Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

El parlamento social y el enfrentamiento irreflexivo

Ángel Morillo (Badajoz)
Redacción
jueves, 6 de agosto de 2009, 10:36 h (CET)
En alguna ocasión he confesado que mi esposa y mis hijos, que son quienes expurgan mis escritos, me suelen increpar con: ¡Papá!, menos datos y más convicciones. Tienen mucha razón, pero no toda, pues no hay que olvidar esa sabia consideración que dice: “Los números cantan”.

Y es que cuando de Parlamento Social se trata (perdonen, a mi me gusta más Parlamento que Diálogo), no queda más purga de Benito que tirar de cifras para demostrar qué falla, o si es un acierto, lo que unos y otros (Patronal, Sindicatos y Gobierno) persiguen. Aunque, en ocasiones, es lo mismo; y en el fondo, daría mi palabra, lo es siempre en razón de la organización política con que apencamos.

No es necesario ser un gurú de la economía, ni, mucho menos, un iluminado como algún ex Presidente o alguno de los líderes del espectro popular, para entender que, como señala Ángel Ruiz Cediel (un articulista que servidor lee siempre), “hace falta ser más que unos vivos, unos auténticos desalmados, para tratar de sacar ventaja de la miseria ajena” y quieran hacernos comulgar con ruedas de molino; ya que, la controversia por lo de las Cotizaciones Sociales, ni siquiera debería estar sobre la mesa, dado que en España son las más bajas de los Países de nuestro entorno (sólo por encima de las de Portugal y Grecia) y es aquí donde menos han crecido en los últimos diez años, un 3% frente a un 18% en el resto de la UE.

De tal modo que lo que aportan las empresas españolas a la Seguridad Social, el 23,6% del salario, está muy próximo a lo que pagan en Italia, Bélgica, Suecia y Austria; muy por debajo de lo que le cuesta a los franceses (el 29,7%) y sólo por encima de Alemania (16,2%), por citar los Países con los que “queremos” competir.

Y más todavía, no hay que olvidar lo fundamental a la hora de echar la cuenta del costo: Las Cotizaciones Sociales se calculan sobre el salario, en nuestro País un 18% inferior al de los italianos; un 27% más bajo que el de los franceses y un 37% más reducido que el de los alemanes, por citar algunos de los más desarrollados. Y, en términos absolutos, unos 14.000 €/año inferior al de la media de los Países de la UE-15, que, lógicamente, está por debajo del de franceses, suecos, italianos, alemanes, ingleses, belgas, etc., etc.

Como soy extremeño –no me tomen por chovinista-, siempre que hablo de algo importante se me viene a la cabeza como es ello en mi tierra. Y en lo que a salario se refiere, de verdad, mejor sería no decirlo: Es casi un atentado salarial lo que aquí cometen el empresariado espurio y especulador y la propia Administración Pública. Pero Ésta, con los trabajadores solamente, claro está, pues a sus Cargos los remunera -se remuneran ellos, podríamos decir- con una cantidad al mes equivalente a la que perciben la mayoría de sus subordinados en un año. Sí, tanto el salario de los trabajadores –por defecto- como el de los Cargos –por exceso, es un ¡indecente latrocinio democrático reglamentado!

Perdónenme el inciso. Sigo con el Parlamento Social.

No es únicamente de Cotizaciones Sociales de lo que se “trata” en Él. No, los siete mil o dieciocho mil millones de €, según fuere la rebaja de Éstas, hay que sacarlos de algún sitio para que no peligren las pensiones de los trabajadores (que maldito lo que les importa la pensión a quienes ganan entre dos y nueve millones de € al año) y ese sitio no es otro que el IVA y el incremento (así lo pide el gris Victorio Valle de las FUNCAS) de las cotizaciones de los trabajadores. Es decir, menos poder adquisitivo para todos los que tienen que trabajar para vivir y éste, el de los trabajadores españoles, ha aumentado un ¡0,4%! en los últimos diez años, donde menos en Europa, lo que supone que estamos perviviendo con el mismo sueldo del año 1.998. ¡A ver si no es para tirarse a la calle!

Y también está sobre el tapete –aunque la patronal diga que no- eso que llaman el contrato del siglo XXI, que vendrá camuflado en la reforma laboral que piden (como cuando Felipe González nos engañó con los contratos basura, que eran coyunturales y ahí están sin que la sinecura sindical mueva un dedo y, sobre todo, empuerque ese hule) y, cómo no, su parte más ignominiosa: la desregularización jurídica. O sea, ¡a la calle porque me pasa a mí por los… zigotos! Los trabajadores convertidos en siervos de un bolimazo.

En fin…, que la angurria empresarial, como dice Cediel, no tiene límites. Su intención no es otra que seguir llenando de barcos de los atracos (perdón, quise decir, de barcos atracados) los puertos más reputados y donde más se goza de la existencia frívola, lejos del Parlamento Social y del enfrentamiento irreflexivo.

Noticias relacionadas

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida

Y vuelta a las andadas

Golpean el hierro en frío

La inclusión como camino: hacia una construcción de la “diversidad inteligente”

La fórmula debe ser la inclusión como camino del desarrollo

El acto de leer

Dignifica y al dignificar permite que las personas vuelen
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris