Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Artículo opinión  

Fernando Lugo y la imagen del país

Luís Agüero Wagner
Redacción
sábado, 1 de agosto de 2009, 10:38 h (CET)
“He perdido mi reputación, pero no la echo en falta”, dijo una vez la actriz estadounidense Mae West, y lo mismo podría decir hoy Fernando Lugo, quien no parece haberse enterado del desmoronamiento de su imagen a nivel internacional, luego de los escándalos protagonizados por él y sus mujeres, tanto como por otros miembros de su gobierno y cuerpo diplomático.

El clérigo presidente, Fernando Lugo, exhortó a los embajadores y encargados de negocios a guardar austeridad y hacer un uso correcto de los recursos económicos disponibles, durante una jornada de trabajo en la quinta Ycuá Satî, dirigida a representantes diplomáticos nacionales en el mundo. El mandatario brindó una serie de recomendaciones a los mismos e instó a que reflejen “una nueva imagen del país”.

Es que como dice un viejo refrán, la moral nace en la mente y muere en la palabra, sobre todo cuando se trata de un cura libertino que si de algo se abstiene, es de predicar con el ejemplo. Un buen ejemplo de cómo dejó a la imagen del país con sus escándalos, puede corroborarse simplemente visitando el sitio web:

http://observadorglobal.com/una-mujer-denuncia-que-fue-violada-por-lugo-n1411.html

Sobre la reacción que sus historias causan en la opinión pública internacional, es recomendable visitar el siguiente video en youtube:

http://www.youtube.com/watch?v=nuXpN3j5tnM

“Como nos duelen los comentarios que hemos escuchado de cómo se referían a nuestro país, prácticas de Gobiernos pasados mancharon con actos de corrupción y otros comportamientos irregulares el buen nombre de nuestro país, debemos comenzar por casa, combatiendo la corrupción y todos los manejos irregulares en nuestras embajadas”, sostuvo sin embargo Lugo, con su característico atuendo arzobispal y como si nunca hubiera hecho nada como para enlodar su propia imagen.

Se olvidó de mencionar a los escándalos por corrupción que sacuden a su propia administración, tales como los fondos malgastados en la secretaría de emergencias por más de dos millones de dólares, el caso del hijastro de López Perito David Yinde, eso sin mencionar la inusitada riqueza de algunos jerarcas del nuevo régimen, como Camilo Soares.

A la deshonra de su iglesia, los daños a la investidura presidencial del Paraguay, y al mismo país al que convirtió en la burla del mundo, se sumaron luego denuncias contra la conducta inmoral de miembros de su cuerpo diplomático, tales como su embajador en Chile Armando Espínola.

Si algo podemos sacar en claro de todo esto es que a Fernando Lugo sólo le interesa la moral como argumento para sus sermones, pero no como para ponerla en práctica con su propia vida.

Decididamente, como lo dijo Aristóteles, no se puede ser y no ser algo al mismo tiempo y bajo el mismo aspecto.

Noticias relacionadas

La Gloria de Nanawa, ochenta y seis años después

Hace ochenta y seis años, un soldado de nombre e historia prohibida cambió el curso de la última guerra sudamericana

¿Qué nos habrá ocultado Sánchez de sus pactos secretos?

Desde Bélgica creen que podrán tumbar al Estado español manejando a sus peones de la Generalitat catalán

El mundo feliz

El libro de Luisgé Martín plantea en sus páginas un enfoque virtual de la realidad humana

La gran tarea

La Junta de Andalucía va a ser gobernada por el pacto que ha llevado a cabo el PP con Ciudadanos y con Vox

Navidad antigua

La Navidad actual no tiene nada que ver con la original
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris