Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   Parque cerrado   -   Sección:  

El gigante con pies de barro

Pablo García
Pablo  García
martes, 28 de julio de 2009, 05:18 h (CET)
El antaño todopoderoso Brawn se ha estancado, ya no tiene los millones que la fabrica madre (Honda) les dejó para evolucionar el monoplaza. Esto hace que nos planteemos una serie de preguntas que intentaremos responder: ¿Es ahora mismo el Brawn peor coche que hace cuatro carreras? No, es el mismo monoplaza pero congelada su evolución ya no es el temible rival que fue, solo aspiran a puntuar, y cada vez menos. ¿Son nuevos los problemas de neumáticos y su dificultad para que trabajen a temperatura optima? Tampoco, es un problema de base del coche, sólo que ahora sus rivales los han superado claramente con lo que sus defectos se magnifican.

Como un gigante con los pies de barro el equipo Brawn se tambalea, aún no ha caído pero si no encuentra rápido un patrocinador fuerte, lo más probable es que caiga. Por un lado esto es bueno para el mundial pues aporta la emoción que todos exigíamos y que hasta ahora estaba dosificada con cuentagotas esta temporada. Por otro da pena ver como el líder actual puede que no esté para luchar al final de campeonato por la corona y que se encomiende únicamente a errores ajenos para conseguirla.

El problema de Brawn es que aún teniendo un monoplaza prácticamente blanco y casi limpio de pegatinas, lo que en otros tiempos hubiera sido un reclamo absoluto para empresas que quisieran pintar el coche con sus colores corporativos y pasear por medio mundo (y en primeras posiciones) su marca. No encuentra ningún patrocinador serio que financie las evoluciones que el che anda necesitando desde hace ya unos cuantos grandes premios. Red Bull cuenta con un presupuesto holgado y algunos de los mejores técnicos y diseñadores de la parrilla, Ferrari, Mclaren e incluso Renault triplican el presupuesto de la escuadra blanquiamarilla, y sin dinero no hay evolución del coche, algo fundamental si se quiere aspirar a todo en este complejo deporte.

Por eso nos encontramos deportivamente con una situación que hace unas cuantas carreras no esperábamos. Red Bull a pesar del resultado de Hungría, hoy por hoy cuentan con el monoplaza más equilibrado, Alonso ha vuelto a estar ahí, sólo unas diez vueltas pero junto con la “clasi” de ayer son suficientes para esperar un final de temporada explosivo del asturiano. Los grandes históricos están resurgiendo, y para muestra los podios de hoy en Hungría con Mclaren y Ferrari al frente. Y por último, los que se unen a la fiesta y nunca parecen haber sido invitados pero que pueden ser jueces esta temporada, Williams y Toyota, dos equipos que entran habitualmente en los puntos.

Con todo esto el goteo de puntos sigue siendo alarmante. Barrichello parece haber arrojado la toalla y Button solo puede intentar minimizar los daños.
Los números salen, si Brawn sigue perdiendo puntos a este ritmo en Brasil puede que en vez de Champagne el ganador beba Red Bull.

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris