Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Opiniones de un paisano  

De todas la muertes, la muerte

Mario López
Mario López
sábado, 1 de agosto de 2009, 08:30 h (CET)
Estamos tan acostumbrados a ver los hierros retorcidos y calcinados de los coches siniestrados. Estamos tan acostumbrados a ver los rastros de sangre de unos cuerpos reventados que ya han sido convenientemente retirados. Estamos tan acostumbrados a ver los despojos de niños mutilados, víctimas de todo tipo de holocaustos, que se exhiben sin pudor porque, al parecer, a los cadáveres “tercermundistas” no les ampara el derecho a la intimidad.

Estamos tan acostumbrados a la presencia de la muerte globalizada y a la vista de los restos que deja desperdigados por la faz de todo el planeta que no sé cómo queda aún alguien que se pueda conmover con una noticia luctuosa. Que matar esta mal, nadie lo duda. Que en ocasiones es un mal necesario, algunos así lo proclaman. USA ve en la muerte un buen aliado contra ciertos fundamentalismos orientales. ETA ve en la muerte el único medio para expresar su disconformidad con la actual integración de Euskadi en el Estado español. La muerte es el precio, asumido por todos, del placer de viajar. La muerte nos parece injusta a todos sólo cuando es producto de la fatalidad o del fallo humano. La fatalidad entendida como la circunstancia inesperada y absolutamente azarosa que se ceba sin medida en un ser inocente. El fallo humano, cuando es imposible culpar a la tecnología; tecnología que, por cierto, tiene su origen en la condición humana. En fin. Somos seres fugaces y frágiles. Cualquier azote de la naturaleza puede acabar con cualquiera de nosotros, sin producir el más mínimo efecto en el orden del Universo. Unos matan por unos motivos, otros por otros. Siempre quedará una excusa para matar a alguien. Sólo cuando a una mayoría le repugna, la muerte es repugnante. No sé cómo llegados a cierta edad provecta aún nos pueden quedar ganas de llorar. Pero quedan, afortunadamente.

Noticias relacionadas

La gran tarea

La Junta de Andalucía va a ser gobernada por el pacto que ha llevado a cabo el PP con Ciudadanos y con Vox

Navidad antigua

La Navidad actual no tiene nada que ver con la original

La gestualidad de Sánchez y su incondicional apoyo mediático progre

“Si quieres entender a una persona, no escuches sus palabras, observa su comportamiento” Albert Einstein

Cándida candidata del PP en Madrid

‘Cándida’, según el diccionario, es el adjetivo que califica a la ingenua que no tiene malicia ni doblez, o que es simple, poco advertida

Respetar es sinónimo de libertad

¿Podemos cortar de raíz toda manifestación contraria al sentir del pueblo?
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris