Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

Las amistades peligrosas de ZP

Miguel Massanet
Miguel Massanet
sábado, 8 de agosto de 2009, 06:46 h (CET)
A veces nos preguntamos si aquellos que llevan las riendas de la nación, que debieran acumular la sensatez precisa que se les puede exigir a quienes gobiernan, con independencia de sus ideas políticas, sus responsabilidades hacia el partido político al que pertenecen o sus simpatías particulares hacia personas, comunidades o etnias; responden, en la práctica, a la confianza que la mayor parte del pueblo español, representada por una mayoría alcanzada en las urnas, ha depositado en ellos. Muchos pensamos que, una gran parte de las decepciones que nos proporciona la clase política se debe a que, un determinado ideario o posicionamiento sostenido por cada partido político que, desde un punto de vistas abstracto, teórico y enmarcado en un determinado orden de las ideas, concuerda con la manera de pensar de una parte de la ciudadanía; a la hora de la verdad y debido a un sistema electoral deficiente, basado en un procedimiento de listas cerradas, da por resultado que, al elector, se le priva del derecho a elegir a aquellas personas que, dentro de un partido determinado, le resultan más próximas y de más confianza, por sus cualidades particulares, preparación, conocimiento de los problemas específicos que le preocupan y sentido del deber, que otros incluidos en las listas cerradas, le parece que no reúnen y, sin embargo, hay que aceptar como buenos a la hora de emitir el voto.

Me refiero, en este comentario, al viraje que el PSOE, y en particular sus dirigentes, han imprimido a la política exterior española y a la falta de visión con la que se han adoptado determinadas posiciones, se han suscrito ciertas alianzas o se han buscado, innecesariamente, a pulso y con empeño, las enemistades de antiguos aliados. Ni que decir tiene que, de la postura de España en el concierto mundial durante las dos legislaturas en la que presidió el gobierno el señor Aznar, a la situación actual, en la que tenemos el dudoso honor de estar calificados, en muchos aspectos, dentro de los países peor gestionados de Europa (economía, educación, productividad, paro, gestión de la crisis y posibilidades de salir de ella, etc.) la imagen de nuestro país ha ido deteriorándose dentro del contexto de naciones, especialmente las europeas, hasta quedar confinados a una nación de segunda línea que, en muchos aspectos, por ejemplo el paro y el excesivo endeudamiento, somos mirados como un peligro potencial para la estabilidad europea.

Debemos recordar como España se posicionó, no hace mucho tiempo, cuando el Estado israelí inició una ofensiva contra Hamas después de haber soportado las continuas provocaciones de la banda terrorista y sus bombardeos con cohetes de medio alcance; y, por simple sectarismo político, se decantó a favor de los terroristas palestinos, obviando que sus objetivos y métodos sangrientos coinciden en sus procedimientos sangrientos y ferocidad fanática con los que, en nuestro país, utiliza la propia ETA – convine resaltar que ambas bandas armadas se entrenaron para sus fechorías en campamentos situados en el Irán de los ayotalás – a la que, no obstante, se la persigue y se intenta la destruir para que no continúe cobrándose más víctimas. Se deberá tener en cuenta que, así como se hizo con ETA, Hamas ha sido condenada como banda terrorista por la UE, los EE.UU, Israel, Japón, Canadá y Australia lo que, sin duda, nos pone en un mal lugar si es que debiéramos buscar justificación a la posición española ante aquel conflicto. Sin embargo, hete aquí, que no acabamos de entender por qué tipo de razones nos comprometimos a enviar tropas al Líbano, tropas de interposición integradas en el llamado FINUL, enviadas por la ONU, uno de cuyos principales objetivos era que se mantuviera el embargo de envíos de material bélico por parte de Egipto e Irán, según quedaba establecido en la resolución 1.701 de la ONU; cuando el resultado de su desplazamiento al Líbano, aparte de que se produjeran bajas por el deficiente material enviado, no ha servido para evitar el rearme de Hezbolá, que era lo que se pretendía.

Del fracaso e ineficacia de estas tropas de interposición dan fe los últimos informes sobre el rearme de los islamistas de Hezbolá, en los que se constata que la banda terrorista está perfectamente pertrechada (Irán es su principal proveedora de armamento sofisticado) y se le calcula un arsenal de 40.000 cohetes, entre ellos una nueva versión del cohete iraní Fateh-100 que, con una carga de 500 kilos tiene un alcance de 200 kilómetros. Esta situación no ha sido denunciada por las fuerzas de interposición hasta transcurridos más de tres años de que el rearme se empezara a producir, aunque es evidente que, la desidia e ineptitud de los mandos militares de FINUL para evitar que ello ocurriera, ha puesto al régimen israelí entre la espada y la pared. En efecto, el general de brigada israelí, Alon Friedman, ya ha advertido de que “la paz de los últimos tres años podría explotar en cualquier momento”; y es que este nuevo frente abierto en las fronteras de Israel donde ya no se trata de un grupo mal armado y peor dirigido, sino que se ha convertido en un verdadero ejército que Irán ha preparado para amenazar a Israel en el caso de que esta nación, ante el peligro nuclear que se está cerniendo sobre ella a causa del armamento atómico del que se está proveyendo Irán, pretendiera realizar un raid aéreo para destruir las fábricas en las que se está fabricando.

Seguramente el “avispado” ZP, con su famosa “Alianza de Civilizaciones” se olvidó de incluir a Siria e Irán en ella, para que dejaran en paz a la nación hebrea. Recordemos que ésta fue constituida en 1947 bajo los auspicios y protección de la ONU y que, sin embargo, ha sido objeto de varios intentos de invasión por parte de sus vecinos con la intención de hacerla desaparecer del mapa. Vean de lo que ha servido las ayudas económicas que España y Europa les enviaron a los palestinos, supuestamente para beneficio de la población civil, pero que los guerrilleros debieron considerar que estaría mejor empleada comprando armas y municiones para atacar Israel. Debemos recordar que Moratinos, antes de subir al cargo de ministro, era carne y uña con el señor Yasser Arafat un terrorista sanguinario, creador del movimiento Al Fatal, con el que no tuvo ningún impedimento en negociar, todo hay que decirlo, con escaso éxito; lo que puede que influyera en nuestro Presidente cuando afrentó a Israel poniéndose el clásico pañuelo de cuadros palestino al cuello. Torpeza tras torpeza, ahora nos encontramos ante el hecho cierto de un oriente medio convertido en un polvorín, que ni el sabiondo de Barak ni los experimentados líderes europeos han sabido evitar que se alcanzara tan delicada situación, sólo preocupados por el petróleo y convencidos de que, con buenas maneras y cediendo, conseguirían convencer a los engreídos, crecidos e inasequibles líderes árabes, más peligrosos si cabe por la virulencia de una religión que predica el exterminio de los infieles. De algo estoy seguro: Israel no permitirá que la encierren, la aíslen y la sometan sin luchar, lo ha hecho y lo volverá a hacer cuando crea que ha llegado el momento, con o sin los EE.UU y con o sin Europa.

Noticias relacionadas

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal

Los ejes sobre los que Hitler construyó el Nazismo

La historia que sigue después es conocida, y sin embargo sus promesas nunca fueron cumplidas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris