Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Cesta de Dulcinea  

Los amigos de Javier Segovia

Nieves Fernández
Nieves Fernández
sábado, 1 de agosto de 2009, 08:33 h (CET)
Es bueno tener amigos y conservarlos pero más difícil es que esos buenos amigos puedan ser capaces de conservar, no ya la amistad como un tesoro, sino la obra que hayas dejado en este mundo, conservarla y difundirla para las generaciones venideras y para los hijos de los amigos y de tus propios hijos.

Eso es lo que ha hecho la Asociación Cultural Amigos de Javier Segovia, del joven y desaparecido y joven cantautor, fallecido en accidente de tráfico en 1977.

No es la primera vez que el grupo de amigos le hace un homenaje como el que tuvimos la ocasión de presenciar hace dos días, la víspera de la Pandorga de este año, porque un buen día para homenajear es este día en Ciudad Real, la Festividad de la Pandorga, cuando se canta el himno que él creó y se repite hasta la saciedad por generaciones venideras y presentes.

La Asociación de Amigos demuestra que Javier Segovia no escribió sólo el Himno de la Pandorga, sino muchas más canciones que también podrían ser consideradas himnos, himnos a La Mancha, himnos a la amistad, himnos a la tierra que nos ve nacer crecer y morir, como él mismo.

Mal se ha analizado a veces el trabajo de estos artistas, poetas, músicos y cantantes, si hablabas de tu tierra manchega enseguida eras encasillado en un rancio mancheguismo del que no podías sentirte orgulloso, como sí se enorgullecían otros artistas de otros contornos al parecer con más derechos nacionalistas.

Javier Segovia defendía una manera de ser y de actuar en la geografía que le rodeaba. Ahora sus amigos son capaces de sacar a los cuatro vientos y emocionarnos con más y mejores medios electrónicos sus canciones y con ellos les permite cantar junto a él, junto a su busto rodeado de jardines y buenos sentimientos las viejas grabaciones que se harán nuevas con las voces de sus amigos y del recuerdo.

Curiosamente al busto lo iluminan y le ponen un micrófono porque realmente Javier Segovia está vivo, pues viva estará su obra en cada Pandorga y en cada estrofa junto a él recordada.

Difícil es defender la obra de un amigo a los treinta años de haber sido creada, en esta sociedad donde sólo es importante lo que se logra, se consigue o se crea al momento, al instante, no tiene ninguna validez lo que se crea y se deja reposar por los años o por el largo tiempo.

Los amigos de Javier Segovia se han empeñado en hacer nuevos amigos con el trasfondo de su obra, de la obra de su compañero y amigo y cuentan su amistad haciendo nuevos amigos de este eterno joven prometedor que hubiera dado mucho de sí mismo si la vida no le hubiera tratado tan injustamente, si la misma vida no le hubiera sido arrebatada.

Representa a una generación, la de los años setenta, la de la guitarra y los cantautores, la de las melenas masculinas al aire, las de los contestatarios, los poetas, la suave música que se entremezclaba entre las venas de una juventud maravillosa que era como su verdadera identidad.

Es bueno que haya amigos como estos de Javier Segovia, que no olviden que un día cantaban y creaban canciones como éstas en un pasado no demasiado lejano, cercano para muchos. Bien por Alberto Segovia, Jesús Romero, Luis González, Regino Ayllón, José María Calero, José María San Martín, Luis González, Lourdes Muñoz, Javier Naharro, Rafael Sanz y todo los que forman la Asociación de un cantautor fallecido pero vivo, y muy recordado en la música y en el tiempo.

Noticias relacionadas

TV1 y R.M Mateo, al servicio incondicional de P.Sánchez

“El pueblo solo es soberano el día de las elecciones” Castelao

¡Ay Carmena!

En la locura de esta campaña electoral os miro a los “poderes emergentes” de aquella primavera ciudadana. No quiero emular a Quevedo, pero la actualidad dice que la temida locura ha entrado en vuestros reinos

​Alan y Allende

García se convirtió en el segundo presidente socialdemócrata en la historia americana en tirarse un tiro

Comprender e interpretar

El libro Acontecer y comprender de Teresa Oñate y otros autores es una obra fundamental para entender de modo amplio lo que es la Hermenéutica crítica

Oráculos decisivos

Son momentos decisivos para discernir las informaciones veraces y coherentes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris