Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   La parte por el todo  

Braquistócrona

Óscar Arce Ruiz
Óscar Arce
sábado, 1 de agosto de 2009, 08:34 h (CET)
En ocasiones un camino más largo que el convencional puede deparar resultados inesperados. Cuando el resultado es decepcionante se reafirman las posiciones que se aferran al camino de la tradición. Por el contrario, cuando el resultado hace del caminante alguien poseedor de algún rasgo extraordinario, los observantes no se explican su buena suerte.

Pensemos en dos puntos separados en el espacio, el segundo de los cuales está situado a menos altura que el primero. Para hacer que una esfera recorra el camino entre ellos muchos pensarán que la solución más adecuada es trazar una trayectoria perfectamente recta de punto a punto.

Así, y puesto que la mayoría se decidiría por esta opción, sería la línea recta la que marcaría la trayectoria y el tiempo estándar por el que habría de regirse la normalidad de los valores.

En cambio, un camino curvo siempre será más largo. Sólo por esto despertará recelos entre los amigos de lo recto. Un recorrido más largo supone una afluencia de fuerzas mayor, lo cual puede ser considerado corrientemente como un despilfarro innecesario. Tanto más innecesario si el tiempo empleado para llegar al punto B es superior o igual al que se habría empleado siguiendo la confortable rectitud.

Pero, ¿qué pasaría si un camino más largo permitiese llegar antes al deseado punto B? El derroche de energía será injustificable desde el punto de vista de la norma, aunque el resultado situaría al actor por delante de la gran mayoría.

Sin excepción, esa posición despertaría el recelo de los que siguen el camino recto que verían pasar por delante irremediablemente a esos heterodoxos incorregibles. Tal es la situación que ocurre al recorrer la distancia entre aquellos dos puntos siguiendo el camino más corto, o el camino más rápido (el que dibuja la curva braquistócrona).

Porque la tradición es recta, pero la vida es curva. Sólo es necesario encontrar la curvatura adecuada.

Noticias relacionadas

Las otras naciones

​Los animales no nacen para ser comidos por el humano: existe el veganismo, que es más sano, para los individuos y para los recursos de la tierra

​Poetas

Los sentimientos no son ciertos hasta que les ponemos palabras

​Los perdedores

En este mundo, perdedores lo somos todos en tanto en cuanto de esta vida solo se sale muerto y no hay dinero ni poder que compre tiempo extra de vida

Sánchez y 13

​Nos encontramos, pues, abocados a la XIII legislatura que va a empezar con el presidente como protagonista

Los ciudadanos sometidos a presión: tres comicios en un mes

Pese a que aún no ha comenzado oficialmente la campaña para las legislativas, la maquinaria electoral ya está en funcionamiento y se anuncian jornadas tormentosas
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris