Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Opiniones de un paisano   -   Sección:   Opinión

El verdadero "terrorífico error"

Mario López
Mario López
lunes, 3 de agosto de 2009, 06:51 h (CET)
El descrédito personal a lo que conduce inexorablemente es a que nadie te haga caso, incluso cuando puedas tener razón. Para muchos madrileños nuestro Gobierno regional está absolutamente desacreditado, por tenernos acostumbrados al bochornoso espectáculo de la mendacidad sistemática, las prácticas turbias, el escurrir el bulto y el absoluto rechazo a asumir la menor responsabilidad en asuntos que nos acaban perjudicando gravemente por haber sido gestionados con la mayor incompetencia o, lo que es aún peor, de manera ilícita. No hay consejería en la Comunidad de Madrid en la que no se hayan producido gravísimas irregularidades.

En este contexto, viendo cómo se le dio carpetazo a asuntos tales como el tamallazo o la trama de los espías, si tenemos que decidir a quién tenemos que creer en el lamentable caso Rayán, no nos puede resultar difícil tomar partido por la enfermera. Todavía no he conocido a una enfermera que me haya mentido -y he conocido muchas-, y nuestro Gobierno regional miente más que habla ¿Cómo es posible que la Comunidad redacte un informe de lo que ocurrió aquel día en el hospital Gregorio Marañón sin haber oído a la enfermera? ¿Cómo creer a los redactores de ese informe cuando afirman, en contra de toda evidencia, que la enfermera tenía la experiencia exigible para alimentar a un neonato? ¿Cómo creer a quien afirma que la enfermera se ofreció voluntaria, cuando ella confiesa ante el juez que fue requerida a ello sin recibir las instrucciones oportunas? La enfermera alimentó a Rayán en la convicción de que estaba obrando correctamente ¿Cómo podemos dudar de ello? Y si obró de esta manera, errando, es evidente que la responsabilidad de la muerte de Rayán recae plenamente en la dirección del centro médico y, en última instancia, en el Gobierno de la Comunidad de Madrid, que ha de vigilar por que los protocolos hospitalarios se cumplan a rajatabla, en vez de dedicarse a jugar a los espías con los adversarios políticos de su propio partido. El Gobierno de Esperanza Aguirrre, para más INRI, redactó un informe falso a sabiendas de su falsedad. El asunto está en los tribunales de justicia y será ahí donde se diriman las responsabilidades penales. Pero la mendacidad sistemática de nuestro Gobierno regional, su absoluta deslealtad con los madrileños, su obsceno desparpajo, su insaciable marrullería, no nos puede dejar indiferentes. Eso sí que sería un “terrorífico error".

Noticias relacionadas

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal

Los ejes sobre los que Hitler construyó el Nazismo

La historia que sigue después es conocida, y sin embargo sus promesas nunca fueron cumplidas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris