Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Momento de reflexión   -   Sección:   Opinión

Descanso dominical

Octavi Pereña
Octavi Pereña
miércoles, 29 de julio de 2009, 05:34 h (CET)
El sindicato francés FO publicó el 1 de diciembre de 2008 una ‘carta abierta’ dirigida al presidente Nicolas Sarkozy y a los parlamentarios, contra el trabajo dominical. En Francia se ha abierto un enconado debate sobre la cuestión del descanso dominical que aún dura en el momento en que este escrito vea la luz pública. Esta polémica no se da en otras culturas porque el descanso semanal es una peculiaridad del judaísmo y cristianismo, que beben en la misma fuente de revelación, que ha configurado nuestra manera de ser colectiva.

El descanso semanal Dios lo instituyó una vez finalizada la obra de la creación y antes de que entrase el pecado en el mundo y el trabajo hiciese sudar. “Y acabó Dios en el día séptimo la obra que hizo, y reposó el día séptimo de toda la obra que hizo. Y bendijo Dios el día séptimo, y lo santificó, porque en él reposó de toda la obra que había hecho en la creación” (Génesis,2:2,3).

Más tarde en el Sinaí, cuando Dios reveló a Moisés la ley que debía regular el comportamiento de los israelitas, se legisló la obligatoriedad de guardar el día séptimo (Éxodo,20:8-11), para recordarles que esta jornada especial debían dedicarla exclusivamente al Dios que los había rescatado de la dureza de la esclavitud egipcia. Este mandamiento tiene la finalidad de recordarnos la facilidad con que nos olvidamos de Aquel de quien proceden todas las cosas buenas que disfrutamos. Así y todo, a menudo, los intereses económicos prevalecen sobre los espirituales. La primera manifestación de este cambio de actitud consiste en robarle al séptimo día su carácter sagrado. (Nehemías,13:15-21).

Los opositores franceses al trabajo dominical no luchan porque quieren devolverle al séptimo día su carácter sagrado que se le dio en su constitución. Anne Vidalie y Marie Huret, en su escrito ‘La larga historia del domingo’ (L’Espress,23-12-2008) se preguntan. “Por lo que hace a la elección de la sociedad, ¿qué preferimos? ¿Una sociedad consumista o una sociedad que dé prioridad a la vida social, cultural, deportiva y familiar? Una sociedad igualitaria, ¿o una sociedad que diferencia a los asalariados pobres obligados a trabajar el domingo, y los asalariados que podrán consumir el domingo? He aquí los objetivos que nos esforzamos en defender”. Los autores del comentario añaden: “Hoy, la ironía nos lleva a dar gracias al gobierno por el regalo social que nos ha hecho en esta vigilia de Navidad: ¡A partir de 2009 podremos trabajar el domingo!”

La lucha contra el trabajo dominical está condenada al fracaso si no se recupera el carácter sagrado de esta jornada. Si no se tiene claro que el hombre no sólo se nutre de pan sino de toda palabra que brota de la boca de Dios , siempre penderá sobre los obreros que no quieran trabajar el domingo la amenaza de la mano de obra marroquí o asiática, que no tiene ningún tipo de cobertura sindical, que lo hará.

Detrás de la polémica del descanso dominical se encuentra el dilema de qué tipo de sociedad queremos: Una en la que gobierne Dios u otra en que lo hagan las leyes promulgadas por hombres ambiciosos que oprimen a sus semejantes. Si se elige la segunda, tal como las evidencias lo muestran, la opresión irá en aumento.

Noticias relacionadas

Propia imagen

El derecho al honor y a la propia imagen es un derecho protegido por la Constitución

Salvar Cataluña ¿Voto útil para Ciudadanos?

Errores de apreciación del PP pueden acabar con un retorno a la situación previa a la aplicación del Artº 155

El mundo material es la escoria, el Más allá la realidad

El cuerpo del alma está constituido por una estructura de partículas

La epidemia de la desesperación

Un pueblo desesperado es un pueblo sin futuro

Cataluña sigue en la cuerda floja. El separatismo sigue vivo

Seguimos pensando que la situación catalana está muy lejos de solucionarse
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris