Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Ver   juzgar y actuar   -   Sección:   Opinión

De personas y animales

Francisco Rodríguez Barragán
Francisco Rodríguez
lunes, 27 de julio de 2009, 06:07 h (CET)
La ONU y la UNESCO aprobaron en 1978 una Declaración Universal de los Derechos de los Animales y muchas Asociaciones trabajan por evitar el sufrimiento de los animales. Creo sinceramente que es una salvajada hacer reventar a los patos para conseguir foie gras, matar a las ovejas de karakul para sacarles el corderillo antes de nacer y desollarlo para fabricar abrigos de astracán, matar las focas a palos para obtener sus pieles, inocular dolorosas enfermedades en animales de experimentación, etc. etc. Que las personas lleguen a respetar a los animales y se compadezcan de sus sufrimientos me parece un avance innegable de la humanidad.

Pero al mismo tiempo negar la misma compasión a los niños no nacidos me parece un retroceso brutal. El niño que se desarrolla en el vientre de su madre es un ser que tiene sensaciones, que siente y sufre y patalea cuando es achicharrado en una solución salina, desgarrados sus miembros, descuartizado o aplastado su cráneo. La agitación del niño cuando es asesinado no puede ser ignorada ni olvidada por su madre.

Oí decir a la ponente del informe favorable al proyecto de Ley enviado por el Gobierno al Consejero General del Poder Judicial que el derecho del nasciturus hay que contemplarlo junto otros derechos de la mujer: su proyecto personal, su autoestima, sus circunstancias personales y no sé si dijo también lo de la salud sexual y reproductiva. Es igual lo que diga esta señora, para mí el derecho a la vida del niño concebido no puede ser objeto de discusión, salvo en los raros casos en que haya que optar por salvar la vida de la madre o la del niño.

No se trata de una cuestión religiosa sino de conciencia, de sentido común. Si la embarazada tiene dificultades para criar al hijo que concibió, la sociedad debe ofrecerle soluciones pero no decirle, despreocupadamente, mátalo, aborta, es tu derecho, porque la “infalible” decisión de la mayoría del Congreso de los Diputados así lo ha decidido.

Esos infalibles gobernantes que decidieron incitar a la promiscuidad sexual, repartiendo preservativos a los adolescentes, y eliminar una seria educación en valores, sustituida por la ideología de género, quieren redondear la faena ofreciendo legalizar el asesinato de más de cien mil niños, para que las mujeres “no vayan a la cárcel por abortar”, cosa que nunca ocurrió, y que los fabulosos negocios del aborto no puedan ser investigados.

El Gobierno y sus extensiones mediáticas se lanzarán a apoyar este engendro, que no merece siquiera llamarse ley, para convencer al personal de que la única moral posible es la que decida el Congreso de los Diputados, pero aunque lo consigan y los sigan votando, el aborto, el asesinato de los niños en gestación, es una barbaridad y una degradación. Hemos “progresado” tanto que nos compadecemos de la muerte de un coderillo de karakul y aceptamos, unos indiferentes y otros con entusiasmo, que se puedan eliminar los niños antes de nacer, más aún si se sospecha que tienen alguna discapacidad. Quizás sea solo el principio. Ya encontrarán apoyos para eliminar a los mayores. El Gobierno andaluz ya se ha puesto en marcha.

Noticias relacionadas

El respeto como exigencia armónica

Necesitamos avivar el lenguaje de la consideración y del respeto

Ética de Pedro Abelardo

Fue un extraordinario pensador y dialéctico

Montados en la misma burra

Albert Boadella ha sabido dar una ejemplar lección a quienes rociaban con sal los sarmientos de la convivencia

Burla burlando van más de 3200 empresas huidas de Cataluña

“El arte de la economía consiste en considerar los efectos más remotos de cualquier acto o política y no meramente sus consecuencias inmediatas; en calcular las repercusiones de tal política no sobre un grupo, sino sobre todos los sectores.” Henry Hazlitt

Es hora de decir la verdad

“Quienes alcanzan el poder con demagogia terminan haciéndole pagar al país un precio muy caro”. Adolfo Suárez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris