Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   La tronera  

Escuelas de moral

Víctor Corcoba
Víctor Corcoba
jueves, 6 de agosto de 2009, 06:13 h (CET)
Ya sabíamos que cada persona es única e irrepetible, y ahora lo vuelve a refrendar el científico Fred Gage, poniendo sobre la mesa los genes que nos hacen personas singulares. Cada uno es lo que es y todos somos lo que somos, seres con derecho a dignidad. Esto no es fácil de entender y mucho menos de cumplir. La crisis de moral que hoy sufre el mundo impide tomar razón y poner bases consistentes para que las desgracias dejen de golpear lo más innato del ser humano, su consideración de persona. Los derechos humanos siguen violándose hasta en tiempo de paz y esto habría que atajarlo, puesto que es un fenómeno incomprensible. Es una buena noticia, pues, que el Consejo de Seguridad de la ONU denuncie a los países y grupos responsables de implicar o abusar de los niños durante los conflictos armados, además de pugnar por hacer justicia procesando a los perpetradores y resarciendo a las víctimas.

Hay que avivar la dignidad de todo ser humano por el simple hecho de serlo. Sin moral es imposible. Nadie estará a salvo y estaremos amenazados por lo que producimos nosotros mismos. A los hechos me remito: vivimos cada vez más en el miedo; en el miedo de la locura. Guerras que parecen privatizadas como negocio. Gobiernos que cortan las alas de la libertad. Justicia que si tenemos la suerte de que llegue; llega tarde, mal y nunca. Mil millones de personas sufriendo hambre y el grifo de las ayudas en merma, por una crisis que es de moral sobre todo lo demás. Para detener todos estas calamidades hay que inyectar en vena social, sobre todo a gobernantes y gentes de poder, una buena dosis formativa de conciencia para que se pueda esclarecer el juicio moral en el mundo.

La conciencia moral tiene que ser el espíritu que mueve a las personas. Debe ser como ley de vida, lo que exige responsabilidad y deber, consideración y respeto. Ya en su tiempo, el singular filósofo José Ortega y Gasset, puso en nuestro camino una de sus frases célebres que hoy debiéramos ponernos como deber: “Con la moral corregimos los errores de nuestros instintos y con el amor los errores de nuestra moral”. Al final, resulta que el amor todo lo reconstruye e instruye. Nos hace falta para retomar el sentido de lo justo y de lo recto, de lo auténtico y de la poesía. De lo contrario, vamos hacia la derrumbe mal que nos pese. Con urgencia pongamos, pues, escuelas de moral en todos los puntos cardinales de la tierra. O todos nos acabaremos sintiendo mal, muy mal, por mucha ciencia que atesoremos o por muchos caudales que manejemos. La excelencia de todas las ciencias es la moral. Punto en boca.

Noticias relacionadas

El horizonte declara…

Poema de Aurora Peregrina Varela Rodríguez

Noche de enero

Un poema en prosa de Francisco Castro

El Gobierno se humilla ante el chantaje del separatismo catalán

“ Un apaciguador es alguien que espera que el cocodrilo se coma a alguien antes que a él” Wiston Churchill

Todos ellos dicen NO al Especismo

A algunos ciudadanos en China: Perros y Gatos también aman sus vidas

Andalucía, una ocasión para la izquierda

​​El ministro de Agricultura, Luis Planas, fue el orador invitado por la Agencia de Noticias Europa Press en su último Desayuno Informativo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris