Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   El crisol   -   Sección:   Opinión

Frases

Pascual Mogica
Pascual Mogica
sábado, 1 de agosto de 2009, 08:28 h (CET)
Hay frases que han pasado a la historia, unas por obsoletas y porque no tenían sentido alguno y otras porque quienes las pronunciaban han sido superados por aquellos que en su día no admitían el contenido de dichas frases. En definitiva, unos han perdido la paternidad de esas frases y otros la han suplantado.

Se decía: “La tierra para el que la trabaja”. Mentira. La intención era buena pero a medida que pasaban los años quedaba, cada vez más claro, que la tierra jamás sería para el que la trabaja. Hubo etapas en que la tierra le fue entregada al que la trabajaba pero al final volvía a los terratenientes de siempre. Siempre hemos oído decir aquello de: “Los que más tienen que más paguen”. Mentira también. Los que más tienen cuentan con dinero suficiente para pagar el asesoramiento de expertos en temas fiscales capaces de dejar hecho añicos el sentido de esta frase. Pero sin embargo hay otra, una tercera, la que dice: “Cada vez los ricos son más ricos y los pobres más pobres”. Esta frase que se utilizaba solo por los partidos políticos defensores de los trabajadores, de los pobres, por los partidos de izquierdas, como una denuncia de la situación socio-económica de la mayoría de los ciudadanos ha pasado a ser utilizada, sin ningún pudor, por la derecha. Recientemente y como consecuencia del nuevo modelo de financiación autonómica se ha dicho desde el Partido Popular que esta nueva modalidad “hace que los ricos sean más ricos y los pobres cada vez más pobres”. Esto lo ha dicho la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal.

Cuesta de asimilar que la derecha pueda utilizar esa frase que marca las distancias entre ricos y pobres, máxime cuando lees que desde el Partido Popular propusieron, el pasado mes de junio, en el Senado que se suprimiera el impuesto de matriculación para los yates. Esto nos da la verdadera medida del cinismo que impera en todas y cada una de las acciones que marcan la actitud política del PP. Han llegado hasta cometer la barbaridad de hablar del aumento de las distancias entre ricos y pobres apropiándose de la defensa de estos últimos, para sorprendernos después con la petición de retirarle los impuestos al lujo y al fasto como una de las medidas para frenar la crisis. Tremendo.

Noticias relacionadas

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida

Y vuelta a las andadas

Golpean el hierro en frío

La inclusión como camino: hacia una construcción de la “diversidad inteligente”

La fórmula debe ser la inclusión como camino del desarrollo

El acto de leer

Dignifica y al dignificar permite que las personas vuelen
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris