Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   The Washington Post Writers Group   -   Sección:   Opinión

Una competencia sana

David S. Broder
David S. Broder
martes, 4 de agosto de 2009, 06:40 h (CET)
He aquí una ironía: Los proyectos de ley de sanidad en el Congreso son cada vez mejores, mientras el apoyo con el que cuentan disminuye en todo el país. De igual manera el Presidente Obama ha claudicado al sentido común y ha abandonado su exigencia de medidas rápidas. Hará falta tiempo para que los votantes se hagan a la idea de los cambios que quiere acometer.

Mientras Cámara de Representantes y Senado se disponen a disolverse camino de sus vacaciones de verano, una serie de encuestas reconocían que la iniciativa nacional insignia de Obama tiene problemas, enfrentándose a un creciente escepticismo en torno a su coste y beneficios.

Una encuesta Wall Street Journal/NBC News realizada la pasada semana situaba en el 41 por ciento de su muestra estadística la aprobación de los esfuerzos de reforma sanitaria de Obama y en el 46 por ciento la desaprobación. Las cifras son casi idénticas a las cifras de Bill Clinton en la misma cuestión en junio de 1994, el mes de su fracasada iniciativa.

La misma encuesta ofrece un anticipo del debate que nos aguarda ahora. Cuando se pidió a los electores que evaluaran el plan sanitario de Obama, el 36 por ciento dijo que era una buena idea y el 42 por ciento lo calificó de malo. Pero más adelante en la encuesta, cuando el cuestador lee un enunciado neutral y preciso describiendo las principales características del plan que apoya Obama, despierta un fuerte apoyo - obteniendo la aprobación del 56 por ciento frente al 38 por ciento.

Junto al hecho de que todas las encuestas recientes adjudican una mayor credibilidad a los Demócratas en temas de salud que a los Republicanos, estos resultados indican que todavía es posible que Obama y sus partidarios detengan la erosión y ganen la batalla de la opinión pública - si pueden hacer que la gente entienda lo que se propone.

Claramente no conseguirá ninguna ayuda de los Republicanos, que en su mayor parte parecen estar siguiendo las exhortaciones de Bill Kristol de "tumbarlo sin más", o los anuncios de los grupos de interés que advierten del "control público de la atención médica."

El peligro para los Demócratas es que las etapas finales del trabajo en comisión en los proyectos de ley de la atención médica se describen mejor como guerra de facciones - progresistas contra moderados - que como un esfuerzo concertado por hacer frente a uno de los retos políticos más difíciles imaginables.

En realidad, es ambas cosas. Pero los dirigentes también han estado demasiado ocupados arbitrando la lucha entre facciones para explicar los cambios sustanciales que se están realizando en los proyectos de ley - la mayoría de los cuales mejoran las posibilidades de ofrecer una atención de calidad a más personas a un costo asequible.

He aquí un ejemplo: Sin que casi nadie lo note, dos representantes novatos del medio oeste Demócrata, Ron Kind, de Wisconsin, y Bruce Braley, de Iowa, han añadido a los proyectos de ley de la Cámara una disposición que moviliza los recursos intelectuales del Instituto de Medicina (OIM) para la tarea de ofrecer "atención de alta calidad centrada en el paciente y basada en los medios de diagnóstico más frecuentes".

Asesorado por varios centros médicos de su distrito, Kind me dijo que ha seguido durante años la labor del grupo de la Facultad de Medicina de Dartmouth que estudia las disparidades regionales en el gasto médico. Braley tenía un relato activista parecido:

"Un médico de Cedar Falls, Iowa, Jim Young, me dio un libro titulado 'Sobreatendidos', de Shannon Brownlee. Subrayé pasajes en el libro entero y luego los resumí. Ello me llevó a los informes del Instituto, y empecé a exponerlos en las reuniones con la directiva".

El Instituto es la parte con prestigio de la Academia Nacional privada. Durante los últimos años, ha celebrado una serie de talleres y difundido una serie de informes sobre el tema "El imperativo de la atención sanitaria: reducción de los costes y mejora de los resultados", bajo la presidencia del Dr. Denis Cortese, presidente de la Clínica Mayo.

La enmienda de Kind and Braley daría al Instituto competencias para recomendar cambios en los precios de Medicare y presentaría los resultados al secretario de salud y servicios sociales, que los remitiría al Congreso. Si no son rechazados en el plazo de 90 días, los cambios entrarían en vigor.

Obama ha propuesto un mecanismo de implementación automática de medidas parecido, viniendo las recomendaciones de una comisión elegida por el presidente y compuesta de cinco profesionales de la medicina y expertos de la sanidad.

Un portavoz de la Oficina de Gestión y Presupuestos de la Casa Blanca, como era de esperar, cree que el plan de Obama es mejor. Braley y Kind discrepan. Pero la competencia de ideas desplaza la legislación en la dirección correcta. Ahora el trabajo es mantener a la opinión pública lo bastante bien informada para impedir que todo este esfuerzo naufrague, una vez más.

____________________

Diario SIGLO XXI dispone de los derechos de publicación en exclusiva para medios digitales españoles de este y muchos otros columnistas del Washington Post Writers Group.

Noticias relacionadas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana

Trapisondas políticas, separatismo, comunismo bolivariano

Una mayoría ciudadana irritada

Prejuicios contra las personas

Es una malévola tendencia, favorecemos los prejuicios y protestamos contra sus penosas consecuencias
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris