Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   El crisol   -   Sección:   Opinión

El fondo del armario

Pascual Mogica
Pascual Mogica
miércoles, 5 de agosto de 2009, 06:20 h (CET)
Después de la resolución de archivo del “caso Camps” los valencianos y creo que los españoles en general, nos sentimos bastante decepcionados porque hemos visto cosas dentro del contexto de todo lo que concierne a la investigación y pronunciamiento de los intervinientes, jueces y fiscales, que la verdad sea dicha nos confunden cada vez más.

Estamos ante una situación que crea verdadera perplejidad y que nos lleva a preguntarnos si a la hora de la verdad, a la hora de tomar una decisión, ha prevalecido la profesionalidad sobre los sentimientos de amistad. Muchos españoles pensamos que algún juez del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana debería haberse inhibido en este caso y de este modo no tener que soportar que se le pueda recordar aquello de la mujer del César.

Con esto de los trajes muchos tenemos la sensación de que se ha abierto el armario donde dichos trajes estaban guardados pero no se les ha echado a un lado para poder ver si detrás del ellos, en el fondo del armario, hay algo más. Se han abierto las puertas del armario y se ha dicho: ¡Tate! ¡Aquí están los trajes! Sí, aquí están los trajes ¿y qué? ¿Qué más? ¿Nada más?

He de manifestar que cuando el “caso Camps” pasó a Valencia, yo me mostré bastante escéptico, en lo que a condenar a Camps se refería, cuando leí que de los tres cargos, prevaricación, tráfico de influencias y cohecho, el juez instructor o el TSJCV decidieron anular los dos primeros y dejarlo en cohecho, en lo más difícil de demostrar. A partir de ahí ya hemos podido ver como se han desarrollando los acontecimientos, de los tres jueces que tenían que decidir si adelante o archivo, dos de ellos, uno de los cuales, De la Rúa, no ha desmentido su gran amistad con Camps, se mostraban proclives, según algunos medios de comunicación, a darle carpetazo al caso como así ha sido. Se comenta en dichos medios que no lo habían hecho antes porque estaban intentando convencer al tercero para que se les uniera y de este modo haber conseguido un dictamen unánime lo cual podría dar mayor credibilidad a la decisión, cosa que no ha ocurrido. De todos modos si el caso se ha archivado, sin mirar en el fondo del armario, siempre quedará la sensación de que se ha cerrado en falso y mucha gente quedará decepcionada. Después de esto intuyo, al igual que intuí desde el primer momento lo del archivo por parte del TSJCV, intuyo, repito, que ocurrirá lo mismo en el Tribunal Supremo, caso de que alguien decida recurrir, aunque tampoco tengo muy claro esto último.

Noticias relacionadas

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida

Y vuelta a las andadas

Golpean el hierro en frío

La inclusión como camino: hacia una construcción de la “diversidad inteligente”

La fórmula debe ser la inclusión como camino del desarrollo

El acto de leer

Dignifica y al dignificar permite que las personas vuelen
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris