzado la calificación C (la mejor nota la A y la peor la F) en su gestión relativa a asuntos exteriores y una C+ en sus esfuerzos por superar la crisis económica. Curiosamente Hillary Clinton recibió la calificación A (sobresaliente).

No puedo dejar de establecer un cierto paralelismo entre la gestión llevada a cabo por Obama y la de nuestro ZP. Creo que a ambos les puede su sectarismo, su impaciencia por demostrar lo equivocados que están los capitalistas y reafirmarse en la bondad de su sistema de estatalización de la economía. Su falta de realismo y su pretensión (fruto de su egocentrismo) de realizar reformas sin valorar sus resultados, les ha hecho incurrir en medidas precipitadas, muy costosas y de discutible eficacia, en cuanto se trate de ayudar a salir de la recesión. En ambos países el desempleo supera cualquier previsión optimista (10% en EE.UU), pero, ambos presidentes, se creen capaces de solucionar todos los problemas a base de inyecciones de dinero público para subvencionar a aquellos que fueron los causantes de la crisis. Sólo hay una diferencia entre ambos países y es que, el pueblo americano sabe vivir en democracia y no duda, cuando sus dirigentes se pasan de la raya, en descabalgarlos del mando; cosa que en España, por desgracia, es algo impensable. Debiéramos reflexionar sobre ello.

Noticias relacionadas

El huracán Florence expone la dura realidad de la desigualdad en Estados Unidos

El huracán de categoría 4 avanzó a una velocidad de varios kilómetros por hora inundando las Carolinas estadounidenses

La Cataluña imaginaria y autosuficiente de los separatistas catalanes

“La autosuficiencia es incompatible con el diálogo. Los hombres que carecen de humildad o aquellos que la pierden, no pueden aproximarse al pueblo” Paulo Freire

Dos debates, dos Españas

La crispación general y el estilo bronco, zafio y chulesco del diputado Rufián representaba el nivel de descrédito que ha alcanzado el debate parlamentario

La distopía del Máster Casado

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris