Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

De don Manuel Fraga y de Honduras

Miguel Massanet
Miguel Massanet
martes, 28 de julio de 2009, 06:02 h (CET)
Don Manuel Fraga Iribarne lo ha sido todo en España, desde embajador en Inglaterra, ministro de Interior, fundador de Alianza Popular, uno de los llamados padres de la Constitución y presidente de la Comunidad Gallega. Una persona íntegra a carta cabal y con una preparación que para sí la quisieran el noventa y cinco por ciento de los ministros del actual gobierno del señor Rodríguez Zapatero. Por consiguiente, debo decir sin ambages que le tengo un gran aprecio y respeto, pero esto no obsta a que los años, que ya son muchos los que acumula don Manuel, no hayan dejado de hacer mella en tan gran hombre y, como ocurre con todo mortal, le hayan privado, sino en todo al menos en parte, aquella clarividencia de la que gozaba en tiempos anteriores. Es por eso que convendría que sus últimas declaraciones no se le tomaran en cuenta y que alguien, de su entorno familiar y del mismo PP, le recomendara prudencia y le pidiera que dejara de intervenir en las cosas del partido, para evitar que, involuntariamente, llevado por el convencimiento de que continúa siendo el cabeza de la formación popular, incurra en errores que, como no podía ser de otra manera, son usados por los espabilados del PSOE para lanzarle dardos envenados al partido al que él, sin duda, pretende beneficiar.

Dicho esto uno se hace cruces de la cara dura demostrada por el titular de asuntos exteriores de nuestro país, del que, por cierto, alguien con mucha gracia ha dicho que el señor Moratinos ha sido el primer ministro de Asuntos Exteriores que “visita oficialmente su propio país”, refiriéndose a la pantomima de Gibraltar. Bromas aparte no es de recibo que, cuando la oposición parlamentaria critica, lo que el noventa por ciento de la ciudadanía española ha considerado una aberración, el viaje oficial de Moratinos a Gibraltar y la escenificación que protagonizó con Caruana y el ministro inglés, entrelazando sus manos y mostrando un jolgorio desmesurado por su “hazaña”; en realidad no hace más que demostrar sus desconocimiento de lo que es una democracia y de los cometidos de los parlamentarios de la oposición en cuanto a la labor de vigilar y censurar, si procede, las actuaciones del gobierno de turno. Resulta improcedente, absurdo y poco elegante que, al recibir las críticas por un viaje que nunca se debió de haber llevado a cabo, el señor Moratinos, se salga llamando “desleal” a Rajoy por criticar, lo que ya se califica como: “la foto de la vergüenza”. Yo creo que mejor haría nuestro conspicuo personaje dando una explicación a los españoles del motivo de este periplo por Suramérica en el que, su primera visita, ha sido para el señor Chávez de Venezuela quien, hace poco, ha vuelto a dar muestras de lo que entiende él por democracia, intentando de nuevo, ahora por medio de decretos, lo que le fue denegado en las urnas por el pueblo venezolano: el conseguir por la vía que sea posible el convertirse en el dictador ad calendas graecas de su país; reuniendo bajo su persona todos los poderes ( algo parecido a lo que intenta el señor ZP en España) a golpe de cacicada, léase decretos leyes.

Resulta ser que el señor Moratinos ha ido acompañado de unos empresarios que, según se dice, van a intentar potenciar sus negocios invirtiendo en Venezuela. Aquí convendría preguntarse, dado que parece que entre los desplazados a aquella nación hay algunos banqueros, si estos señores tienen claro en el berenjenal en el que se están metiendo y si, previamente, han tenido ocasión de hablar con el señor Botín para que les informara de sus experiencias con banco que, hace poco, le ha sido expropiado por Chávez, ubicado en aquellas latitudes. En fin, con su pan se lo coman porque, sin duda, son muy dueños de hacer lo que mejor les parezca; otra cosa es considerar la oportunidad de realizar este viaje diplomático en un momento en que, con motivo de los cambios ocurridos en Honduras y, teniendo en cuenta la actitud radical adoptado por el señor Chávez que, por cierto, habló de “baños de sangre” al referirse a dicha nación; es como si España tomara partido en la disputa a favor de una intervención exterior para restablecer el antiguo statu quo, ( de hecho, el Gobierno español, se manifestó en contra de lo que ellos llaman “golpe de estado”, sin recordar que el propio Chávez es un golpista que fracasó en una intentona revolucionaria un tiempo antes de hacerse con el poder en las urnas). Existe un elemento añadido que concuerda con la idea del señor Chávez de reforzar su ejército (se habla de que quiere doblar sus efectivos), y es que, según se dice, una de las misiones del señor Moratinos es la de venderle armas al gorila rojo de Venezuela.; algo que, si no hubiera sido por el veto norteamericano (debido a la tecnología facilitada `pr los EE.UU a España para la construcción de dichos buques de guerra, ya hubiera hecho hace unos años).

Lo que no liga, como ocurre en tantas ocasiones con el gobierno que padecemos, es que resulta que exigimos a Israel diálogo, entendimiento, métodos pacíficos para el tema de Oriente Medio; hablamos de la Alianza de Civilizaciones para amansar las aspiraciones territoriales de los países árabes ynos constituimos en defensores de la Cuba de los Castro ante Europa y, cuando se trata de Honduras, debido a que el llamado “golpe”, ha sido protagonizado por la derecha, con el apoyo del Tribunal Supremo y el Parlamento de la nación y contando con el beneplácito de la mayoría de su población”; entonces todos se rasgan las vestiduras por el mero hecho de que, en aquella región, asome un rayo de esperanza en medio de tanta podredumbre tiránica y comunistoide. ¡El señor Chávez no puede consentir que nadie se desmadre de la línea revolucionaria que tiene prevista para todas las naciones de la región y, por ello, no ha tenido inconveniente en rearmarse hasta los dientes, privar del petróleo a los hondureños y emplear el chantaje, la amenaza y toda la demagogia de la que es capaz, que es mucha, para cargar contra el nuevo régimen. Eso sí, parece que los españoles estamos empeñados en reforzarle militarmente, facilitándole pertrechos y armamentos ¡para que pueda cumplir sus promesas de sangre y fuego!

Resulta curioso que ahora, después de haberse mostrado en desacuerdo con el régimen implantado por el nuevo hombre fuerte de Honduras, el señor Roberto Micheletti, mandatario interino al frente del gobierno provisional, los EE.UU del señor Obama están mostrando síntomas de desasosiego al ver la reacción de Nicaragua, Venezuela, Bolivia y todos los secuaces de Chávez que, sin miramiento alguno, se han lanzado como lobos hambrientos sobre el aislado país hondureño, enseñándole sus colmillos e intentando una operación de retorno del señor Zelaya que, si bien ha sido abortada de momento por el ejército hondureño, nadie puede asegurar que desde Nicaragua u otro país fronterizo no se inicie una intervención militar que pudiera llevar la guerra y la miseria a aquella región caracterizada por la corrupción de sus gobiernos y la endémica miseria de sus ciudadanos. Es probable que la señora Clinton, probablemente en desacuerdo con el señor Presidente, en cuestiones de política exterior, haya pensado que dejar que en un territorio tan cercano y, vistas las aspiraciones de Chávez de crear una entente anti–occidental con las naciones de su entorno, puede resultar un polvorín cuyas chispas puedieran salpicar a su propia nación. Así se ha descolgado, junto al señor Arias, criticando la forma y el método utilizado por el señor Zelaya para intentar regresar a su país. Un apunte importante: los que acudieron a apoyar a Zelaya en la frontera han desmontado su campamento y se han alejado de la zona, dejando al despechado mandatario y a su esposa más solos que la una. Tiene gracia.

Noticias relacionadas

Noticias que impactan...

O ya no

Marta Rovira, feminista, lenguaraz, embustera y manipuladora

"Hay un límite donde la tolerancia deja de ser virtud” B. Burke

Patriotismo vs. pasotismo

“Cuando la patria está en peligro no hay derechos para nadie, sino sólo deberes” E. von Wildenbruch

La retirada de Trump del acuerdo sobre cambio climático y el movimiento social que desencadenó

Falta de educación

El respeto, la educación y los buenos modales se están perdiendo en los adolescentes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris