Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   The Washington Post Writers Group   -   Sección:   Opinión

Ellos los paletos sureños

Kathleen Parker
Kathleen Parker
viernes, 7 de agosto de 2009, 06:52 h (CET)
Al escritor del Sur Walker Percy le gustaba burlarse en sus novelas de los habitantes de Ohio, aunque sólo para equilibrar un poco las tornas.

"Normalmente todo el mundo se ceba con los habitantes de Mississippi y Georgia, y los de Alabama", le explicó en una ocasión a un interlocutor. "Entonces, ¿qué tienen de malo los comentarios arrogantes sobre Ohio? Nadie pone a caldo a Ohio. ¿Por qué me voy a privar de poner a caldo a Ohio?"

Percy, el genial genio, se reía de sus propias observaciones.

Ahora, aparentemente, es el turno de réplica de Ohio. En un pique en frío, el Senador de Ohio George Voinovich lanzaba la acusación de que los sureños son el defecto del Partido Republicano.

"Tenemos demasiados Jim DeMints (Carolina del Sur) y Tom Coburns (Oklahoma)", dijo a su interlocutor del Columbus Dispatch. Es el sur. Aparecen en televisión y dicen 'eeeeh, eeeeh.' "La gente les escucha y dice, 'Esta gente, son los del sur. El partido está tomado por los sureños. ¿Qué demonios tienen ellos que ver con Ohio?"

Allá en el Sur, la gente intenta imaginar lo que significa "eeeeeh, eeeeeh". Jack Bass, autor de ocho obras acerca del cambio social y político en el Sur, especulaba en un correo electrónico diciendo que lo que realmente quería decir Voinovich era grrrr, grrrrr, como "caninos gruñidores cuyo ladrido asusta más que los ronroneos de Obama, especialmente con el Dow en máximos de los últimos nueve meses."

Con independencia de lo que desearan transmitir los efectos especiales de Voinovich, su significado está bastante claro: Los ignorantes paletos de derechas Biblia en mano están arruinando el partido.

Por desgracia, Voinovich no se equivocaba del todo.

No a todos los Republicanos del Sur les falta una tuerca. Tampoco el Partido Republicano tiene el monopolio de la ignorancia o el racismo. Y el Sur, a pesar de todos sus pecados, también es exuberante, con belleza, gracia y misterio. Sin embargo, es cierto que el Partido Republicano se está regionalizando rápidamente por debajo de la demarcación territorial Mason-Dixon, y se asocia cada vez más con algunas de las peores ideas del Sur.

No es útil (ni sorprendente) que los "birthers" - los conspiracionistas que se han convencido de que Barack Obama no nació en territorio estadounidense soberano - se hayan convertido en el matiz típico de los Republicanos del Sur. En una encuesta encargada por el blog izquierdista Daily Kos, se planteó a los encuestados: "¿Cree usted que Barack Obama nació en los Estados Unidos de América o no?"

Mayorías claras en el Nordeste, Centro-Oeste y Oeste creen que Obama nació en Estados Unidos. Pero en la tierra del algodón, donde los viejos tiempos no se olvidan por las buenas, sólo el 47 por ciento cree que Obama nació en Estados Unidos y el 30 por ciento no está seguro.

Los Republicanos del Sur, al parecer, se han independizado de la cordura.

Aunque las opiniones de Voinovich pueden ser compartidas por otros en el partido, es un poco tarde - por no decir ingrato - acusar a los del Sur. Los Republicanos llevan décadas cosechando votos en el Sur fruto de semillas sembradas estratégicamente durante la época de los Derechos Civiles. Cuando Lyndon B. Johnson predijo en 1965 que la Ley Electoral de Minorías significaría que el Sur sería Republicano los 50 años siguientes, no estaba exagerando nada.

Una anécdota contada por Pat Buchanan al redactor del New Yorker George Packer el año pasado refleja el espíritu oscuro que todavía se sitúa en torno al Partido Republicano. En 1966, Buchanan y Richard Nixon se encontraban en el Wade Hampton Hotel de Columbia, S.C, en donde Nixon dirigía febrilmente un grupo: "Buchanan recuerda que la sala estaba llena de sudor, humo de cigarro y rabia; la retórica, sobre patriotismo y ley y orden, 'derretía la pintura de las paredes.' Al abandonar el hotel, Nixon dijo, 'Este es el futuro de este Partido, aquí en el Sur ".

Esa misma rabia quedaba en evidencia de nuevo en el otoño de 2008, pero esta vez la histeria era estimulada por una belleza de acento cómico. Sarah Palin puede no haberse dado cuenta de lo que estaba haciendo, pero los sureños destetados en Harper Lee vieron la que venía.

La curiosa campaña Republicana de 2008 puede haber galvanizado al electorado conservador del Sur - entre ellos muchos preocupados sobre todo por la dirección por la que los Demócratas llevan al país - pero también alejó a otros que simplemente se escandalizaron y salieron corriendo. Independientemente de las preocupaciones legítimas que puede haber representado el Partido Republicano históricamente, de repente eran eclipsadas por la impresión del resurgimiento del antiguo Sur y todas las patologías asociadas de odio y temor.

Lo que el Partido Republicano está experimentando ahora, es de esperar, son los estertores de la profecía de 50 años que pronosticó Johnson. Pero antes de que el partido del Gran Emancipador pueda surgir de sus cenizas, los Republicanos tendrán que hacer frente a su Voinovich interior y simplificar las cosas en los territorios del viejo Sur.

____________________

Diario SIGLO XXI dispone de los derechos de publicación en exclusiva para medios digitales españoles de este y muchos otros columnistas del Washington Post Writers Group.

Noticias relacionadas

Borrell en retirada o táctica del PSOE

Pátina de sensatez capaz de equilibrar unos nombramientos en su momento tomados como extravagancias

Plagscan desmiente a la Moncloa y R.Mª.Mateo censura la TV1

Un gobierno enfocado únicamente a conseguir mantenerse en el poder

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida

Y vuelta a las andadas

Golpean el hierro en frío
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris