Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Opiniones de un paisano  

La minorización lingüística y otros abusos "nacionales"

Mario López
Mario López
martes, 4 de agosto de 2009, 06:39 h (CET)
Lejos de fomentar un bilingüismo libre, respetuoso de las minorías lingüísticas y de los usos locales, la política de los diferentes gobiernos centrales –desde antes de Franco a Rodríguez Zapatero- lo que han ahondado es precisamente en lo contrario: la diglosia. Ciertamente, el régimen franquista lo hizo de una manera mucho más salvaje que los sucesivos gobiernos surgidos a partir de la instauración del régimen constitucional por el que ahora nos regimos, pero la agresión persiste.

La diglosia es el bilingüismo en el que una de las lenguas goza de prestigio o privilegios sociales o políticos superiores. Esos prestigios y privilegios, absolutamente carentes de todo fundamento racional, son los que finalmente provocan el sentimiento de humillación en el pueblo cuya lengua materna es perseguida o devaluada frente a la lengua predominante en el conjunto del Estado y el consiguiente desafecto a la "unidad nacional". Las políticas de minorización lingüística y glotocidio –o etnocidio lingüístico- son las que por sistema, y hoy más que nunca en lo que llevamos de democracia a raíz del pacto PP-PSOE en Euskadi, se vienen practicando desde el Gobierno central y sus adlátares, contra las comunidades que gozan de una lengua vernácula distinta a la del Estado. Frente a esas políticas evidentemente agresoras, comunidades como Euskadi o Catalunya no tienen otra opción que practicar políticas de inmersión lingüística mucho más rigurosas que las que practicarían si el Gobierno central y sus adlátares se mostraran más respetuosos de las culturas locales. A personajes como Rosa Diez o Fernando Sabater, que hacen de la defensa del castellano su bandera, no les vendría nada mal un curso de historia del glotocidio en España. Qué decir de Esperanza Aguirre, autora de la más infame bufonada al abrir, para inmediatamente cerrarla, una escuela catalana en Madrid. Para empezar, les recomiendo que repasen el asesinato del portugués en Olivenza. Yo soy madrileño de octava generación y ello no me impide ver estos asuntos con meridiana claridad. Quiero recordar las palabras del añorado periodista, Javier Ortiz, tratando de la minorización lingüística: “Descritos como “minoritarios”, se diría que se trata de idiomas que no han alcanzado mayor desarrollo porque se han mostrado históricamente poco aptos para comunicar pensamientos y sentimientos, cuando lo cierto es que son lenguas venidas a menos a bofetadas, por culpa de la represión que su uso ha acarreado, y no sólo durante el franquismo, sino desde siglos atrás. No son lenguas minoritarias, sino minorizadas. Conviene llamarlas así, aunque sólo sea para forzar que se discuta sobre algo que muchos preferirían dejar en silencio. O convertirlo en lo contrario”.

Noticias relacionadas

Emprender desde el corazón

Lo complejo es la capacidad de encontrar el camino para dar respuesta a los problemas y desafíos que tenemos

Greta Thunberg: “Se avecina un cambio, les guste o no”

a Cumbre de Acción Climática tiene como objetivo “acelerar las transformaciones que se necesitan con urgencia e impulsar acciones que beneficien a todos”

El Parlamento de Navarra pide disculpas a Casa Real

Cuatro años después, el Parlamento de Navarra, "expresa a la Casa Real sus disculpas por la falta de invitaciones"

Otra incongruencia. Déficit mundial de azúcar

Domingo Martínez Madrid, Burgos

Otra oportunidad

Carlos Castro Martínez, Valencia
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris